×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

BOX SET (2012)

WOODY GUTHRIE Woody At 100

Smithsonian Folkways-Karonte
WOODY GUTHRIE, Woody At 100
 

El centenario del nacimiento de Woody Guthrie (1912-1967) lució resplandeciente en este objeto de lujo, merecedor de todas los elogios y recomendaciones: tres CDs empaquetados en un voluminoso libro en formato de 12”. Fue escogido el mejor recopilatorio –indiscutible número 1– de 2012 en la lista del resumen del año publicada en el Rockdelux 313. Juan Cervera nos presentó este documento perfecto para conmemorar los cien años del artista de Oklahoma, cumplidos el 14 de julio de 2012. Debajo, el himno “This Land Is Your Land” en dos versiones; una primera, alternativa, de 1944 y la oficial de 1946.

Es posible que haya escolares en Estados Unidos que no sepan quién es Woody Guthrie, pero todos conocen “This Land Is Your Land”... Esta es una de las muchas anécdotas que se cuentan en este impresionante “Woody At 100”, tres CDs empaquetados en un voluminoso libro en formato de 12” que se erige en el documento perfecto de las celebraciones del centenario del nacimiento del artista de Oklahoma, cumplido el pasado 14 de julio.

Más allá de su posicionamiento político, el paso de los años ha puesto el legado de Guthrie en la galería de los artistas privilegiados que marcaron el siglo XX. Armado con una guitarra y un cuaderno de notas, incansable en el trabajo, Guthrie compuso y grabó centenares de canciones que se alzan como un gran fresco de la vida en Norteamérica en unos años no especialmente felices, los que van de la Gran Depresión de los treinta al baño de sangre de la II Guerra Mundial.

Tomando melodías de canciones precedentes, muchas de ellas sin autor conocido, el bardo de Okemah se convirtió en un portavoz de los más desfavorecidos y sus partituras funcionaron como una caja de resonancia de los temas del momento, en una especie de periodismo-canción que penetraba sin esfuerzo en la conciencia de sus oyentes-destinatarios. Woody escribió canciones sobre granjeros y soldados, sobre forajidos y sindicalistas; canciones de amor y de niños, de emigrantes y de desplazados, de explotados y de explotadores, de trotamundos y de rateros. Y fue un feroz luchador antifascista en una época en que las sombras de Hitler y Mussolini se afanaban por dominar Europa bajo el credo autoritario.

Convertido en el prototipo del cantautor comprometido, Guthrie fue (y es) una fértil semilla que ayudó a desbrozar el camino de creadores que siempre han visto en su obra algo más que un fácil recurso hacia el éxito. Sus genes corren por las notas de The Clash, Billy Bragg, Bruce Springsteen, Steve Earle... y Bob Dylan probablemente sería otro sin la sombra del autor de “Hard Travelin’”.

 
WOODY GUTHRIE, Woody At 100

Woody Guthrie, armado con su guitarra contra el fascismo, cantando en el metro de Nueva York. Foto: Eric Schaal

 

Cuando el mito se liofiliza es complicado sentir las vibraciones de la materia que lo propició: “Woody At 100” puede ser el instrumento perfecto para zambullirse en el océano guthrieano. Se abre con la versión alternativa, sin mutilaciones, de “This Land Is Your Land”, grabada en abril de 1944 (también está la toma más conocida, fijada dos años después), e incluye muestras de sus canciones infantiles y de las “baladas del polvo”, odas a forajidos “buenos” (“Pretty Boy Floyd”), un recuerdo a la Guerra Civil española (“Jarama Valley”) y a Sacco y Vanzetti (“Two Good Men”), a desastres mineros y náuticos. Son canciones sencillas y directas, clavadas en la tradición y declamadas con compasión, convicción y, muchas veces, humor.

Aparte de la música, “Woody At 100” brilla por su cuidada y trabajada presentación: reproducción de manuscritos, las portadas originales de todos los discos, docenas de muestras de su producción plástica (Guthrie también fue pintor y dibujante), extensos textos biográficos, información detallada sobre las canciones y las sesiones de grabación... El tercer CD, además, se dedica a recuperar programas de radio fechados entre 1940 y 1947 (que contienen algunos temas jamás publicados hasta ahora) que iluminan su papel de investigador y divulgador.

En tiempos de canibalismo capitalista y leucemia moral, la luz de Woody Guthrie brilla más fuerte que nunca: es la mejor recompensa a la trayectoria de un hombre que vivió muchos años de su vida entre el sufrimiento y la demencia. Cuando la enfermedad de Huntington finalmente lo venció, el 3 de octubre de 1967, hacía tiempo que había enfilado su merecido camino a la gloria.

“This Land Is Your Land” (alternate version).

“This Land Is Your Land” (standard version).

Arriba