×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

YO LA TENGO Murder In The Second Degree

Egon
YO LA TENGO, Murder In The Second Degree
 

Hay una realidad que todos conocemos: Yo La Tengo siempre han demostrado un excelente gusto musical, así como una seria competencia a la hora de enfrentarse a material ajeno. Este álbum, una suerte de secuela a “Yo La Tengo Is Murdering The Classics” (2006), es un disco de versiones exactamente como nos imaginaríamos. Y, si bien no hay mucha sorpresa en términos de contenido, sigue siendo admirable con qué facilidad son capaces de apropiarse de canciones y presentarlas dignamente.

Al igual que ese álbum anterior, las grabaciones provienen de directos en la emisora de radio WMFU, shows en los cuales los oyentes pedían canciones y la banda las canalizaba de forma improvisada; así pues, son interpretaciones impuestas, lo que hace del experimento una especie de juego. Aunque siempre destartalados, algunos temas suenan sólidos –“Suspect Device”, “Jailbreak”: Stiff Little Fingers y Thin Lizzy–, otros son puramente ejercicios más de cachondeo que otra cosa –“Civilization (Bongo Bongo Bongo)”, “Popcorn”: Bob Hilliard & Carl Sigman y Gershon Kingsley– y solo algunas de las elecciones se salen de la normalidad, ya sea por su singularidad –“Rock And Roll Love Letter”, canción del neoyorquino Tim Moore, o el “Slurf Song” de Michael Hurley– o por la modificación del sonido –“The Low Spark Of High Heeled Boys” de Traffic, que suena peculiar a lo lo-fi–.

En efecto, no es más que un divertimento, algo que la ágil banda se puede permitir perfectamente.

“Suspect Device”.

Arriba