USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

FESTIVAL (2010)

Tanned Tin A buen puerto

Castelló, Teatre Principal y Sala Opal
28-31/1/2010
 
Tanned Tin, A buen puerto

Giant Sand, releyendo a Johnny Cash. Foto: Ismael Llopis

 

Con once ediciones a sus espaldas, la esencial cualidad del Tanned Tin sigue siendo esa innata capacidad para escuchar donde otros solo oyen. Una facultad que intenta contagiar a su público y que permite que su cartel –en esta ocasión, treinta y cuatro propuestas más fiesta de presentación– siga haciendo gala del equilibrio entre garantía y riesgo, entre previsión y sorpresa, para dar forma a su cotizada identidad.

Ni siquiera el retraso temporal –de noviembre a enero– generado por problemas de financiación distorsionó un ápice la filosofía de una edición que, pese al previo anuncio de cambio de ubicación, volvió a tomar el Teatre Principal de Castelló como base de sus conciertos nocturnos, desplazando el lugar para las matinales –El Aperitivo– desde el acogedor y céntrico, aunque restringido, Casino Antiguo hasta una espaciosa sala Opal en El Grao que permitió ganar otra zona urbana a la vez que se crecía en aforo y prestaciones.

 
  • Jason Urick

  • Sir Richard Bishop

  • Jamie Stewart

 

29, 30 y 31 de enero

La diáfana sala Opal permitió escuchar, beber e incluso almorzar a la luz del puerto de Castelló en una ceremonia colectiva donde las conversaciones del público interactuaron –por momentos, en exceso– con conciertos de reducido formato instrumental: del impasible ambient de JASON URICK a la deconstructora sesión protagonizada el mismo viernes 29 por la guitarra de SIR RICHARD BISHOP, continuador del espíritu libre de John Fahey; de la dispersa y desubicada punzada de JAMIE STEWART (Xiu Xiu), ya el sábado 30, al clasicismo folk-rock de un JOE PERNICE que desfiló por el cancionero de Pernice Brothers para terminar dando salida a su querencia por las versiones encarnada, entre otras, en un “I Go To Pieces” de Del Shannon que silenció murmullos. En el cierre del domingo, THE CLIENTELE refrendaron el óptimo estado de forma de un grupo a cuidar, al menos, tanto como ellos nos miman a nosotros.

 
  • David Thomas Broughton

  • Arborea

  • Dean & Britta

  • The Wave Pictures

  • Aidan Moffat & The Best Ofs

 

Jueves, 28 de enero

Aunque sus repetidas visitas a los escenarios españoles hayan minimizado su inicial impacto, DAVID THOMAS BROUGHTON parece guardar siempre un as en la manga para dar la enésima vuelta a sus canciones a imagen y semejanza de sus propios bolsillos. Y así ocurrió después de que McENROE y LACROSSE abrieran con decisión y desparpajo y antes de que ARBOREA estuvieran a punto de suspender a causa de una indisposición de su guitarrista. El influjo de la enfermedad contagió un manso set acústico trocado en peligrosa profesionalidad en el arranque de DEAN & BRITTA. Felizmente, el tándem fue de menos a más y cerró con nota con adaptaciones vía Luna de “Indian Summer” (Beat Happening) y “Bonnie And Clyde” (Gainsbourg).

Con THE WAVE PICTURES sucedió lo contrario que con Broughton: sus canciones, también las nuevas, sonaron efectistas, agarradas a su comunicativa dinámica para rebatir, sin mucha tesis, las imputaciones de grupo digno pero sobredimensionado. A continuación, GIANT SAND brindaron tributo deconstructivo al “At San Quentin” (69) del maestro Johnny Cash: no es fácil errar agarrado a clásicos del country como “I Still Miss Someone”, “I Walk The Line” o “Ring Of Fire” por más que Howe Gelb y su sólido grupo se aplicaran con gusto durante un recorrido jugoso que tuvo prolongación y cierre en otro ámbito, en otra (profunda) voz: la de un AIDAN MOFFAT & THE BEST OFS que saldaba cuentas con un inspirado concierto que el escocés debía –simbólicamente, claro– al Tanned Tin desde los tiempos de Arab Strap. Salvador Catalán

 
  • Thee, Stranded Horse

  • The Third Eye Foundation

  • Luke Haines

 

Viernes, 29 de enero

La segunda jornada en el Teatre Principal de Castelló sirvió en bandeja tres platos exquisitos: el desolador intimismo de THEE, STRANDED HORSE (el francés Yann Tambour), una suerte de Nick Drake con kora que, cuando canta en francés, se sitúa entre Dominique A y el Alan Stivell más bucólico; la sorpresa de CALLERS, un trío de Brooklyn que, cuando evita las tentaciones mainstream, bordea la perfección, con una cantante que utiliza su sobresaliente voz como un instrumento (a lo Julie Driscoll) y un guitarrista mayúsculo que crea alucinantes atmósferas armónicas; y el magnético nirvana de unos soberbios THE THIRD EYE FOUNDATION, con un feliz Matt Elliott al frente, que parece haber redescubierto la excitación de crear música electrónica. Una electrónica, en todo caso, que no proviene de Detroit, sino de Jamaica y con parada en los Balcanes. Su dub magmático, envuelto en realismo socialista, drum’n’bass, ruido, borbotones sonoros y pequeños oasis líricos de vientos y cuerdas, fue probablemente el mejor regalo de esta edición, a pesar de la no comparecencia del anunciado Yann Tiersen.

El resto del menú del día fue desigual: del mantra ambient de ECSTATIC SUNSHINE, más cerca de Fripp & Eno que de Fennesz, al desganado desafine de los canadienses PICASTRO (al final de su actuación preguntaron al público si preferían algo alegre o triste, el público les dijo que alegre, ¡y ellos arremetieron con la salmodia más fúnebre posible!), pasando por el evanescente manto sonoro de un esquivo y cabizbajo ROBIN GUTHRIE cada vez más próximo a la new age, la mezcla de post-rock camerístico y weird pop de unos SLEEP WHALE programados a una hora demasiado intempestiva, y el pop de pub inglés de un lisonjero LUKE HAINES en solitario reconvertido en Ray Davies lo-fi, con un puñado de buenas canciones que pierden puntos en su desnudez.

 
  • Kristofer Aström

  • Savage Republic

  • The Wowz

  • L'Altra

 

Sábado, 30 de enero

La última noche del festival comenzó con otro corazón herido, el del sueco KRISTOFER ASTRÖM, que concluyó su actuación con una revisión neofolk del “The Power Of Love” de Frankie Goes To Hollywood. Le sucedió la candorosa ingenuidad casi lacerante de los californianos SEA OF BEES (mucho mejor cuando se quedaba sola con su guitarra Julie Ann Bee) y otro de los hitos de esta edición: la sobrecogedora presencia de RICHARD BUCKNER, un cruce entre Tony Joe White, Damien Jurado y Townes van Zandt que, con su sencillo uso de loops y puentes sonoros, lleva la canción de autor a cumbres inalcanzables. Hipnótico. Después llegaría la neurótica tensión musical creada por los canadienses DD/MM/YYYY (léase Day Month Year), algo así como unos !!! que se hubieran pasado al math rock más incendiario, con mayor énfasis en el punk que en el funk. DEAN WAREHAM, que había actuado dos días antes como Dean & Britta, recuperó en un set de pura lisergia el repertorio dorado de Galaxie 500 con su voz quejumbrosa y ese restallante toque de guitarra tan próximo a los mejores Television.

El agresivo post-punk de los californianos SAVAGE REPUBLIC (como unos The Ex en versión macho) terminó en una orgía de bidón y batería. Por su parte, los neoyorquinos THE WOWZ, que incrementan su poderío con la voz de Julie LaMendola, cantante de los divertidos CHING CHONG SONG (el suyo fue el mejor pase en el íntimo Espacio B del entresuelo del Teatre Principal, como un cruce entre Kurt Weill y Tin Pan Alley), fueron otra de las grandes sorpresas de esta edición gracias a su batidora de estimulantes referentes: calipso, Rubettes, Shirelles, doo-wop, country, B-52´s, canciones infantiles y antifolk, mezclado y agitado con humor y grandes canciones. Pura dinamita cerebral. Y la noche se cerró con el contemplativo y etéreo post-rock de L’ALTRA. Una delicada nana muy adecuada para despedir el festival. Luis Lles

Etiquetas: 2010
Sónar, Regreso al futuro

FESTIVAL (2013)

Sónar

Regreso al futuro

Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Bilbao BBK Live, El chico pega el estirón
Por Joseba Martín
Sónar, Buenos tiempos para la épica
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
San Miguel Primavera Sound, Gran fiesta de la música
Por Rockdelux
Sónar, Todo cambia, todo permanece
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Día de la Música Heineken, Lujo en el Matadero
Por César Estabiel y Ramón Fernández Escobar
Primavera Sound Touring Party (y 14), Final de trayecto
Por Gerard Casau
Cruïlla Barcelona, Indignación y fiesta
Por Gerard Casau
Estrella Levante SOS 4.8, La alegría de la huerta
Por José Manuel Caturla y David Saavedra
Sónar, El bucle melancólico

FESTIVAL (2010)

Sónar

El bucle melancólico

Por Víctor Lenore y Luis Lles
Heineken Jazzaldia, Entre la piedra y la playa
Por Ricardo Aldarondo
Rockdelux Music Weekend, Puente en dos ciudades
Por Víctor Lenore y Joan Pons
San Miguel Primavera Sound, Crecer y crecer (sin desmerecer)
Por Rockdelux
Sónar, Como si no hubiera un mañana
Por Luis Lles y Llorenç Roviras
Primavera Sound, De hipster a normcore
Por Rockdelux
Sónar, El principio de los tiempos
Por Félix Suárez
Primavera Sound, La firmeza de una actitud
Por Rockdelux
Primavera Sound, Días de brillo y purpurina
Por Rockdelux
Arriba