USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT Perturbador

Madrid, Maravillas
9/3/1995
 
 

El carisma de Vic Chesnutt es especial. Su presencia conmueve, inquieta. Él solito se despliega y se recoge. Hace y deshace. Almacena pequeños sueños y luego los arroja al público.

Una guitarra española recubierta de pegatinas, dos pedales de efectos y su inseparable silla de ruedas observan el mundo desde un pedal flanger, que consigue dar forma a uno de los sonidos más marcianos que he tenido la oportunidad de escuchar. Más curioso que bonito, tal vez, pero sin duda perturbador. La belleza de Vic Chesnutt se encuentra semioculta. Hay que escarbar para penetrar en ella. La mitad del público, que se evaporó en la tercera canción, no lo sabía. Pero no importa. Balbucea algo en castellano. No le entendemos. “Perdonadme, sólo soy un americano estúpido”. Vuelve a sonreír y prosigue.

Quizá el concierto duró más de lo relativamente soportable, más cuando la sucesión de acordes era la misma para cada canción, pero, aun a pesar de los últimos veinte minutos, su actuación fue mágica. Y jamás olvidaré esa frase: “Por fin estoy libre de esperanzas”, dicha por un hombre al que, hace doce años, le quedaron paralizadas las dos piernas tras un accidente de tráfico. Impresionante, dramático y endiabladamente real.

Etiquetas: 1995
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Más de lo mismo
Por Santi Carrillo
GIL SCOTT-HERON, Leyenda afroamericana
Por Víctor Lenore
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
RANDY NEWMAN, Teatro del bueno

CONCIERTO (2010)

RANDY NEWMAN

Teatro del bueno

Por Nando Cruz
ELVIS COSTELLO, Deconstruido y mayúsculo
Por David Saavedra
ROCÍO MÁRQUEZ, Soberana

CONCIERTO (2015)

ROCÍO MÁRQUEZ

Soberana

Por Xavier Cervantes
MORRISSEY, Más sobrio que histrión
Por Joan Pons
PATTI SMITH, Caballos bajo el volcán
Por Juan Cervera
MARIA DEL MAR BONET, Reencuentro con “Alenar”
Por Santi Carrillo
GWAR, Onanismo mutante

CONCIERTO (1996)

GWAR

Onanismo mutante

Por Oriol Rossell
SMOG / PALACE, Doble apuesta segura
Por Gerardo Sanz
ELLIOTT SMITH, Calor y emoción

CONCIERTO (2000)

ELLIOTT SMITH

Calor y emoción

Por Raül Fernandez
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
ALLEN TOUSSAINT, Alma de Nueva Orleans
Por Jordi Bianciotto
RED HOT CHILI PEPPERS, Vigorosos y dinámicos
Por David Saavedra
THE EVENS, Poder de transformación
Por David Saavedra
RICKIE LEE JONES, She's the boss

CONCIERTO (2011)

RICKIE LEE JONES

She's the boss

Por Joseba Martín
LOS PLANETAS, Que sí, que sí

CONCIERTO (2015)

LOS PLANETAS

Que sí, que sí

Por Santi Carrillo
PETER HAMMILL, Incomparable

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL

Incomparable

Por Quim Casas y Julio Murillo
JOHN GRANT, El Grande

CONCIERTO (2011)

JOHN GRANT

El Grande

Por Ferran Llauradó
SUFJAN STEVENS, Bonhomía, felicidad
Por Quim Casas
BILL CALLAHAN, Economía de genio
Por Abel González
JAMES BLAKE / JAMIE WOON / JAMIE xx, Electrónica emocional
Por Llorenç Roviras
Arriba