Cargando...
 

CONCIERTO (2004)

PATTI SMITH Histórico

Barcelona, Palau de la Música
22/7/2004
 
 

Como el caminero que protagoniza “Trampin’”, el clásico del gospel que cierra su último álbum y abrió su ¡primer! concierto en Barcelona ciudad, Patti Smith busca en el cielo un hogar. Lo que irrita a sus detractores no es que trate de encontrarlo, sino que lo haga erigida en una nueva Madre Coraje, esa cantinera de Bertolt Bretch que personifica la esperanza en la capacidad humana para sobrevivir a los desastres de la guerra. Allá cada cual con sus prejuicios, porque por encima del icono, por encima de su leyenda y por encima incluso de un repertorio que su obra reciente en absoluto desmerece, está una mujer que, a sus 57 años, podrá amar la vida más que el rock pero nunca renunciará a su compromiso: transformar ese lenguaje de electricidad y fragor en un vehículo para la poesía y el pensamiento. Patti Smith aspira a lo máximo, y eso es exactamente lo que consigue.

Acompañada por Lenny Kaye y Oliver Ray (guitarras), Tony Shanahan (bajo y teclados) y Jay Dee Daugherty (batería), Patti Smith secuestró el Palau de la Música de las grandes ocasiones, y durante dos horas inolvidables hasta sus musas padecieron el maravilloso síndrome de Estocolmo. Generosa en guiños cómplices –enjugó con la manga de su chaqueta el agua recién escupida, pacificó un amago de pelea a pie de escenario y repartió pétalos de rosa en platea– y pletórica de voz, desencadenó una catarsis inasequible para cualquier otra artista femenina en activo.

Lo que ella, en unos versos dedicados a su difunto marido Fred “Sonic” Smith y titulados “La salvación del rock”, denominó el cuerpo sólido de un sueño se hizo pasmo y se hizo hipnosis (el recitado de “Birdland”), se hizo emoción (“Mother Rose”) y se hizo congoja –la secuencia “Dancing Barefoot” / “Because The Night” que “Gandhi” abortó cuando el anfiteatro se venía abajo–, se hizo justicia (“People Have The Power”) y se hizo desafuero en el “Gloria” final.

Si, como apuntó en “Notebook”, la libertad es el derecho a escribir las palabras equivocadas, la inmortalidad pareció su manera de interpretar las correctas. Histórico.

Etiquetas: 2004
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Inolvidable

Por Ignacio Julià
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
COCOROSIE / ANTONY, Seducción

CONCIERTO (2004)

COCOROSIE / ANTONY

Seducción

Por Ferran Llauradó
RODRIGUEZ, Espejismo

CONCIERTO (2013)

RODRIGUEZ

Espejismo

Por Ricard Martín
BERT JANSCH, Lecciones de un maestro del folk turbio
Por Jordi Bianciotto
JOHN GRANT, El Grande

CONCIERTO (2011)

JOHN GRANT

El Grande

Por Ferran Llauradó
PETER HAMMILL, Incomparable

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL

Incomparable

Por Quim Casas y Julio Murillo
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
NICK LOWE, Orfebrería pop

CONCIERTO (2011)

NICK LOWE

Orfebrería pop

Por Alejandro G. Calvo
RED HOT CHILI PEPPERS, Vigorosos y dinámicos
Por David Saavedra
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
GWAR, Onanismo mutante

CONCIERTO (1996)

GWAR

Onanismo mutante

Por Oriol Rossell
TOM WAITS, Conmoción

CONCIERTO (2008)

TOM WAITS

Conmoción

Por Ricardo Aldarondo
SUFJAN STEVENS, Bonhomía y felicidad
Por Quim Casas
VIC CHESNUTT, Perturbador

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT

Perturbador

Por Roberto Herreros
THE EX, Banda mítica

CONCIERTO (2006)

THE EX

Banda mítica

Por Abel González
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Más de lo mismo
Por Santi Carrillo
THE SUGARCUBES, Desconcertante

CONCIERTO (1988)

THE SUGARCUBES

Desconcertante

Por Félix Suárez
DAVID SYLVIAN, Fino estilista

CONCIERTO (2001)

DAVID SYLVIAN

Fino estilista

Por Javier Pantoja
COWBOY JUNKIES, Deliciosos

CONCIERTO (2001)

COWBOY JUNKIES

Deliciosos

Por David Saavedra
THE WEDDING PRESENT, Movimiento de muñecas
Por Ramon Súrio
Arriba