×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

YACHT Shangri-La

DFA-Music As Usual
YACHT, Shangri-La
 

El atractivo cacao mental que Jona Bechtolt y Claire L. Evans (miembro de pleno derecho desde el anterior y cuarto álbum del ahora dúo de Portland) despliegan sobre sus discos-ideario traslada un importante mensaje detrás de sus sintes festivos y sus sucios riffs de guitarra: si hay que cambiar el mundo, casi mejor hacerlo bailando. Y es que en la escuela de hedonismo para nerds que es DFA, YACHT son summa cum laude tanto en teoría como en práctica del dance punk y el synth pop, paradigma de la banda ilustrada e integrada en la sociedad posdigital que, además y sobre todo, sabe cómo pasárselo pipa.

Porque a pesar de que la Evans es una vocalista como mucho correcta, su poliédrica y patafísica personalidad –artista plástica, crítica de ciencia ficción y periodista científica– complementa a la perfección el desenfreno adrenalítico de Bechtolt, de tal manera que juntos hacen de YACHT una suerte de dispositivo new age para una cuarta o quinta dimensión donde confluyen la tecnología como herramienta liberadora con la parapsicología y la carnalidad de la música.

Así, si antes la banda se había ocupado de la magia o lo paranormal, la subtrama que recorre “Shangri-La” es esa búsqueda de la Utopía, esa sociedad ideal que, como todos sabemos, solo existe en nuestro interior. Y allí es hacia donde este par de místicos de la cibernética, profetas de una cosmogonía bastarda, dirigen su alegato “eco-socio-político” trufado de subidones y un buen rollo cósmico.

Etiquetas: 2011
Arriba