USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (2005)

DANIEL JOHNSTON La fuerza del cariño

Por Joan Pons

Barcelona, Apolo
6/6/2005
 
DANIEL JOHNSTON, La fuerza del cariño

Experiencia distinta, casi un desafío. Foto: Òscar Giralt

 

Una persona que no tenga ni idea de quién es Daniel Johnston y sus circunstancias tiene cosas mejores que hacer un lunes por la noche que ir a ver un concierto del que saldrá con la sensación de que le han soplado 15 euros (o 18). No es la experiencia en directo la mejor manera de iniciarse en la obra del entrañable Johnston. Todo lo que ocurre a partir del momento en que su barrigón aparece en escena puede ser totalmente malinterpretado sin información previa.

Ahora bien, el público que ya conoce a Daniel Jonhston, que sabe de su bipolaridad, que aprecia lo valiente de su propuesta, que dispensa sus limitaciones... tampoco lo tiene fácil en el directo. Johnston, despeinado, en chándal, guardando a buen recaudo un botellín de agua en el bolsillo y perdiendo la mirada, deja que sea su público quien reconstruya las canciones en su cabeza. Él a duras penas puede reproducir la melodía... y un cambio de acorde es una aventura. Todo lo que suena tenemos que suponerlo nosotros desde la imaginación o desde el recuerdo del repertorio.

A la salida del concierto, y visto lo visto, alguien me preguntó si valía la pena traer en concierto a Johnston teniendo en cuenta la situación psíquica en que se encuentra (y teniendo en cuenta que hay gente que paga entrada). Es un riesgo, claro: el día anterior en París tocó veinte minutos; y en Barcelona, cuando pasó una hoja al azar de su carpesano con las letras de las canciones y vio que era la última, decidió que ya había llegado el final (a los cuarenta minutos, más o menos).

En cualquier caso, vale la pena por la experiencia distinta, casi el desafío, que supone plantarte delante de un personaje así. Es casi un shock. O una prueba: ante Daniel Johnston se puede sentir nerviosismo, simpatía, incluso compasión. Una mezcla muy curiosa de sentimientos que, ojo, nunca deberían desembocar en otra cosa que no fuera el respeto. Quien se sienta tentado por la mofa o el morbo se puede ahorrar la entrada. En este sentido, felicidades, pues, para el público asistente que arropó, cuidó y comprendió a Johnston (como también ocurre más o menos en los conciertos de Brian Wilson) en todo momento. Eso se llama cariño. 

Etiquetas: 2005
P.F. SLOAN, Recuerdos de la era de la destrucción
Por Miguel Martínez
THE WEDDING PRESENT, Movimiento de muñecas
Por Ramon Súrio
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

CONCIERTO (2002)

YOUSSOU N'DOUR

Sublime

Por Santi Carrillo
ETTA JAMES, R&B del original

CONCIERTO (1989)

ETTA JAMES

R&B del original

Por Jordi Turtós
JOHNNY HALLYDAY, El otoño del rock
Por Gerard Casau
JOHN GRANT, El Grande

CONCIERTO (2011)

JOHN GRANT

El Grande

Por Ferran Llauradó
RODRIGUEZ, Espejismo

CONCIERTO (2013)

RODRIGUEZ

Espejismo

Por Ricard Martín
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
THE FLAMING LIPS, Efectos especiales
Por Joan Pons
MARIA DEL MAR BONET, Reencuentro con “Alenar”
Por Santi Carrillo
COCOROSIE / ANTONY, Seducción

CONCIERTO (2004)

COCOROSIE / ANTONY

Seducción

Por Ferran Llauradó
REFUSED, Comunión hardcore

CONCIERTO (2012)

REFUSED

Comunión hardcore

Por Llorenç Roviras
PATTI SMITH, Caballos bajo el volcán
Por Juan Cervera
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
COWBOY JUNKIES, Deliciosos

CONCIERTO (2001)

COWBOY JUNKIES

Deliciosos

Por David Saavedra
GIL SCOTT-HERON, Leyenda afroamericana
Por Víctor Lenore
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
PRINCE, Magnetismo animal

CONCIERTO (1990)

PRINCE

Magnetismo animal

Por Ramon Súrio
PETER HAMMILL, Incomparable

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL

Incomparable

Por Quim Casas y Julio Murillo
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Inolvidable

Por Ignacio Julià
SUFJAN STEVENS, Bonhomía, felicidad
Por Quim Casas
PAUL SIMON, A dos palmos del suelo
Por Llorenç Roviras
Arriba