USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FESTIVAL (2013)

Primavera Sound Touring Party (10) La emoción de los exiliados

Tras la experiencia en el All Tomorrow's Parties, el Primavera Sound Touring Party desembarcó en pleno Londres. Grandes faenas de los implicados, especialmente la de unos Planetas en estado de gracia, según confirmó aquí Gerard Casau. Y en el reality, sí, la nueva confirmación para el Primavera Sound 2014: Pixies.

Tras el éxito cosechado en el All Tomorrow's Parties, hubo quien alargó la celebración hasta altas horas de la madrugada (de la mañana, en realidad). Pero aún había que guardar fuerzas para el desembarco del Primavera Sound Touring Party en Londres.

Son las ocho y media de la tarde y el club XOYO ya está prácticamente lleno. Daniel Guijarro se coloca detrás de la mesa y empieza el pase de Headbirds. Pese a la cantidad de personas congregadas, cuesta saber para quién se está realizando la actuación, pues la práctica totalidad del público se dedica a conversar y a dar la espalda al músico, reduciendo inmerecidamente el bolo a la categoría de hilo musical. Afortunadamente, la atención mejora según avanza la noche, y cuando Refree se amontonan en el diminuto escenario las cosas empiezan a fluir de otra forma.

“Casi mejor si hablo en castellano, ¿no?”, pregunta Raül Fernandez, que ha introducido las primeras canciones en inglés. La respuesta en forma de “sí” masivo hace evidente que a diferencia de Camber Sands, donde el público eran nativos que estaban teniendo su primer contacto con estas bandas, en la capital británica la audiencia está formada casi exclusivamente por españoles. Esto da a la velada un carácter muy distinto, y se perciben las ganas y la ilusión de aquellos exiliados que se han visto forzados a marchar de su tierra en busca de mejores oportunidades, y que por un día pueden reencontrarse con una música y con unos idiomas que no son fáciles de escuchar en los escenarios londinenses.

Refree parecen retroalimentarse de esta energía, y ofrecen un bolo mayúsculo que eriza las ya de por sí crispadas emociones de “Nova Creu Alta”. Minutos después, los músicos me dirán que apenas se escuchaban entre ellos, y han estado en tensión a lo largo de todo el concierto. Raül, sin embargo, se muestra pletórico, encantado con los visos punk con que han ejecutado la faena. Standstill no bajan el listón y, pese a algunos acoples muy molestos, se superan en intensidad, con Enric Montefusco aparentemente recuperado de las molestias vocales que sí se habían notado en el ATP. Los músicos parecen haber llegado a un pacto con los cimientos de su directo, y cada vez suenan más sueltos y espontáneos.

Llega el turno de Los Planetas, los más esperados del lote, y cuando empiezan a tocar algunos nos frotamos los ojos. Ni rastro de la pereza que habían exhibido en Camber Sands, casi como si se tratara de un grupo completamente distinto. Todo suena bien, todo funciona, e incluso la vocalización de J es ejemplar. El tránsito entre su presente de palos eléctricos y cósmicos y la posterior avalancha de hits se produce de forma modélica. Los minutos finales son la viva imagen de la euforia, crowdsurfing incluido, y cuando llega el regalo de unos bises fuera de guión, me doy cuenta de que esta noche hemos presenciado un concierto memorable de los granadinos, algo tan raro de ver como un animal mitológico. En Londres, a muchos kilómetros de su casa, y sin que nadie lo esperase, Los Planetas han logrado aquello que no consiguieron sus actuaciones panorámicas en el Primavera Club de 2012: mirarnos de frente y asumir, por fin, su condición de referente generacional. De grupo incontestable.

(Las otras entregas del diario pueden leerse aquí)

Publicado en la web de Rockdelux el 2/12/2013
Etiquetas: 2010s, 2013, Inglaterra
Heineken Jazzaldia, Entre la piedra y la playa
Por Ricardo Aldarondo
Primavera Sound, De hipster a normcore
Por Rockdelux
Noise Pop 92, El inicio del indie
Por Gerardo Sanz
Cruïlla Barcelona, Indignación y fiesta
Por Gerard Casau
Sónar, Regreso al futuro

FESTIVAL (2013)

Sónar

Regreso al futuro

Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Primavera Sound Touring Party (12), Refree
Por Gerard Casau
San Miguel Primavera Sound, Gran fiesta de la música
Por Rockdelux
FIB Heineken, El centro de gravedad

FESTIVAL (2010)

FIB

El centro de gravedad

Por Ramón Fernández Escobar y César Luquero
Primavera Sound, Contra el frío, música
Por Rockdelux
Estrella Levante SOS 4.8, Crecimiento exponencial
Por Óscar García
Primavera Sound, Días de brillo y purpurina
Por Rockdelux
Sónar, Como si no hubiera un mañana
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
FIB, Cómo no tropezar dos veces

FESTIVAL (2011)

FIB

Cómo no tropezar...

Por Ramón Fernández Escobar y Guillermo Z. del Águila
Primavera Sound, La firmeza de una actitud
Por Rockdelux
Día de la Música Heineken, Lujo en el Matadero
Por César Estabiel y Ramón Fernández Escobar
Tanned Tin, A buen puerto

FESTIVAL (2010)

Tanned Tin

A buen puerto

Por Salvador Catalán y Luis Lles
MTV Galicia, Pórtico de la Gloria
Por David Saavedra
Faraday, A la virtud por la elegancia
Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
Sónar, Todo cambia, todo permanece
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Arriba