USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL Incomparable

Barcelona, Salón Cibeles
12/11/1986
 
 

Cuando las luces se apagaron, cuando un silencio casi sepulcral se extendió por la sala, cuando esa figura enjuta y delgada se sentó al piano en penumbras, cuando la amplificación nos permitió escuchar esa primera frase… “searching for diamonds in the sulphur mine”… un viejo deseo formulado casi diez años atrás se hizo real para mí; para aquel joven que vi sentado en un rincón con una vieja copia de “Chameleon In The Shadow Of The Night” (1973) esperando ser firmada; para Alberto, que vino de Zaragoza y no pudo contener las lágrimas; para Adolfo, que se cubrió la cabeza cuando al final del concierto sonó “Still Life”; y para las mil personas que aquella noche rozaron el delirio escuchando la música única, incomparable e irrepetible de un artista maldito.

He escrito en numerosas ocasiones sobre Peter Hammill y siempre me he quedado con la poca grata sensación de no haber sabido expresar lo que significaba para mí. Las palabras son migajas que caen del banquete del intelecto al igual que las hojas de papel –las metáforas son de Gibran– son árboles que abatimos para poder consignar de algún modo nuestro vacío interior. Tras verlo sé que nunca lo lograré.

Hammill es un poeta, un poeta que juega al juego de la desmitificación al intentar romper ese molde de maníaco depresivo en el que se ha visto confinado. Lo cierto es que la vida es una de sus manías favoritas y la muerte una de sus depresiones periódicas. Y con la vida y la muerte pinta cuadros que son canciones. “My Room”, una de las joyas de “Still Life”, abrió la noche. Después seguirían “Just Good Friends”, “Vision” y “Shell”. Solo él, con un piano y una guitarra acústica y su voz, LA VOZ, formidable, capaz de suscitar tibieza, pasión, tristeza, soledad, angustia. Una voz dispuesta a viajar desde el más frágil e imperceptible susurro hasta el más desgarrador y desolado lamento.

Aquella noche –sí, Mingus, lo dijiste bien–, grabada a fuego en nuestras almas de cristal, todos, o casi todos, aprobamos una asignatura pendiente. Aquello no era un concierto más, era-el-con-cier-to. Un largo bloque central, indescriptible, conformado por “Too Many Of My Yesterdays”, “Time Heals”, “The Comet, The Course, The Tail”, “If I Could”, “Time For A Change”, “Sign”, “Last Frame”, “Patient”, “The Future Now”, “Losing Faith In Words”, “Confidence” y “Stranger Still” –por orden de interpretación– condujeron a un final escalofriante con “Still Life”. Y la ciudadela reverberó con el eco de un centenar de voces ahora mudas.

Hammill se retiró para volver a salir. Nunca tan pocos aplaudieron tanto, de verdad. Tres bises sin precio completarían las dos horas de concierto. “Ophelia”, una de sus más bellas love songs; “Refugees”, en una inmaculada versión, y “Sleep Now”, una canción para las nuevas generaciones inspirada por sus dos hijas.

Memorable, creedme. Al salir caminamos casi en silencio. Creo que interiormente dábamos las gracias por haber vivido aquellos lejanos tiempos, por conocer a Hammill y por haberle visto en estos turbulentos días. Hammill ha sido el faro, el destello, la referencia. Si él está ahí, nosotros también. Julio Murillo

 

 
 
Madrid, Universal
13/11/1986

Hammill salió al escenario madrileño tan entregado como la noche anterior; de las dieciocho canciones que interpretó, tan sólo cinco habían sonado en Barcelona, demostrando su voluntad por ofrecer un amplio y variado registro de su obra en los dos conciertos españoles.

Pero hubo un grave problema de respeto, de ética, de local. Un bajo porcentaje de gente se encontraba allí para ver a Hammill, otros curioseaban, los más estaban por pura casualidad; ese jueves tocaba tomar unas copas –y nunca mejor empleada la expresión– en el Universal, local “ moderno” e inadecuado para un músico desnudo con su piano y su guitarra. Resultado: progresivo malestar de Hammill, que descargó “Happy Hour” presentándola como una “drinking song” y dedicando una de sus estrofas, “my friends in the bar”, a todos los que habían confundido el concierto por un guateque, pidió amablemente un silencio que no le fue concedido, interrumpió bruscamente su “Still Life” para exigir (¿a quién?) que cerraran el bar.

Sus intensos temas tuvieron el inapropiado telón de fondo de voces, vasos y cubitos de hielo. Hammill ya no se despidió con las emocionadas “Refugees” y “Sleep Now”; lo hizo con un doloroso “Again” cantado a viva voz sin micro ni instrumentos, al borde del escenario, último acto para demostrar su impotencia. Fue, para los que asistimos a los dos conciertos, un momento de tristeza y rabia contenida. Quim Casas

Etiquetas: 1986
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
ALLEN TOUSSAINT, Alma de Nueva Orleans
Por Jordi Bianciotto
NICK LOWE & LOS STRAITJACKETS, Navidades twang
Por Ricard Martín
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
RACHID TAHA, Rai'n'roll

CONCIERTO (2018)

RACHID TAHA

Rai'n'roll

Por Ramon Súrio
NOEL GALLAGHER'S HIGH FLYING BIRDS, El buen hermano

CONCIERTO (2011)

NOEL GALLAGHER

El buen hermano

Por Nacho Ruiz
ETTA JAMES, R&B del original

CONCIERTO (1989)

ETTA JAMES

R&B del original

Por Jordi Turtós
BERT JANSCH, Lecciones de un maestro del folk turbio
Por Jordi Bianciotto
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Inolvidable

Por Ignacio Julià
RICKIE LEE JONES, She's the boss

CONCIERTO (2011)

RICKIE LEE JONES

She's the boss

Por Joseba Martín
JOANNA NEWSOM, Celestial

CONCIERTO (2011)

JOANNA NEWSOM

Celestial

Por Ruben Pujol
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
VAMPIRE WEEKEND, Optimismo enérgico
Por Llorenç Roviras
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

CONCIERTO (2002)

YOUSSOU N'DOUR

Sublime

Por Santi Carrillo
JOHNNY HALLYDAY, El otoño del rock
Por Gerard Casau
GREG TROOPER, Crooner de americana
Por Miguel Martínez
JANELLE MONÁE, Así de atrevida

CONCIERTO (2011)

JANELLE MONÁE

Así de atrevida

Por Barracuda
ROCÍO MÁRQUEZ, Soberana

CONCIERTO (2015)

ROCÍO MÁRQUEZ

Soberana

Por Xavier Cervantes
RODRIGUEZ, Espejismo

CONCIERTO (2013)

RODRIGUEZ

Espejismo

Por Ricard Martín
SMASHING PUMPKINS, Autocomplacencia
Por David Saavedra
P.F. SLOAN, Recuerdos de la era de la destrucción
Por Miguel Martínez
Arriba