USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

YO LA TENGO There’s A Riot Going On

Matador-Popstock!
YO LA TENGO, There’s A Riot Going On
 

A punto de cumplir treinta y cinco años de carrera, Yo La Tengo continúan dando réditos y sonando consistentes. Incluso al reciclar canciones y bandas sonoras inacabadas, como en este disco confeccionado a partir de retales que se quedaron fuera de otros lanzamientos. Enlazando con lo delicado de sus obras de principios de siglo, el objetivo aquí no es jugar la carta de la nostalgia, sino perfeccionar su inmarchitable estilo: la envolvente percusión de “You Are Here”, los melódicos arpegios de “For You Too” y la guitarra invertida de “Ashes” se alzan como sólidas cotas en el canon autoral del grupo.

Lo que parecía que sería el álbum guerrero de los de Hoboken acaba destapándose como uno de sus trabajos más pacíficos. Quizá porque ya hay suficientes guerras que se están librando ahí fuera, “There’s A Riot Going On” huye del riesgo y de lo reactivo, deja el peligro aparcado en su título-homenaje a Sly Stone y reivindica otras soluciones: mantras escapistas con los que huir de lo real, interludios de exotismo variado (tropical en “Let’s Do It Wrong”, de bossa nova en “Esportes Casual”), evasiones hacia los Mares del Sur (el cover de“Polynesia #1” de Michael Hurley)... En tiempos convulsos, la música como refugio.

Monocromo y condenado a la melancolía (“Shades Of Blue”), todo en este disco invita a soñar o a caer hipnotizado. Sobre todo en su ecuador, cuando nos enfrenta a un pasaje de pura abstracción entre despertares acústicos (“Dream Dream Away”), texturas de ambient oceánico (“Shortwave”) y bocetos de jazz asilvestrado (“Above The Sound”). El tono desdibujado y sin hueso que el sonido cobra en ese tramo, su aparente falta de andamiajes y estructura, acaba favoreciendo al minutaje: dejarse embelesar por su poder atmosférico recompensa con un mimo imposible de falsificar.

“Shades Of Blue”.

Arriba