USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (2000)

THE FLAMING LIPS Efectos especiales

Por Joan Pons

Barcelona, Razzmatazz
14/12/2000
 
 

Son tantas las veces que nos han anunciado una actuación como un espectáculo diferente y original (que si lo de Beck es único, que si no habrás visto nunca nada parecido a Nine Inch Nails, que si lo de Chicks On Speed es algo más que un concierto...) que ya no nos lo creemos. Pero entonces llega el lobo de verdad y todo nuestro escepticismo y toda nuestra desconfianza se van por el desagüe. Así que vinieron por segunda vez a España The Flaming Lips, y con un concepto de directo que llevan más de un año y medio enseñando por todo el mundo (era un saldo de la gira de “The Soft Bulletin” en versión pobre: en otros conciertos les ha acompañado una orquesta de doce músicos) nos embelesaron. No a todos, es cierto. Cuando Wayne Coyne, Steven Drozd y Michael Ivins bajaron el telón tras un solitario y oportunísimo bis de “White Christmas” hubo quien se sintió desconcertado, quien echaba pestes del trío de Oklahoma, quien todavía no estaba seguro de si le había gustado o no... Daba igual. The Flaming Lips ya habían ganado la batalla contra la indiferencia desde el momento en que pisaron el escenario.

La verdad es que el atrezo, los trucos y las sorpresas escénicas de The Flaming Lips no son nuevos. Ya hemos visto otras veces conciertos con performances, luces estroboscópicas, theremines, megáfonos y proyecciones. Pero en manos de estos veteranos del subsuelo yanqui (casi veinte años, que se dice pronto, incordiando) parecen otra cosa. O mejor dicho, parecen realmente integrados dentro del concepto musical. Las proyecciones de los Teletubbies y el batería virtual en “A Spoonful Weighs A Tone” o de la orquesta de Leonard Bernstein en “Race For The Prize”, la sangre de mentira en “The Spark That Bled”, el cotillón de “She Don’t Use Jelly” (entonces sí pareció que estábamos en la fiesta de inauguración de Razzmatazz), la continua lluvia de confeti a la que se autosometía Wayne Coyne, la mini-cámara en el micro... todo un lujo de detalles extramusicales que funcionan como complemento imprescindible para entender el sentido del humor, el gran guiñol y la interactividad entre artista y público que proponen los chalados autores de “Zaireeka”. Quizá porque sin todos estos efectos especiales de feriante ahora mismo un concierto de The Faming Lips no tendría razón de existir.

Resumiendo: después de ver a Wayne Coyne y compañía sobre las tablas, se hace difícil escuchar “The Soft Bulletin” (que acaparó el 90% del repertorio) y no asociarlo inmediatamente a las imágenes o los ardides teatrales que lo adornaban en directo (“The Gash”, por ejemplo, ya siempre irá acompañada mentalmente por los saltitos acompasados de cinco bailarinas de aerobic). Comparar está feo, pero media un abismo entre The Flaming Lips y los Mercury Rev aburguesados que nos visitaron hace dos años. Unos parecían una banda de repertorio alternativa sin veneno, y los otros, incluso estando dentro del semimainstream, todavía son un hueso duro de roer, un culo de mal asiento y un grupo con una integridad a prueba de bombas. ¿Neosinfónicos? Eso es en otra ventanilla: en la de Grandaddy, como pudimos comprobar todos (incluido Wayne Coyne, que estaba entre los asistentes) el día después en Razzmatazz 2.

Etiquetas: 2000
SMASHING PUMPKINS, Autocomplacencia
Por David Saavedra
MORRISSEY, Más sobrio que histrión
Por Joan Pons
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
NICK LOWE & LOS STRAITJACKETS, Navidades twang
Por Ricard Martín
RICKIE LEE JONES, She's the boss

CONCIERTO (2011)

RICKIE LEE JONES

She's the boss

Por Joseba Martín
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Más de lo mismo
Por Santi Carrillo
THE EX, Banda mítica

CONCIERTO (2006)

THE EX

Banda mítica

Por Abel González
JOANNA NEWSOM, Epifanía

CONCIERTO (2007)

JOANNA NEWSOM

Epifanía

Por Joan Pons
LOS PLANETAS, Que sí, que sí

CONCIERTO (2015)

LOS PLANETAS

Que sí, que sí

Por Santi Carrillo
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
NIRVANA / BUZZCOCKS, El grunge que no cesa
Por Jordi Bianciotto
BILL CALLAHAN, De artesano a maestro
Por Ramón Ayala
THE WEDDING PRESENT, Movimiento de muñecas
Por Ramon Súrio
KANYE WEST, Top of the world

CONCIERTO (2006)

KANYE WEST

Top of the world

Por Gerardo Sanz
THE EVENS, Poder de transformación
Por David Saavedra
VIC CHESNUTT, Perturbador

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT

Perturbador

Por Roberto Herreros
BERT JANSCH, Lecciones de un maestro del folk turbio
Por Jordi Bianciotto
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
PATTI SMITH, Caballos bajo el volcán
Por Juan Cervera
JANELLE MONÁE, Así de atrevida

CONCIERTO (2011)

JANELLE MONÁE

Así de atrevida

Por Barracuda
LE TIGRE, La fiesta militante

CONCIERTO (2005)

LE TIGRE

La fiesta militante

Por David Saavedra
LORDE, Diva fluorescente

CONCIERTO (2017)

LORDE

Diva fluorescente

Por Álvaro García Montoliu
MARC ALMOND / LITTLE ANNIE / BABY DEE, Triple intensidad
Por Adrián de Alfonso
Arriba