USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FESTIVAL (2013)

Primavera Sound Touring Party (9) Todas las fiestas del mañana

Uno de los grandes días de la caravana del Primavera Sound Touring Party: Los Planetas, Refree, Standstill y Headbirds, mostrando su poder dentro del festival All Tomorrow's Parties en Camber Sands. Gerard Casau estuvo allí y nos lo explicó.

Como otros festivales, el All Tomorrow's Parties tiene el raro don de transformar la identidad de los espacios que le dan cobijo, convirtiendo un complejo vacacional en un insospechado escaparate de sonidos. La edición programada por el Primavera Sound, una de las dos últimas que se celebrarán en el Reino Unido (la otra corre a cuenta de los resucitados Loop), se asienta en el Pointins Holiday Camp, en Camber Sands. Los conciertos se celebran en dos salas colindantes con un espacio de máquinas recreativas que proporciona una sensación de irrealidad en el tránsito entre los escenarios, amén de cegar y provocar jaquecas con su iluminación agobiante, sobre todo si se sale de conciertos desarrollados en la más absoluta penumbra, como el de un brutal The Haxan Cloak. En lo que concierne al alojamiento, el recinto ofrece una alternativa a los insalubres campings, cobijando a espectadores y artistas en bungalows. La impresión final es la de encontrarse en una especie de convivencias art rock. 

No a todo el mundo le seduce la experiencia. Eric Jiménez, batería de Los Planetas, se queja porque la ordenación del recinto le hace sentirse “como si estuviera en 'El niño con el pijama de rayas’”. Los granadinos son los artistas invitados en las fechas británicas del Primavera Sound Touring Party, que ha aprovechado la coincidencia con el ATP para realizar un desembarco estatal en las Islas. La apuesta es arriesgada, especialmente porque en esta última jornada del festival no hay grandes anzuelos, y Los Planetas harán las veces de cabezas de cartel ante una audiencia que, presumiblemente, no los conoce. Pese a la dificultad, todos los grupos están excitados, ya sea para estrenarse en el país, como Refree, o para quitarse un mal sabor de boca de anteriores experiencias, como Standstill. Estos habían girado por el Reino Unido cuando todavía practicaban hardcore, y prefieren no hablar mucho del tema (“lo único que recuerdo son los pubs infectos en los que tocamos y el trato miserable que nos dispensaron”, dice Enric Montefusco).

Standstill son, de hecho, los encargados de abrir fuego en el escenario principal, pero los encargados de traer su backline desde Londres han olvidado sus teclados en un almacén. Se impone un cambio en la parrilla, y los catalanes pasan a tocar ya bien entrada la tarde. Quizá debido a estos problemas, su concierto adquiere unos matices inéditos, como si el equilibrio instrumental que convierte su directo en un bloque imponente se hubiera alterado de forma mínima, pero aun así perceptible (Jordi, su técnico de sonido, quedará muy poco satisfecho). Con todo, terminan siendo ovacionados por un público que sigue con expectación y asombro unas canciones que, en fechas anteriores, habían sido coreadas como auténticos himnos. Refree también salen muy felices de un bolo en el que parecen jugar más con las distancias que separan los sonidos de cada instrumento que con la materia inasible que empasta las canciones. Finalmente, Los Planetas vuelven a dar la espalda a las teóricas “grandes ocasiones”, y recompensan a los curiosos que se acercan a ver al gran estandarte del indie español con una desidia solo rota por los aspavientos de Eric. Y, por cierto, qué extraño se hace verlos en primera fila sin acabar asfixiado por la multitud. 

Pero el gran pase del día lo protagoniza Headbirds, que actúa a las tres de la tarde ante un público que multiplica el de todos los bolos de la gira, elaborando un set de una hora donde tiene tiempo para mostrar todas las caras del proyecto. Cuando termina el pase, llueven las felicitaciones, e incluso las cabezas pensantes de Warp expresan su admiración. Entre abrazos y brindis, surge el pensamiento (creo que compartido por todos los que estamos allí) de que acabamos de presenciar un momento importante en la trayectoria de un artista.

Hay que celebrarlo, claro que sí, pero no conviene dormirse en los laureles, porque mañana toca probarse en Londres.

(Las otras entregas del diario pueden leerse aquí)

Publicado en la web de Rockdelux el 29/11/2013
Etiquetas: 2010s, 2013, Inglaterra
Sónar, Todo cambia, todo permanece
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
San Miguel Primavera Sound, Una fiesta superpoblada
Por Rockdelux
Estrella Levante SOS 4.8, Crecimiento exponencial
Por Óscar García
Primavera Sound, De hipster a normcore
Por Rockdelux
Heineken Jazzaldia, Entre la piedra y la playa
Por Ricardo Aldarondo
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades
Por Víctor Lenore y Joan Pons
PSM Festival, Fiesta para un amigo desaparecido
Por Asier Leoz
MTV Galicia, Pórtico de la Gloria
Por David Saavedra
Tanned Tin, A buen puerto

FESTIVAL (2010)

Tanned Tin

A buen puerto

Por Salvador Catalán y Luis Lles
Primavera Sound Touring Party (12), Refree
Por Gerard Casau
San Miguel Primavera Sound, Gran fiesta de la música
Por Rockdelux
Día de la Música Heineken, Lujo en el Matadero
Por César Estabiel y Ramón Fernández Escobar
Primavera Sound Touring Party (4), Redoble de tambores
Por Gerard Casau
Faraday, A la virtud por la elegancia
Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
Sónar, El principio de los tiempos
Por Félix Suárez
Bilbao BBK Live, El chico pega el estirón
Por Joseba Martín
San Miguel Primavera Sound, Crecer y crecer (sin desmerecer)
Por Rockdelux
Sónar, El bucle melancólico

FESTIVAL (2010)

Sónar

El bucle melancólico

Por Víctor Lenore y Luis Lles
Arriba