USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FESTIVAL (2010)

Heineken Jazzaldia Entre la piedra y la playa

San Sebastián, diversos escenarios
21-25/7/2010
 
Heineken Jazzaldia, Entre la piedra y la playa

Kris Kristofferson y Elvis Costello: dicha. Foto: Juan G. Andrés

 

El Festival de Jazz de San Sebastián ha evolucionado hacia una fórmula muy especial. El ahora llamado Heineken Jazzaldia, sin restar el rigor y la calidad en lo jazzístico, se expande a las músicas mixtas y lo indie, sin hacer cotos cerrados. Y se asumen sin escándalo propuestas de riesgo como SUPERSILENT (salvaje ruidismo electrónico) o atrevimientos como THE DIVINE COMEDY, o Neil Hannon solo, como plan de sábado noche. Claro que el gentleman, con traje, maletín, bombín y copa de vino, fue el mejor entertainer: ironía, comunicación con el público y las excelentes canciones de su último disco, más clásicos como “Tonight We Fly”, para dejar a sus pies a la masa playera. También en loor de multitudes convencieron los incipientes californianos THE MORNING BENDERS, que alargaron su álbum con buenas versiones (“Ceremony”, de Joy Division/New Order), y THE PAINS OF BEING PURE AT HEART, con su popurrí de tendencias C86, potentes, felices de estar en tan paradisíaco lugar, dijeron, celebrando las virtudes del kalimotxo. MAYER HAWTHORNE estuvo en su salsa cálida, veraniega y blanquinegra. En cambio, lo de THE VERY BEST, africanismo pachanguero con DJ como coartada moderniqui, no fue de recibo.

Esas gentes variopintas aguantaron, cifradas en muchos miles, la intensa lluvia ante una PATTI SMITH crecida con las inclemencias, poética y enérgica, con eficaz setlist festivalero: “Because The Night” y “Gloria” para la misa rockera final. THESE NEW PURITANS, atractivos con su formación de pop-siniestro-tribal-electrónico más fagots, tuvieron sus altibajos.

En la amplia faceta jazzística, el británico contrabajo de DAVE HOLLAND casó a la perfección con la guitarra flamenca de PEPE HABICHUELA. El trompetista CHRISTIAN SCOTT se mostró chulo porque puede, y no tiene pelos en la lengüeta para ir del smooth a la furia. El octogenario ARCHIE SHEPP estuvo en plena forma y PORTICO QUARTET aportó una muy válida vía de jazz con actitud indie, y un raro instrumento protagonista, el hang drum.

Este año se montaron unos “conciertos secretos” que solo se anunciaban veinticuatro horas antes en internet, con dos sorpresas notabilísimas: el pianista VIJAY IYER (que también formaba parte del WADADA LEO SMITH’S GOLDEN QUARTET, otro de los must del festival) y el lujoso folk-pop de SWEET BILLY PILGRIM, protegidos de David Sylvian.

El Heineken Jazzaldia tiene, de vez en cuando, noches históricas, únicas. Ocurrió este año en la clausura: por primera vez cantaron juntos en un escenario ELVIS COSTELLO y KRIS KRISTOFFERSON. Y no estaba previsto. Sus giras solo coincidían en San Sebastián. Kristofferson hizo un concierto a pelo, guitarra y voz, repasando con voz limitada, pero con total honestidad y emoción, su mejor cancionero baladístico, de “Me And Bobby McGee” a “For The Good Times”. Costello salió como un toro, y aunque The Sugarcanes es una banda acústica y country, la furia, la entrega y la pasión tuvieron nivel rockero. Éxtasis de principio a fin. El repertorio fue más allá del último disco, con “Blame It On Cain” o versiones travestidas de “Everyday I Write The Book” y “The Delivery Man”. En el bis, tras un “She” de poner los pelos de punta, Costello sacó a escena a Kris Kristofferson para hacer dos de sus canciones, “This Old Road” y “Pilgrim”, y un emocionantísimo “April 5th”, coescrito por ambos junto a Rosanne Cash. Y luego el inglés siguió con “Alison” y el “Happy” de Keith Richards. Dicha absoluta.

Etiquetas: 2010
Primavera Sound, La firmeza de una actitud
Por Rockdelux
Primavera Sound Touring Party (11), Cambio de fiesta
Por Gerard Casau
Primavera Sound Touring Party (12), Refree
Por Gerard Casau
Primavera Sound Touring Party (2), Nuevas sensaciones
Por Gerard Casau
Faraday, A la virtud por la elegancia
Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
Primavera Sound Touring Party (y 14), Final de trayecto
Por Gerard Casau
Estrella Levante SOS 4.8, La alegría de la huerta
Por José Manuel Caturla y David Saavedra
Sónar, Regreso al futuro

FESTIVAL (2013)

Sónar

Regreso al futuro

Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Día de la Música Heineken, Lujo en el Matadero
Por César Estabiel y Ramón Fernández Escobar
San Miguel Primavera Sound, Gran fiesta de la música
Por Rockdelux
Fly Me To The Moon, Epílogo del Primavera Sound

FESTIVAL (2011)

Fly Me To The Moon


Por Adrián de Alfonso y Gerard Casau
Primavera Sound, Días de brillo y purpurina
Por Rockdelux
Noise Pop 92, El inicio del indie
Por Gerardo Sanz
Bilbao BBK Live, El chico pega el estirón
Por Joseba Martín
Primavera Sound, Llegar lejos

FESTIVAL (2016)

Primavera Sound

Llegar lejos

Por Rockdelux
MTV Galicia, Pórtico de la Gloria
Por David Saavedra
Primavera Sound, De hipster a normcore
Por Rockdelux
Arriba