USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FESTIVAL (2006)

Rockdelux Music Weekend Puente en dos ciudades

Barcelona, Apolo y La [2] de Apolo
13-14/10/2006
Madrid, Neu!Club
13-14/10/2006
 
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades

Micah P. Hinson: una locomotora sin freno. Foto: Óscar García

 

En 2006 tuvo lugar la pimera edición del Rockdelux Music Weekend, festival itinerante que se realizó entre Madrid y Barcelona. Una jornada rock y otra pop definieron la programación del cartel. En Madrid se celebró dentro de las sesiones del Neu!Club (emplazadas en la legendaria sala Galileo Galilei), inauguradas con las actuaciones de este Rockdelux Music Weekend el 13 y 14 de octubre. Revivimos los conciertos de aquel certamen que tuvo en Micah P. Hinson a su gran triunfador.

Sintetizando, el Rockdelux Music Weekend, impulsado por esta revista, el sello Houston Party y la sala Apolo, presentaba un cartel casi idéntico en Barcelona y Madrid, con una noche rock y otra pop. El público respondió mejor a la llamada del rock, seguramente por el tirón de Micah P. Hinson, pero en cualquier caso la primera edición de este no-festival deja unos cuantos momentos para el recuerdo...


Llámale rock

Sequedad. Ese fue el tono que marcó el inicio de la jornada rock en Barcelona (el 14 de octubre). Porque HARLAN T. BOBO es un tipo austero, áspero, que no está para tonterías. Un compositor, cantante y guitarrista con genio, entendiendo genio por carácter. Si “Too Much Love” es un álbum de interiorización, en directo Bobo lo saca todo. Recrudecido en lo musical y encorvado en los gestos, apeló a Leonard Cohen en la primera canción, que interpretó solo a la guitarra, aunque el referente dominante de su actuación en formato trío fue más bien Joe Strummer. Es decir: rock con callo, verdad y hondura.

Pachanguita. Así se denomina al inofensivo partido de fútbol (u otro deporte) que suele tener lugar al final de cada entrenamiento, o a un encuentro benéfico desprovisto de ansias de competición con jugadores de aquí y allá. Justo eso fue la actuación (y no sé si la esencia misma) de SMACK DAB, el proyecto que junta a Steve Wynn, su mujer Linda Pitmon y Paco Loco. Es una aventura para que se diviertan sus participantes y, con un poco de suerte, también quien los contempla (caso de Golden Smog, por ejemplo). No sé si esta última condición se cumplió en su actuación. La diversión fue demasiado privada, y para un tercero lo de Smack Dab parecía un concierto sin la intensidad necesaria para no aburrir. Wynn cuando quiere canta muy bien, su señora esposa es muy agradable y Paco Loco se deja llevar por una euforia que no se corresponde con lo que sale de los altavoces. Con más ensayos y más conciertos es posible que su rock distendido pase de, como mucho, aceptable a, como mucho también, disfrutable.

 
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades

Harlan T. Bobo: los demonios del desamor. Foto: Óscar García

 

Potencial. Son tantas cosas las que promete MICAH P. HINSON con solo dos álbumes y un EP que es lícito echar las campanas al vuelo. Se advierte en él un largo recorrido artístico por delante, una atractiva amplitud de registros y, sobre todo, un temario, un estilo y una voz propia (y no hablo solo de lo hermoso y profundo de sus registros vocales). La prudencia y la sensación de que su crecimiento creativo aún no ha tocado techo invita a pensar en él no como una realidad, sino como un artista con un potencial incalculable. Ahora mismo está en un punto similar al de Lambchop (quizá porque su voz a menudo puede recordar a la de Kurt Wagner, aunque también a la de Eef Barzelay o incluso a la de Shane MacGowan) a la altura de “How I Quit Smoking”: habiendo roto la baraja de la americana con un primer disco y sentando el canon de su particular estilo con el segundo.

En directo se tiene la impresión de asistir en vivo al proceso de maduración de Hinson. Carismático, desenvuelto y simpático sobre las tablas, encuentra cada día más salidas a un sonido que corría el peligro de estancarse en un solo registro: el de la canción calma que se conduce hasta un subidón eléctrico que caracterizaba parte de su primer disco. Ahora tiene muchas más velocidades. Pero básicamente reduce su cancionero a la esencia y lo vigoriza gracias a una actitud interpretativa heterodoxa, con algo de teatro y mucho de expresividad. A los resultados de esta estrategia tampoco se le ven límites. Así que cuando vuelva, esperemos que de aquí a un año, más o menos, todavía estará más arriba de lo que ya está. Joan Pons 

 
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades

Casiotone For The Painfully Alone: la calidez. Foto: Juan Sala

 

Llámale pop

La noche pop del Rockdelux Music Weekend en Madrid (el 14 de octubre) estuvo más a tono con la línea de la revista. “Ayer parecía la fiesta del ‘Ruta 66’”, le comentaba con sorna un lector a sus amigos. Abrieron THE DEAD SCIENCE, procedentes de Seattle, cultivadores de un rock repeinado y pasional que no hace ascos a derivas épicas (se diría que tienen un punto ochentero). Guitarras y contrabajo dibujan melodías temblorosas y con pretensiones arty. En la recta final se apropiaron de “Sign Your Name” (el hit de Terence Trent D’Arby) para redibujarlo con pulso destemplado y no apto para radiofórmulas. No parecieron conectar mucho con el público, pero habrá que escucharles más antes de sentenciar.

Owen Ashworth, cuerpo y alma de CASIOTONE FOR THE PAINFULLY ALONE, tuvo a The Dead Science como banda de directo. El de Chicago arrancó solo, tras su teclado, combinando pegadizas bases tecno-pop con momentos donde casi cantaba a capela. Está claro que sabe sacar partido de la fricción entre letras amargas y estribillos contagiosos. Abrió fuego con “Nashville Parthenon”, un bonito alegato de amor frustrado y frustrante. Luego entró el grupo y se multiplicaron los matices. No creo que proceda comparar sus canciones con las de The Russian Futurists, aunque es fácil comprender por qué Matthew Adam Hart se ha enamorado del repertorio de Ashworth. Comparten un romanticismo con reborde dramático, pero nada quejica o estirado. Lo que está claro es que Casiotone For The Painfully Alone han montado un directo mucho más cálido y completo que The Russian Futurists, encerrados en la gelidez de sus bases pregrabadas y sus teclados. Aquí hay más matices y dinamismo. Temas primerizos como “Tonight Was A Disaster” ganan mucho cuerpo respecto a sus versiones grabadas.

Lo de la alemana Yvonne Cornelius, alias NIOBE (sólo actuó en Madrid), parecía a ratos una versión lo-fi de un grupo new romantic. Ella con su camisa blanca de chorreras, y su guitarrista sentado en la silla. Sencillas instrumentaciones electrónicas y orgánicas se entremezclaban buscando misterio y toque cool. Hubo inflexiones a lo Björk, alguna brisa de bossa nova y samples de canciones antiguas al estilo de CocoRosie. Apuestan por la sencillez y la delicadeza. Se nota que ponen pasión en lo que hacen. La pega: muchas veces resultan tan sutiles que da la impresión de que no hay canción bajo los susurros.

 
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades

Tunng: más folk que indietrónica. Foto: Juan Sala

 

En la noche pop de Barcelona no estuvo Niobe, pero sí FINAL FANTASY (que no se programó en Madrid). Según informa Carlos Calvo, Owen Pallett llegó de Málaga (donde había actuado la noche anterior en el AV-Cervantes) con el tiempo justo para ofrecer una repetición de su show del pasado Primavera Sound. Consiguió momentos bastante lucidos y llegó a deslumbrar al público que no le había visto antes.

La velada barcelonesa concluyó, tras un largo impasse de más de dos horas, en La [2] de Apolo con una sesión de DJ a cargo de DAVID GEDGE (que tampoco estuvo en Madrid). Sin preocuparse demasiado por enlazar los temas, el líder de The Wedding Present, asistido en la cabina por su novia, dedicó una hora y cuarto a sus favoritos: de Elvis Presley a Arctic Monkeys pasando por The Ronettes y The Strokes.

En Madrid (y también en Barcelona) los conciertos de la noche pop se cerraron con los británicos TUNNG, que ofrecieron su cara más hippy y menos indietrónica (en algún momento, sobre todo al final, parecía que iban a irse por el túnel kumbayá). Estos sí pueden presumir de tener canciones: sólidas, bien explicadas, quizá faltas de ese soplo que las haga especiales. No están a la altura de Vetiver o Herman Düne, aunque pueden enganchar a fans de ambos grupos. En directo se les nota sueltos y engrasados: despliegan dulzura en “Bodies”, densidad en alguna trágica balada folk y sentido del humor en “Engine Room” (“una canción sobre estar en una ‘rave’ en un barco y solo tener ganas de irte a casa”). Gustase más o menos, está claro que el día pop del Rockdelux Music Weekend madrileño justificó de sobra su existencia. Mola la chulería de que el cien por cien del cartel pop fueran grupos que nunca habían tocado en Madrid. Víctor Lenore

Estrella Levante SOS 4.8, La alegría de la huerta
Por José Manuel Caturla y David Saavedra
Primavera Sound, Días de brillo y purpurina
Por Rockdelux
Tanned Tin, A buen puerto

FESTIVAL (2010)

Tanned Tin

A buen puerto

Por Salvador Catalán y Luis Lles
Primavera Sound Touring Party (y 14), Final de trayecto
Por Gerard Casau
Faraday, A la virtud por la elegancia
Por Adrián de Alfonso y Jaume Ribell
Primavera Sound, La firmeza de una actitud
Por Rockdelux
Cruïlla Barcelona, Indignación y fiesta
Por Gerard Casau
PSM Festival, Fiesta para un amigo desaparecido
Por Asier Leoz
San Miguel Primavera Sound, Gran fiesta de la música
Por Rockdelux
Primavera Sound Touring Party (4), Redoble de tambores
Por Gerard Casau
Noise Pop 92, El inicio del indie
Por Gerardo Sanz
Primavera Sound Touring Party (3), Primeras personas
Por Gerard Casau
Sónar, El principio de los tiempos
Por Félix Suárez
Primavera Sound Touring Party (2), Nuevas sensaciones
Por Gerard Casau
San Miguel Primavera Sound, Una fiesta superpoblada
Por Rockdelux
Sónar, El bucle melancólico

FESTIVAL (2010)

Sónar

El bucle melancólico

Por Víctor Lenore y Luis Lles
Primavera Sound Touring Party (11), Cambio de fiesta
Por Gerard Casau
Bilbao BBK Live, El chico pega el estirón
Por Joseba Martín
Arriba