×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

XAVIER BARÓ I una fada ho trasmuda

Satélite K
XAVIER BARÓ, I una fada ho trasmuda
 

Lo fácil sería seguir reivindicando a Xavier Baró como nuestro Dylan de proximidad y celebrar todas sus gestas desde el culto más o menos subterráneo, pero hace tiempo que el de Almacelles debería haber dejado atrás su condición de delicatessen para paladares exquisitos. El caso es que la realidad, tozuda ella, sigue escatimándole el éxito, aunque nada de eso le impide seguir firmando trabajos a cada cual mejor y alimentando la tradición del folk con un balanceo constante entre el arte de la trova, la psicodelia delicada y el rock de autor con denominación de origen. Todo eso, de hecho, es lo que encontramos en el espléndido y desarmante “I una fada ho trasmuda”, imponente atalaya con vistas a las huellas estadounidenses y a las raíces locales desde la que Baró le canta al amor entre vapores y hermosos arreglos.

Acompañado por Víctor Ayuso (Renaldo & Clara), responsable de una producción que potencia el embrujo acústico y disfraza la canción de autor de resplandeciente pop melancólico, Baró acerca su pasión nada disimulada por Dylan a los dominios de Van Morrison (sublime “Per les aigües de Dublín”) y, siguiendo “caminos de amor y de tristeza”, rubrica una decena larga de canciones románticas acunadas por el misterio y envueltas en suaves brumas instrumentales. Y todas ellas burlan tópicos, ahondan en la más compleja sencillez y se dejan acompañar por cuerdas y teclados mientras Baró escancia matices mediterráneos (“So qui so”), sublima el folk-pop resplandeciente (“Botes catalanes”), deslumbra como cantor de registro clásico (“Les flors de l’estany”) y firma fascinantes diálogos entre tradiciones (“Lligat al timó”). Pocos autores enriquecen el folk con tanto tino y tanta puntería. Si este no es uno de los mejores discos (de folk) del año, poco le falta.

“Per les aigües de Dublín”.

Arriba