×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2013)

ZA! Wanananai

Gandula-Discorporate
ZA!, Wanananai
 

Brutal bacanal de Za!: el mejor disco nacional de 2013, sentenciaron las listas del Rockdelux 324. Un número 1 rebosante de ritmos y frenesí. Free jazz, rock progresivo y krautrock para quienes no les guste el free jazz, el rock progresivo y el krautrock. O sí. Juan Monge firmó esta crítica.

Papa DuPau y Spazzfrica Ehd vuelven a calzarse las botas de goma (para no resbalar) y las gafas de silicona (para que la sangre no entre en los ojos) antes de entrar a ese matadero de sonidos que es Za! Y lo hacen para despedazar, desmembrar y deshuesar enormes costillares de free jazz, rock progresivo y kraut como solo ellos pueden hacerlo: hundiendo las manos, las rodillas y esas enormes cabezas de perro de presa. Porque estos dos no necesitan machetes ni hachas para talar el sonido. Si acaso, una batería, una guitarra y un sintetizador.

“Wanananai” logra reproducir la brutal bacanal de Za! con un grado de potencia y detalle que supera incluso al tremendo “Megaflow” (2011). En este laberinto no hay un minotauro, sino una descomunal cobra bicéfala que devora jazz latino, rock chicano y juerga de pasos fronterizos (las tres partes de “El calentito” que conforman el alucinante bloque central del disco y constituyeron el EP previo), gruesísimos bajos funk (“Mr. Reality”) y trompetas y dancehall dando vueltas de campana (“Súbeme el monitor”). Za! son ocho extremidades retorcidas en una esvástica de ritmos y frenesí: un arrebato fuera de sí, pero ejecutado con una precisión mortífera.

“Cha cha cha”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba