USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2015)

ZORA JONES 100 Ladies

Fractal Fantasy
ZORA JONES, 100 Ladies
 

Una cuenta en SoundCloud parece una tentación constante: graba uno sus primeros beats decentes (o no) y ya quiere compartirlos con el público. Zora Jones, productora (y animadora) austríaca con sede en Barcelona, ha colgado algunos temas allí en los últimos años, pero apenas nada, menos de los que su siempre creciente nómina de fans desearía.

Jones ha apostado, en su incipiente carrera, por un férreo control de calidad desdoblado en la búsqueda de un camino propio. Su EP de debut se llama “100 Ladies” porque no quería publicar nada hasta haber hecho cien temas y saber quién era realmente como artista. De esas cien señoritas, aquí nos presenta a siete, muestra (misión cumplida) de un estilo de rastros reconocibles, pero también algunas estrategias únicas y gran personalidad.

“Oh Boy”, todavía sin beats, es la puerta de entrada líquida a un universo en el que comulgan ritmos (más o menos) footwork y juke, algo del torrente melódico del R&B, y sonidos y ambientes gélidos de marcada tonalidad experimental. La confluencia de influencias negras con rasgos de producción clínicos puede hacer pensar en Future Brown, aunque Jones gana en poesía, sobre todo gracias a un uso magistral de las voces, filtradas al estilo ardilla, recortadas, retorcidas, en motivos melódicos del todo inasibles.

El EP se compone de piezas bastante breves que aguantan de maravilla el test del repeat (ad infinitum): “Too Many Tears” invoca influencias grime, pero anda más lejos del cielo que de cualquier clase de asfalto; “Zui” se sitúa cerca del footwork más canónico, pero poco después “Psilocybin” desafía las etiquetas consolidadas a base de libertad psicodélica; “Glade” cuenta con un obsesionante coro alienígena, y “First Light” conecta juke con minimalismo moderno para ganar. Los años de búsqueda y espera, desde luego, han merecido la pena.

“Too Many Tears”.

Publicado en la web de Rockdelux el 17/12/2015
Arriba