USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (2010)

ARCADE FIRE Arte épico

Barcelona, Palau Sant Jordi
21/11/2010
 
ARCADE FIRE, Arte épico

¿Grandilocuencia vacía o sublimación de la épica? Foto: Jordi Vidal

 

El directo de los Arcade Fire es siempre un acontecimiento de primera magnitud. Gusten o no, los canadienses se han convertido en una máquina expendedora de entusiasmo positivo que reconforta e ilumina a los fans y agota pero convence a los escépticos. Su energía no parece de este mundo. Su arte épico ha llegado a las masas para quedarse. Esta es la crónica de Ruben Pujol de su actuación en Barcelona en 2010... a la espera de sus dos conciertos en España del próximo mes (ver aquí).

Todo el mundo debería aspirar a ser algún día lo que son Arcade Fire hoy. En el fondo, la épica es un bien de la comunidad, y todo hombre tiene derecho a deshacerse de la tragicomedia y la farsa que le rodean y cantar un himno ante las masas. Sentirse capaz de dirigir un ejército formado por hermanos –y tu esposa y una panda de pretorianos entusiastas– y alzarse en guerra contra el cinismo. Ese hombre hoy es Win Butler. La banda de Montreal ha logrado ese extraño matrimonio perfecto entre comercialidad, calidad artística e intensidad interpretativa, ese estadio de la excelencia en el que lo que desde fuera puede ser percibido como grandilocuencia vacía desde dentro se disfruta con certeza como la sublimación del sentir de la posmodernidad, una época que pide desesperadamente un relato épico.

Formando en un octeto imparable, Arcade Fire transportan en su setlist el improbable equilibrio entre un mesianismo buenista –el final de “The Suburbs” con Win en conexión mística con el público– y una excitación infantil de gesto exagerado –algo que se adapta de fábula a recintos mayores como este– que no les impide engarzar dos monolitos de gospel-rock para estadios como “Neighborhood 3 (Power Out)” y “Rebellions (Lies)” a través de un interludio de gloria noise digno de Sonic Youth.

Siempre habrá quien desconfíe de semejante derroche de energía mental positiva, quien juzgue efectista este éxtasis musical fabricado con generosas demostraciones de entusiasmo que eleva a diez mil personas en comunión durante noventa minutos sin apenas descanso. Y puede que ese recelo sea profiláctico, pero hoy Arcade Fire es un coloso sin fisuras, una banda que parece haber alcanzado la dimensión ideal para explotar todo su potencial y a la que ya no le cabe plantearse cuán grande puede llegar a ser, sino cuánto quiere –y si de verdad le conviene– seguir creciendo.

PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
THE BLASTERS, Baño de rock and roll
Por Joan Ribera
JOHN GRANT, El Grande

CONCIERTO (2011)

JOHN GRANT

El Grande

Por Ferran Llauradó
LORDE, Diva fluorescente

CONCIERTO (2017)

LORDE

Diva fluorescente

Por Álvaro García Montoliu
ELVIS COSTELLO, Deconstruido y mayúsculo
Por David Saavedra
NICK CAVE, Variétés

CONCIERTO (2009)

NICK CAVE

Variétés

Por Luis Troquel
RED HOT CHILI PEPPERS, Vigorosos y dinámicos
Por David Saavedra
DANIEL JOHNSTON, La fuerza del cariño
Por Joan Pons
KANYE WEST, Top of the world

CONCIERTO (2006)

KANYE WEST

Top of the world

Por Gerardo Sanz
BILL CALLAHAN, De artesano a maestro
Por Ramón Ayala
ROCÍO MÁRQUEZ, Soberana

CONCIERTO (2015)

ROCÍO MÁRQUEZ

Soberana

Por Xavier Cervantes
COWBOY JUNKIES, Deliciosos

CONCIERTO (2001)

COWBOY JUNKIES

Deliciosos

Por David Saavedra
NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL, La calma y el fuego
Por David Morán
MARC ALMOND / LITTLE ANNIE / BABY DEE, Triple intensidad
Por Adrián de Alfonso
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
RUFUS WAINWRIGHT, Artista mayor

CONCIERTO (2005)

RUFUS WAINWRIGHT

Artista mayor

Por Pablo Gil
PAUL McCARTNEY, Entre lo emocionante y lo ridículo
Por David Saavedra
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
ELLIOTT SMITH, Calor y emoción

CONCIERTO (2000)

ELLIOTT SMITH

Calor y emoción

Por Raül Fernandez
RANDY NEWMAN, Teatro del bueno

CONCIERTO (2010)

RANDY NEWMAN

Teatro del bueno

Por Nando Cruz
TOM WAITS, Conmoción

CONCIERTO (2008)

TOM WAITS

Conmoción

Por Ricardo Aldarondo
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
NICK LOWE & LOS STRAITJACKETS, Navidades twang
Por Ricard Martín
Arriba