USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (1987)

THE BLASTERS Baño de rock and roll

Barcelona, Salón Cibeles
3/2/1987
 
 

The Blasters eran los grandes ausentes de nuestros escenarios, situación a la que ya se ha puesto remedio. El grupo de los hermanos Alvin sigue haciendo lo mismo desde que empezaron; música americana, la misma que otros grupos con menos recursos venden con más fortuna.

Sin el soporte que supone un colchón como Lee Allen al saxo, apartado de la gira por motivos familiares, los Blasters siguen sonando compactos. Bill Bateman a la batería, sin florituras, conciso y efectivo, y John Bazz, peleando con chulería con su bajo, les dejaban los temas masticados a Phil y Dave Alvin, guitarras y voces. Rozando el lleno, la noche se inició con una dedicatoria al recientemente fallecido Hollywood Fats, guitarrista del grupo que sustituyó a Dave, quien ha regresado para esta gira a pesar de las discusiones con su hermano. Y continuó con un repaso del material ya grabado, pero ofreciendo versiones cambiadas en los breaks instrumentales.

El ritmo que llevaba el concierto –endiablado– hacía que cuando los Blasters atacaban composiciones en tempo medio –caso de “Colored Lights”– los presentes se dedicaron a reforzar el ritmo con palmas y a lo loco. Un “Mystery Train” muy alejado de la versión popularizada por el trío de Elvis puso la nota evolucionista. La Gibson 225 de Phil, más gastada que el tacón de John Lee Hooker, y las Stratocaster de Dave –entre ellas, una Mustang– nos trajeron sonoros recuerdos de heroicas épocas del rock and roll. Los Blasters lo hacen ahora sin trampa, y tirando de rock crudo.

Hacia el final del concierto, un elegante Dave con camisa blanca se animó a cantar, y de verdad que valió la pena. Lo suyo es un buen punto, y habrá que oírlo en el álbum que está preparando en solitario. Los empleados de la sala eran los únicos con ganas de terminar, pero los Blasters, ante el buen ambiente que se respiraba, tocaron y tocaron. Dos horas en el escenario para dar un baño de rock and roll a más de uno que yo me sé.

Etiquetas: 1987
MORRISSEY, Más sobrio que histrión
Por Joan Pons
RANDY NEWMAN, Teatro del bueno

CONCIERTO (2010)

RANDY NEWMAN

Teatro del bueno

Por Nando Cruz
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
LORDE, Diva fluorescente

CONCIERTO (2017)

LORDE

Diva fluorescente

Por Álvaro García Montoliu
JANELLE MONÁE, Así de atrevida

CONCIERTO (2011)

JANELLE MONÁE

Así de atrevida

Por Barracuda
PATTI SMITH, Caballos bajo el volcán
Por Juan Cervera
RUFUS WAINWRIGHT, La gran revisión
Por Juan Cervera
THE WEDDING PRESENT, Movimiento de muñecas
Por Ramon Súrio
DAVID SYLVIAN, Fino estilista

CONCIERTO (2001)

DAVID SYLVIAN

Fino estilista

Por Javier Pantoja
NICK LOWE, Orfebrería pop

CONCIERTO (2011)

NICK LOWE

Orfebrería pop

Por Alejandro G. Calvo
JOHNNY HALLYDAY, El otoño del rock
Por Gerard Casau
JOSÉ GONZÁLEZ & THE GÖTEBORG STRING THEORY, Lujo innecesario
Por Alejandro G. Calvo
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
SUFJAN STEVENS, Bonhomía, felicidad
Por Quim Casas
ELVIS COSTELLO, Deconstruido y mayúsculo
Por David Saavedra
THE FLAMING LIPS, Efectos especiales
Por Joan Pons
RICKIE LEE JONES, She's the boss

CONCIERTO (2011)

RICKIE LEE JONES

She's the boss

Por Joseba Martín
TOM WAITS, Conmoción

CONCIERTO (2008)

TOM WAITS

Conmoción

Por Ricardo Aldarondo
BILL CALLAHAN, Economía de genio
Por Abel González
LOS PLANETAS, Que sí, que sí

CONCIERTO (2015)

LOS PLANETAS

Que sí, que sí

Por Santi Carrillo
VAMPIRE WEEKEND, Optimismo enérgico
Por Llorenç Roviras
SMASHING PUMPKINS, Autocomplacencia
Por David Saavedra
PAUL McCARTNEY, Entre lo emocionante y lo ridículo
Por David Saavedra
Arriba