Cargando...
 

CONCIERTO (2011)

JANELLE MONÁE Así de atrevida

Por Barracuda

Barcelona, Apolo
22/2/2011
 
JANELLE MONÁE, Así de atrevida

Milimetrado, dinámico, con aires de musical. Foto: Óscar García

 

Soy de los que piensa que “Tightrope” fue la mejor canción negra, por no decir de cualquier color, del finiquitado 2010, pero también que la obra entera, “The Archandroid” (2010), no es lo maestra que muchos han querido ver. Esa mezcla de estilos a veces embarullada deja las puertas abiertas a lo que pueda suceder en un futuro, y al mismo tiempo invitaba poderosamente (entradas agotadísimas) a presenciar qué sucedería con ese material en directo.

El primer intento del mes de octubre pasado fue fallido, pero a la segunda el nuevo prodigio llamado Janelle Monáe aterrizó en el escenario del Apolo barcelonés. Un presentador al estilo Broadway, ataviado con sombrero de copa, da entrada a la protagonista. Desde una pantalla que corona el escenario, Janelle, vestida de androide, pronuncia un largo speech que enlaza con las notas de “Dance Or Die”. Ya en escena, tres personajes con hábitos de monje bailan frenéticamente de espaldas al público el primer tema de la noche. En un bonito truco de trilero, el monje de la izquierda se quita el hábito y, ¡zas!, no es la del centro. Ahí está la señorita Janelle. Este es el inicio de un show milimetrado, dinámico, con aires de musical que no dará tregua hasta llegar a su The End.

La hiperdinámica estrella consiguió momentos de gran intensidad: un “Faster” poderoso y el binomio de una vitamínica “Cold War” y “Tightrope” –al mismo nivel que en estudio, aderezado con lluvia de globos y guiños vocales e imágenes de James Brown–. Y los alternó con otros más íntimos en los que bordó la excelsa “Smile” que Chaplin compuso para “Tiempos modernos”, acompañada de la sombra alargada de Stevie Wonder.

Al igual que en el disco, no faltaron pinceladas de poca coherencia, como la engordada psicodelia de “Mushrooms & Roses” o algún discurso guitarrero próximo a The Cramps. Qué le vamos a hacer, la chica es así de atrevida. La figura del batería Mike Phillips se elevó poderosa en una potente banda que no tuvo en el sonido, bastante apelotonado, su mejor aliado.

Janelle Monáe, pequeña pero muy agresiva artista, cumplió de largo las expectativas. Para ser su primera gira, no estuvo nada mal.

CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
GWAR, Onanismo mutante

CONCIERTO (1996)

GWAR

Onanismo mutante

Por Oriol Rossell
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
DAVID SYLVIAN, Fino estilista

CONCIERTO (2001)

DAVID SYLVIAN

Fino estilista

Por Javier Pantoja
LE TIGRE, La fiesta militante

CONCIERTO (2005)

LE TIGRE

La fiesta militante

Por David Saavedra
BILL CALLAHAN, Economía de genio
Por Abel González
MARC ALMOND / LITTLE ANNIE / BABY DEE, Triple intensidad
Por Adrián de Alfonso
THE WEDDING PRESENT, Movimiento de muñecas
Por Ramon Súrio
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

CONCIERTO (2002)

YOUSSOU N'DOUR

Sublime

Por Santi Carrillo
NICK LOWE, Orfebrería pop

CONCIERTO (2011)

NICK LOWE

Orfebrería pop

Por Alejandro G. Calvo
THE FLAMING LIPS, Efectos especiales
Por Joan Pons
THE BLASTERS, Baño de rock and roll
Por Joan Ribera
PETER HAMMILL, Incomparable

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL

Incomparable

Por Quim Casas y Julio Murillo
THE EVENS, Poder de transformación
Por David Saavedra
RICKIE LEE JONES, She's the boss

CONCIERTO (2011)

RICKIE LEE JONES

She's the boss

Por Joseba Martín
BERT JANSCH, Lecciones de un maestro del folk turbio
Por Jordi Bianciotto
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
COCOROSIE / ANTONY, Seducción

CONCIERTO (2004)

COCOROSIE / ANTONY

Seducción

Por Ferran Llauradó
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
NICK CAVE, Variétés

CONCIERTO (2009)

NICK CAVE

Variétés

Por Luis Troquel
SMASHING PUMPKINS, Autocomplacencia
Por David Saavedra
TOM WAITS, Conmoción

CONCIERTO (2008)

TOM WAITS

Conmoción

Por Ricardo Aldarondo
Arriba