×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2008)

XIU XIU Women As Lovers

Kill Rock Stars-Acuarela
XIU XIU, Women As Lovers
 

Lo reconozco: hasta ahora he pasado por la música de Xiu Xiu de refilón, casi de puntillas. No, no es pereza ni manía personal. Pero cada vez que empezaba a sonar alguna canción de Jamie Stewart –en CD o en directo– mis células se ponían alerta y una sensación de incomodidad se apoderaba de todos mis receptores sensitivos. Extraño, sí, pero Xiu Xiu me daban literalmente mal rollo (como me lo dan las novelas de Dennis Cooper, un nombre muchas veces asociado al entorno de la banda). Había (hay) algo en su música que disparaba la tensión y oscurecía mi capacidad de concentración. Así que siempre los he considerado uno de esos grupos más interesantes y curiosos que disfrutables, agazapados en la sombra del interrogante esperando el momento idóneo –que a veces no se presenta nunca– para cruzar el umbral de su mundo.

Este es el motivo por el que, sin cambiar excesivamente de dirección musical ni de temática literaria, “Women As Lovers” haya sido para mí casi como una epifanía. Desde la primera escucha quedé fascinado y totalmente prendado de su poco (nada) ortodoxa concepción de la canción pop, de la voz de Stewart (entre la impostura y la más absoluta desesperación) y de sus inesperados vaivenes rítmicos, retorciendo un mismo tema en las direcciones más inesperadas. De repente, todos los muros que se interponían entre Xiu Xiu y yo habían caído como por arte de magia. La música resplandencía como si fuera una flor exótica en un vertedero, y los velos del misterio ya no impedían apreciar el tesoro sino que formaban parte de él.

¿Es ”Women As Lovers” lo mejor que han grabado Xiu Xiu hasta ahora? Lo es. Al menos para mí, ya que es el álbum que me ha permitido entrar con los ojos (y los oídos) limpios en su campo de minas emocional y estético. Siempre han sido una rareza promiscua –abundantes colaboraciones: con This Song Is A Mess But So Am I, con Deerhoof, con Devendra Banhart, con Larsen, con Grouper, con The Dead Science, con The Paper Chase; “Remixed & Covered” (2007) es una buena muestra de su peculiar permeabilidad– en los márgenes del underground norteamericano –“Knife Play”, 2002, no es un debut “normal”–, y su procedencia de la soleada California con una propuesta tan poco amable, tan sombría, les añadía un plus de excentricidad.

 
XIU XIU, Women As Lovers

The more you ignore me... the closer I get: el ambicioso Jamie Stewart en su obra más equilibrada. Foto: Hyunhye Seo

 

Ahora, con el sexto álbum oficial, parece que Jamie Stewart ha encontrado el punto ideal para enfocar de cara sus obsesiones y perversiones, para seguir provocando dolor pero no rechazo, para reflexionar sin rendirse, para remitir angustiosas polaroids desde la ciénaga de su desolación. Quizá anteriormente el equilibrio entre la arquitectura musical y la emoción estaba descompensado. Demasiado post-punk con seda arty restaba pulsaciones de vida a los diarios de violencia extrema y sexo chungo que Stewart tamizaba en canciones con sobrepeso cool. Quizá. Pero ahora la balanza aguanta firme y las catorce canciones de “Women As Lovers” enquistan su metralla con una precisión que asusta. De verdad.

La ambición desmedida sigue presente –un mismo tema puede nutrirse de piano, órgano, vibráfono, bajo, batería, programaciones, guitarra, saxo, kalimba, maracas...–, sin que el barroquismo por acumulación distraiga la atención de la melodía o del trote rítmico. Xiu Xiu fragmentan y dispersan, tensan contrastes, amputan y experimentan. Hay segundos (sí, segundos) que parecen erupciones de free jazz mutando en bailes africanos. Hay dentelladas de punk cromado dialogando con calaveras country (ojo a cómo se sirven del banjo y la mandolina), hay (im)posibles hits de pop refinado (“I Do Want I Want, When I Want”, “No Friend Oh!”), hay apropiacionismo con sentido (el manoseado “Under Pressure” de Queen & Bowie, aquí con Michael Gira de partenaire pétreo).

Ya sea en las estancias más decoradas o en las más ermitañas (el doblete casi a pelo de “Black Keyboard” / “Master Of The Bump” es de catarsis), “Women As Lovers” sabe erigirse en un nuevo, hermoso y siniestro manual para caminar por los campos de espino de la vida. Se enfrenta al reinado del terror –abusos infantiles, violencia política, identidad de género, sumisión amorosa– con las armas de un arte disconforme e insumiso. El molesto espejo que todos intentan evitar expuesto sin óxido ni grietas. Sí, quiero.

“Under Pressure” (con Michael Gira).

Arriba