USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

ZEITKRATZER Performs Songs From The Albums Kraftwerk And Kraftwerk 2

Karl
ZEITKRATZER, Performs Songs From The Albums Kraftwerk And Kraftwerk 2
 

No es la primera vez que Zeitkratzer transcriben a un contexto “clásico” obras consideradas malditas y asociadas al rock, si por tal entendemos la intervención de una orquesta de cuerdas y vientos con director musical (aunque no lleve batuta). No es que obras de vanguardia como “Metal Machine Music” (1975) de Lou Reed o los dos primeros álbumes de Kraftwerk necesiten a estas alturas postodo especial reivindicación, pero el director al que nos referimos se llama Reinhold Friedl y desde 1997 ha venido dando buena cuenta de famosas indigestiones a cargo de John Cage, Stockhausen, Alvin Lucier, Throbbing Gristle o la ya mencionada de Reed. Digamos que, en su caso, el género de versiones adopta una dimensión diferente. La pretensión no creo que sea acercar esa música a un gran público. Tampoco sacar rédito inmediato, aunque siempre habrá un sector habitualmente ajeno a los auditorios de música contemporánea que de otra forma no se vería atraído por el formato.

Un efecto indiscutible es que nos acordemos de dos obras olvidadas de Kraftwerk, ejemplo de un vanguardismo de cámara ideal para los presupuestos estéticos de Zeitkratzer, hoy por hoy todavía repudiadas por Ralf Hütter y Florian Schneider. Seis temas, entre ellos los inmarchitables, hasta bucólicos, “Ruckzuck”, “Megaherz” y “Klingklang”, vaciados de electrónica pero revestidos de nuevos silencios, impresionismo acústico y de un tratamiento experimental no precisamente facsímil. Estén atentos porque vienen más.

“Klingklang”.

Arriba