USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

XIU XIU Plays The Music Of Twin Peaks

Polyvinyil-Bella Union-[PIAS] Iberia & Latin America
 

Ya sea apropiándose del “Fast Car” de Tracy Chapman, entonando “Under Pressure” junto a Michael Gira o dedicando todo un disco a Nina Simone, Xiu Xiu han gustado de mantener una curiosa relación con las versiones de canciones ajenas, basada no tanto en la cercanía estética como en la afinidad anímica con el ansioso y sórdido imaginario de este proyecto de pop apuñalado, cuya actual encarnación presenta al ideólogo Jamie Stewart flanqueado por Angela Seo y Shayna Dunkelman. Por eso, no debe sorprendernos que la lectura que Xiu Xiu hacen de la banda sonora de Angelo Badalamenti para “Twin Peaks” (1990-1991) ignore los detalles más encantadores de la serie de David Lynch y Mark Frost (la tarta de cerezas, el cándido romance entre Lucy y Andy) para ir al corazón del bosque y ponerse a la vera de Laura Palmer, adicta a la cocaína y violada por su padre, tal y como la conocimos en el filme “Twin Peaks: Fuego camina conmigo” (David Lynch, 1992).

La idea de recrear estas composiciones nació como encargo de una galería de arte, maduró en una gira y, finalmente, se ha registrado en un disco de edición limitada con motivo del Record Store Day (aunque ya se ha anunciado un segundo prensaje; con variación en su portada). Algunos temas, como “Laura Palmer’s Theme”, resultan perfectamente reconocibles pese al giro disfuncional; en otros, como “Audrey’s Dance” y “Dance Of The Dream Man”, los motivos familiares están agazapados tras el desasosiego industrial. Y en “Into the Night” y “Falling”, Stewart vierte su personalidad atractivo-repulsiva en unas letras que parecían indisociables de la voz de Julee Cruise (incluso sale relativamente airoso de “Sycamore Tree”, donde se mide con el insuperable recuerdo de Jimmy Scott). Fieles o libérrimas, todas las piezas del tributo son credenciales de la devoción que los músicos sienten por esta obra seminal, que inoculó lo extravagante en el prime time televisivo.

“Falling”.

Arriba