×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT Perturbador

Madrid, Maravillas
9/3/1995
 
 

El carisma de Vic Chesnutt es especial. Su presencia conmueve, inquieta. Él solito se despliega y se recoge. Hace y deshace. Almacena pequeños sueños y luego los arroja al público.

Una guitarra española recubierta de pegatinas, dos pedales de efectos y su inseparable silla de ruedas observan el mundo desde un pedal flanger, que consigue dar forma a uno de los sonidos más marcianos que he tenido la oportunidad de escuchar. Más curioso que bonito, tal vez, pero sin duda perturbador. La belleza de Vic Chesnutt se encuentra semioculta. Hay que escarbar para penetrar en ella. La mitad del público, que se evaporó en la tercera canción, no lo sabía. Pero no importa. Balbucea algo en castellano. No le entendemos. “Perdonadme, sólo soy un americano estúpido”. Vuelve a sonreír y prosigue.

Quizá el concierto duró más de lo relativamente soportable, más cuando la sucesión de acordes era la misma para cada canción, pero, aun a pesar de los últimos veinte minutos, su actuación fue mágica. Y jamás olvidaré esa frase: “Por fin estoy libre de esperanzas”, dicha por un hombre al que, hace doce años, le quedaron paralizadas las dos piernas tras un accidente de tráfico. Impresionante, dramático y endiabladamente real.

Etiquetas: 1995
THE DISPOSABLE HEROES OF HIPHOPRISY / BASEHEAD, Renovación hip hop
Por Xavier Ferré
VAMPIRE WEEKEND, Optimismo enérgico
Por Llorenç Roviras
PAUL McCARTNEY, Entre lo emocionante y lo ridículo
Por David Saavedra
JAMES BLAKE / JAMIE WOON / JAMIE xx, Electrónica emocional
Por Llorenç Roviras
PAOLO CONTE, Puro lujo piamontés
Por Ferran Llauradó
THE FLAMING LIPS, Efectos especiales
Por Joan Pons
ETTA JAMES, R&B del original

CONCIERTO (1989)

ETTA JAMES

R&B del original

Por Jordi Turtós
ARCADE FIRE, Épica desmedida

CONCIERTO (2016)

ARCADE FIRE

Épica desmedida

Por Jaime Casas
JOHN ZORN'S COMPLETE MASADA, Constelación
Por Quim Casas
DEEE-LITE, Intento frustrado

CONCIERTO (1991)

DEEE-LITE

Intento frustrado

Por Luis Hidalgo
ALLEN TOUSSAINT, Alma de Nueva Orleans
Por Jordi Bianciotto
PRINCE, Magnetismo animal

CONCIERTO (1990)

PRINCE

Magnetismo animal

Por Ramon Súrio
RED HOT CHILI PEPPERS, Vigorosos y dinámicos
Por David Saavedra
CRYSTAL CASTLES, Angustia y arrebato
Por Ruben Pujol
GIL SCOTT-HERON, Leyenda afroamericana
Por Víctor Lenore
RIHANNA, Se olvidó del Caribe

CONCIERTO (2011)

RIHANNA

Se olvidó del Caribe

Por Barracuda
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
JOANNA NEWSOM, Celestial

CONCIERTO (2011)

JOANNA NEWSOM

Celestial

Por Ruben Pujol
NEIL YOUNG, Rock In Rio

CONCIERTO (2008)

NEIL YOUNG

Rock In Rio

Por Víctor Lenore
THE BLASTERS, Baño de rock and roll
Por Joan Ribera
THE EVENS, Poder de transformación
Por David Saavedra
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Inolvidable

CONCIERTO (1981)

BRUCE SPRINGSTEEN

Inolvidable

Por Ignacio Julià
Arriba