×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (1996)

Homenaje a Juan Carmona “Habichuela” Leyenda

Granada, Palacio Municipal de Deportes
2-3/2/1996
 
Homenaje a Juan Carmona “Habichuela”, Leyenda

Juan Habichuela: el maestro acompañante. Foto: Pepe Torres

 

Juan Carmona “Habichuela” (1933-2016), uno de los más grandes guitarristas de acompañamiento de la historia del flamenco y padre de Juan y Antonio de Ketama, murió el 30 de junio de 2016. En su honor, recuperamos esta crónica de Santi Carrillo del que fue su homenaje de despedida en 1996 en un antológico doble concierto celebrado en Granada, su ciudad, donde participó la flor y la nata del flamenco. Aunque Juan Habichuela no se retiró y siguió grabando discos, aquellas veladas fueron todo un acontecimiento con una constelación de estrellas a cual más brillante. De hecho, detalle para la historia, Morente y Lagartija Nick avanzaron allí su “Omega” ante el pasmo general.

La flor y la nata del flamenco rindió homenaje mayúsculo a Juan Carmona (62 años; de la dinastía granadina de los Habichuela, que ha aportado al flamenco cinco generaciones de artistas), uno de los más grandes guitarristas de acompañamiento de este siglo (cuarenta y siete años de carrera; sus primeras grabaciones las realizó tocándole a Rafael Farina y Manolo Caracol), con motivo de su retirada de los escenarios. El evento ocurrió en Granada, en dos jornadas que deben contabilizarse ya entre las más memorables de la historia reciente del género. Fue una cita difícil de igualar que, alrededor del clan familiar –Juan Carmona es el padre de Antonio y Juan Ketama–, dispuso de la participación de lo mejor de todos los campos. Quince mil personas aplaudiendo .

Abrió el cuadro de la granadina MARIQUILLA y su baile extrovertido y suelto: por alegrías para ir entrando. La primera voz la puso el cantaor gaditano CHANO LOBATO acompañado por la guitarra de Niño Carrión, internándose por tango y bulerías; contento y cantando bonito.

La jienense ROSARIO LÓPEZ,  con la guitarra local de Miguel Ángel Cortés, fue una de las sorpresas más agradables; serena y desgarrada, ejecutando un cante de largo recorrido que cortaba el hipo. Extraordinaria, primero con una soleá y, finalmente, atreviéndose con una granaína de altos vuelos servida a petición popular.

Jaranero, el malagueño EL TIRIRI –con unos palmeros de campeonato– echó mano de boleros en los tangos: arrojo y dominio escénico de un tonadillero puesto en lides de farándula.

MANUEL MAIRENA, con Niño Carrión a la guitarra, demostró que si el buen cante te entristece, el mejor te rodea, te marea y te reconforta (por soleás). Emocionando con una sobriedad fermentada en la esencia, elegante, recurriendo a Machado por tientos.

 
  • Chano Lobato con Niño Carrión

  • El Pele

  • El Polaco con Paco Cortés

  • Chiquetete con Melchor de Santiago

 

De formación mairenera, CALIXTO SÁNCHEZ, con la guitarra de Manolo Franco, fue el primero en bisear y lo mejor del cartel junto a Morente. En un sube y baja de pureza incontestable, abanicando su chorro de voz matizada en busca del triple salto mortal, y consiguiéndolo por granaínas, el cante más recurrente para los momentos más emotivos de un festival en el que, recalcando el tono festivo de la ocasión, predominaron alegrías y bulerías.

De Granada, con las guitarras de Miguel Ángel Cortés y Pepe Maya, MANOLETE se confirmó como un bailaor pulido y recogido en sus gestos. Después llegó JUAN CARMONA: “Soy profeta en mi tierra”, aseguró. Y tocó para él (“demasiados buenos cantaores a los que tendría que acompañar”). Sin exhibicionismos, como era de esperar. Unas hermosas granaínas de factura clásica.

A continuación, los LOSADA –cuatro guitarras más cajón: correctos pero previsibles por bulerías– antecedieron a EL PELE. El poderío pulmonar del cordobés, siempre huracanado, se va preparando a la espera de esa explosión que es un grito a boca abierta, dejando suspendido el cierre en un arrebato de huida que desborda acción y movimiento a lo Nusrat Fateh Ali Khan.

Otro triunfador: Luis Heredia EL POLACO, granadino como el guitarrista, el gran Paco Cortés. Voz arenosa de resistencia, no espectacular, templada pero sacando un rendimiento sobresaliente. Fue el segundo en bisear.

El éxito de CHIQUETETE, secundado por Melchor de Santiago, era de esperar. Aunque intentó redimirse de sus licencias, no lo logró: sonó eufórico, transportándose de la rabia al susurro dulce y subiendo de nuevo, pero haciendo más ruido (efectista) que el que merecía la ocasión. Acancionándolo todo.

Con sus fieles escuderos Paco y Miguel Ángel Cortés, CARMEN LINARES, dulce y ronca a un tiempo, pulverizó las expectativas por tarantas. Es la mejor voz femenina actual, quizá la más completa.

 
  • Miguel Poveda con Tomatito

  • Esperanza Fernández

  • Diego Carrasco

  • Duquende con Niño Josele

 

La segunda jornada fue más juvenil. Abrió el baile por soleares de TATIANA GARRIDO, hija de Mariquilla y siguiendo su escuela, pero con más ambición en la forma. Sensual, con un vestido color crema ceñido al talle; brazos libres.

MIGUEL POVEDA, con Tomatito a la guitarra, demostró oficio, conocimiento y unas cualidades potenciales infinitas. Quizá por momentos le falta leer entre líneas para que su perfección no aparente frialdad. Acabó soltándose en un final de dominio puro. Bien, ejemplar, en el cante por levante.

ESPERANZA FERNÁNDEZ, muy a lo Lole, estuvo chillona pero sin fuelle para impactar. Sin pretensiones, eso sí, pero muy temperamental en sus amagos de baile. Mejor por bulerías que por alegrías.

DIEGO CARRASCO es todo un espectáculo: showman y “populachero”, pero trascendiendo sus guiños aparentemete simplones a un nivel de personalidad único. Más raro que nadie, pero absolutamente necesario en un mundo tan cerrado.

La escuela camaroniana interpretada tan al pie de la letra podría acabar dejando a DUQUENDE a las puertas de ese olimpo de los que pudieron ser (grandes) y quizá no fueron (más que buenos). Es espléndido, pero debería empezar a marcar un camino propio, por necesidad y por hacerle justicia a su gran clase. Arranques de genio le obligan a ello.

LA YERBAGÜENA Eva Garrido –bien por alegrías– fue menos ballet que Tatiana, y quizá un tanto previsible en su funcionalidad clásica, pero deparó algún momento bonito en el esqueleto del baile: sobre todo en lo estático, recreándose.

 
  • Morente

  • Juan Habichuela y Pepe Habichuela

  • Raimundo Amador con Ketama

  • La familia Habichuela

 

MORENTE, primero con Tomatito, por seguiriyas, palpó ese trono pos-Camarón todavía vacante, pero a su aire, sin ostentación, seguro de sí mismo, sabiendo que, ahora mismo, no hay nadie como él. Y lo rubricó después con Lagartija Nick en una suite ambiental de base seudosaetera (crispándose progresivamente): frenético tour de force sobre el legado de Lorca (“Omega”). Fue un momento absolutamente glorioso. Y una oportunidad única para los voluntariosos Lagartija Nick de justificar al fin su existencia: esa esperada grabación conjunta sobre Leonard Cohen.

Además del protagonista de la velada y de su hermano, TOMATITO fue el único guitarra que actuó solo, afianzando su papel de estrella. Habría que discutir si por el contexto favorable –la leyenda de Camarón y bla bla– o por su propia valía. Estuvo facilón en las bulerías, sin entrar al trapo. PEPE HABICHUELA, el hermanísimo, se exhibió en unas alegrías; después se dejó acompañar por el propio Juan Carmona en unos fandangos de Huelva.

Tras una sesión de diapositivas familiares comentadas por Rossy de Palma y Bibi Andersen, aparecieron los, en aquel contexto, esperadísimos KETAMA, que se hicieron respaldar en “Vente pa’ Madrid” por el amabilísimo Raimundo Amador. Y aquí una consideración al respecto de la voz de Antonio Carmona: le saca un rendimiento inédito a su escasa facultad para cantar, con esa musicalidad a contrapelo de la que ha hecho un estilo –por defecto–, esa voz que debería ser un lastre (sin aire para inflarla) y no lo es, curiosamente porque se somete a la música, una música cada vez más eficaz, comercialmente hablando, que ha convertido la maquinaria Ketama en algo ya ineludible en el pop nacional.

Cerró, y cortó a tiempo el festival latino de Ketama –todo estudiado–, la presencia de la familia Habichuela al completo en esa celebración sabida y esperada que puso broche de oro a dos días históricos: baile –rueda por bulerías– espontáneo y natural que se realiza en medio de la felicidad pura entre hijos, hermanos, sobrinos y nietos. Después, cerrando, unas palabras de agradecimiento del patriarca. Todo en su sitio. Y muy bien.

PAVEMENT, Anarquía ruidista

CONCIERTO (1992)

PAVEMENT

Anarquía ruidista

Por Juan Cervera
THE FLAMING LIPS, Efectos especiales
Por Joan Pons
NICK LOWE & LOS STRAITJACKETS, Navidades twang
Por Ricard Martín
DAVID SYLVIAN, Fino estilista

CONCIERTO (2001)

DAVID SYLVIAN

Fino estilista

Por Javier Pantoja
PATTI SMITH, Caballos bajo el volcán
Por Juan Cervera
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
ROCÍO MÁRQUEZ, Soberana

CONCIERTO (2015)

ROCÍO MÁRQUEZ

Soberana

Por Xavier Cervantes
ARCADE FIRE, Épica desmedida

CONCIERTO (2016)

ARCADE FIRE

Épica desmedida

Por Jaime Casas
PAUL McCARTNEY, Entre lo emocionante y lo ridículo
Por David Saavedra
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Inolvidable

Por Ignacio Julià
BILL CALLAHAN, De artesano a maestro
Por Ramón Ayala
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
NEIL YOUNG + PROMISE OF THE REAL, La calma y el fuego
Por David Morán
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

CONCIERTO (2002)

YOUSSOU N'DOUR

Sublime

Por Santi Carrillo
TOM WAITS, Conmoción

CONCIERTO (2008)

TOM WAITS

Conmoción

Por Ricardo Aldarondo
ELVIS COSTELLO, Deconstruido y mayúsculo
Por David Saavedra
LCD SOUNDSYSTEM, Yeah

CONCIERTO (2010)

LCD SOUNDSYSTEM

Yeah

Por Gerard Casau
LOS PLANETAS, Que sí, que sí

CONCIERTO (2015)

LOS PLANETAS

Que sí, que sí

Por Santi Carrillo
NOEL GALLAGHER'S HIGH FLYING BIRDS, El buen hermano

CONCIERTO (2011)

NOEL GALLAGHER

El buen hermano

Por Nacho Ruiz
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
THE SUGARCUBES, Desconcertante

CONCIERTO (1988)

THE SUGARCUBES

Desconcertante

Por Félix Suárez
JOANNA NEWSOM, Epifanía

CONCIERTO (2007)

JOANNA NEWSOM

Epifanía

Por Joan Pons
Arriba