Cargando...
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

Clarence & Bruce, BCN 1981.

Foto: Francesc Fàbregas

 
 

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND Inolvidable

Hay conciertos sobre los que se han dicho tantas cosas que parece que hayamos estado allí. Ignacio Julià (texto) y Francesc Fàbregas (fotos) sí estuvieron en el debut en España de Bruce Springsteen. Y dejaron constancia de ello en la revista ‘Vibraciones’. Esta es la prueba periodística de aquella memorable noche. El de New Jersey presentaba el doble LP “The River” (1980) ante la mirada atenta y entusiasta de una selecta parroquia de fans. La springsteenmanía todavía no se había desatado por aquí, pero Barcelona pasó a convertirse, desde aquel mágico 21 de abril de 1981, en una de las citas ineludibles del Boss, como ha venido demostrando a lo largo de su carrera en sus reiteradas visitas a la ciudad.

Barcelona, Palacio de los Deportes
21/4/1981

Han pasado ya más de veinticuatro horas y todavía me cuesta creerlo. Bruce Springsteen ha estado aquí, en Barcelona, y se ha llevado de calle los corazones hambrientos de todos los rockeros españoles. Su único show ha sido recibido por igual en todos los medios de comunicación y comprendido por un público totalmente compenetrado con la maravilla de New Jersey. Todos nos quedamos secos ante las tres horas de vitalidad total y absoluta que nos ofreció la E Street Band. La gente salió del Palacio de Deportes exhausta, terriblemente cansada y satisfecha. Y personalmente, bueno, todavía me duelen todos los huesos y tengo la espalda lo que se dice hecha polvo. Pero esto no es un obstáculo para que me acuerde, minuto a minuto, de uno de los mejores conciertos que he presenciado en mi vida. Todo empezó a eso de las ocho y media. Faltaba una hora para el inicio del recital y los músicos estaban realizando la prueba de sonido. Fue a esa hora cuando entramos en el recinto, por la puerta de atrás y dispuestos a todo. En el escenario los chicos de la banda de la calle E ponían a punto su instrumental. Al fondo de la sala, en la mesa de mezclas, Bruce manejaba los controles. Instrumento por instrumento, todo fue precisamente ecualizado por la estrella, que quiere ser hasta su propio técnico de sonido. Cuando todo estuvo a punto, la banda se introdujo lentamente en el ritmo de “Hungry Heart” y pude contemplar, alucinado, algo que ya sabía pero me costaba creer. Bruce se paseaba por toda la sala comprobando el sonido desde la primera fila hasta la última grada. Quería estar seguro de que hasta el último espectador iba a escucharle a la perfección. En un mundo tan inhumano como el del rock, un acto así se convierte en la más grande prueba de valor y humanidad, en el reflejo de un alma dispuesta a comunicarse y darse por completo a todos y cada uno de los componentes de su audiencia.

A la hora en punto, casi siete mil “nacidos para correr” llenaban el local. Cuando las luces se apagaron, un inmenso clamor recibió a Bruce y su banda. La tenue iluminación marcó el inicio de “Factory”. Bruce, acompañado únicamente por armónica y guitarra, hacía resonar su voz por todo el pabellón. El público admitió con silencio un primer tema lento y poético hasta que la banda empalmó directamente con “Prove It All Night” y el escenario explosionó en una descarga de luz y eletricidad. Absolutamente todo el mundo está brincando y bailando al ritmo de la banda de Asbury Park. Sin pausas, Bruce aúlla “one, two, three” y empalma con “Out In The Streets”. Después vendrán, inteligentemente estructurados en secuencias, bloques de canciones hipereléctricas combinados con otros de baladas desgarradoramente románticas. “The Ties That Bind”, “Badlands”, “Two Hearts”… “Independece Day”, “The River”, “Darkness On The Edge Of Town”… Todo durante la hora y media que duró la primera parte del recital. Intermedio.

 

Max Weinberg a la batería y Garry Tallent al bajo, Roy Bittan y Danny Federici en los teclados, Steve Van Zandt a la guitarra y Clarence Clemons al saxo. Las tres horas, en el límite de lo increíble.

Fotos: Francesc Fàbregas

 

Tras treinta minutos de descanso, un conocido redoble de batería nos introduce en los ritmos casi vaqueros de “Cadillac Ranch” y el público cabalga convirtiendo el recital en poco menos que un rodeo. Después vendrán “Sherry Darling” y “Hungry Heart”; el recinto se ha convertido en una fiesta total. Y otra vez luz tenue para “Point Blank” y “Racing In The Streets”, seguidas por varios temas de “Born To Run”; entre estos, versiones increíblemente intensas de “Thunder Road” y “Backstreets”. Y un par de bises con el medley de “Devil With The Blue Dress” y un final apoteósico a base del “Rockin’ All Over The World” de John Fogerty. Tres horas de pasión total, más de treinta canciones propias y prestadas: “Who’ll Stop The Rain” de los Creedence y “This Land Is Your Land” de Woody Guthrie, en plan casi apostolar. En definitiva, un espectáculo inolvidable y tan variado y real como la vida misma. Hubo tiempo para bailar, darse marcha y también para reflexionar sobre muchos puntos importantes que son y serán básicos para todos los que tenemos menos de treinta años y queremos salir hacia delante sea como sea. Afortunadamente, Bruce Springsteen plantea en su show una pregunta que tarde o temprano todos deberemos afrontar: ¿Quién parará la lluvia?

Aunque resulte obvio, debo decir que la banda de la calle E es una formación impecable, sin fisuras y con una calidad humana y musical increíbles. Max Weinberg a la batería y Garry Tallent al bajo, Roy Bittan y Danny Federici en los teclados, Steve Van Zandt a la guitarra y Clarence Clemons al saxo estuvieron durante las tres horas en el límite de lo increíble. En cuanto a Bruce, bueno, pienso que actualmente él es la única superestrella. Vive a tope su música y desgarra sus vísceras en cada canción, en cada aullido estremecedor, en cada solo de guitarra, porque además es un guitarrista feroz y genial. Tan solo aclarar que Bruce vive a diario un papel que está muy claro. No quiere ser el héroe de nadie. Su mensaje puede reducirse a una sola frase que se repite metafóricamente en cada disco, en cada concierto: “Be Your Own Hero”. Sé tu propio héroe. Sobran las explicaciones.

Publicado en Vibraciones 80 (Mayo 1981)
DEEE-LITE, Intento frustrado

CONCIERTO (1991)

DEEE-LITE

Intento frustrado

Por Luis Hidalgo
COWBOY JUNKIES, Deliciosos

CONCIERTO (2001)

COWBOY JUNKIES

Deliciosos

Por David Saavedra
NICK LOWE, Orfebrería pop

CONCIERTO (2011)

NICK LOWE

Orfebrería pop

Por Alejandro G. Calvo
PAVEMENT, Anarquía ruidista

CONCIERTO (1992)

PAVEMENT

Anarquía ruidista

Por Juan Cervera
NEIL YOUNG, Rock In Rio

CONCIERTO (2008)

NEIL YOUNG

Rock In Rio

Por Víctor Lenore
NOEL GALLAGHER'S HIGH FLYING BIRDS, El buen hermano

CONCIERTO (2011)

NOEL GALLAGHER

El buen hermano

Por Nacho Ruiz
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
ETTA JAMES, R&B del original

CONCIERTO (1989)

ETTA JAMES

R&B del original

Por Jordi Turtós
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
RANDY NEWMAN, Teatro del bueno

CONCIERTO (2010)

RANDY NEWMAN

Teatro del bueno

Por Nando Cruz
JOHN GRANT, El Grande

CONCIERTO (2011)

JOHN GRANT

El Grande

Por Ferran Llauradó
VIC CHESNUTT, Perturbador

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT

Perturbador

Por Roberto Herreros
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
THE BLASTERS, Baño de rock and roll
Por Joan Ribera
GIL SCOTT-HERON, Leyenda afroamericana
Por Víctor Lenore
THE EX, Banda mítica

CONCIERTO (2006)

THE EX

Banda mítica

Por Abel González
PATTI SMITH, Histórico

CONCIERTO (2004)

PATTI SMITH

Histórico

Por Gerardo Sanz
REFUSED, Comunión hardcore

CONCIERTO (2012)

REFUSED

Comunión hardcore

Por Llorenç Roviras
LCD SOUNDSYSTEM, Yeah

CONCIERTO (2010)

LCD SOUNDSYSTEM

Yeah

Por Gerard Casau
SMASHING PUMPKINS, Autocomplacencia
Por David Saavedra
MORRISSEY, Más sobrio que histrión
Por Joan Pons
GWAR, Onanismo mutante

CONCIERTO (1996)

GWAR

Onanismo mutante

Por Oriol Rossell
JANELLE MONÁE, Así de atrevida

CONCIERTO (2011)

JANELLE MONÁE

Así de atrevida

Por Barracuda
Arriba