×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

XAVIER BARÓ Lluny del camí ral

Quadrant
XAVIER BARÓ, Lluny del camí ral
 

El leridano Xavier Baró lleva ya años y discos transitando un camino que es solo suyo, y que ha ido construyendo con referentes foráneos como Bob Dylan y otros más cercanos, y que pesan más en su música, como la tradición musical catalana, que en su voz resuena arcana y remota, quizá porque pocos beben de ella para crear algo nuevo. Dicho esto, y dentro de un estilo que resultará familiar a sus seguidores, el nuevo disco del cantautor es aún más oscuro, lento y espectral que sus anteriores trabajos. Pocos instrumentos, predominio del órgano sobre la guitarra y una temática más negra y oscurantista en las letras hacen que el propio Baró lo defina como “el lado oscuro” de “Flors de joglaria” (2006), su anterior trabajo. El mismo título, “Lluny del camí ral” –“Lejos del camino principal”–, ya indica un alejamiento aún más pronunciado del camino por donde transitan todos los demás, y un adentrarse en el suyo propio en parajes aún más recónditos.

Y eso que la voz que abre el disco con “El mag de l’envelat” no es la de su autor, sino la de Esther Duaigües, que envuelta en un órgano sacro conjura un premonitorio ambiente de cripta con su falsete, en una introducción que recuerda a las de Dolors Palau en los discos clásicos de Sisa. Títulos como “Per valls estranyes”, “Submergit en el riu (qui estima l'aigua)”, “Murs de silenci” o “Una nit als aiguamolls” pintan un paisaje interior negro y acuático y dan una idea del mundo que habitan estas canciones, en las que el oyente se tiene que sumergir por su cuenta y riesgo.

“Per valls estranyes”.

Arriba