Cargando...
 

CONCIERTO (2002)

YOUSSOU N'DOUR Sublime

Barcelona, Bikini
3/11/2002
 
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

Plegarias atendidas. El renacimiento de Youssou. Foto: Òscar Giralt

 

Este año se han visto cosas sobresalientes en directo, pero ninguna como esta. Superando a The Moldy Peaches en el Primavera Sound, a Mary Gauthier en La Boîte, a ESG en el Periferias oscense y a Bruce Springsteen (a pesar de la decepción de los temas de su último disco) en el Sant Jordi, Youssou N’Dour, el León de Dakar, se alzará probablemente con el premio al mejor concierto de la temporada. Fue sublime, créetelo.

N’Dour, la más grande superestrella africana, siempre en compromiso con la libertad desde un panafricanismo generoso, se ha situado de nuevo en lo alto con un disco notable y amigablemente cargado de buena voluntad, esperanza, amor y respeto: “Nothing’s In Vain (Coono du réér)”, su octavo álbum no recopilatorio, al que solo le sobran un par de tontas concesiones debidas a la firma de Pascal Obispo y sus amigos franceses.

Por fin parece haber dado carpetazo a su travesía mainstream occidental con una razonable vuelta a los orígenes; en Senegal, no obstante, continúa editando para el mercado local casetes siempre recomendables desde su sello Jololi y facturadas desde su estudio Xippi, en Dakar, donde reinvierte sus ganancias y crea riqueza autóctona gracias a su internacionalmente exitosa música senegalesa urbana. En “Nothing’s In Vain” hay instrumentos tradicionales presidiendo un acertado acercamiento al pop africano más rutilante y contagioso, pero sin perder la esencia mbalax que nadie mejor que él definió con el legendario “Immigrés” hace ya dieciocho años.

En Bikini descorchó ese estado de gracia que pocas veces se brinda desde arriba: más de dos horas de magia y precisión escanciadas por trece músicos y coristas entregando la felicidad con las manos abiertas para que la recogieran los levitantes espectadores de un domingo por la noche. La kora (arpa de veintiuna cuerdas), el balafón (xilófono), el xalam (laúd de cinco cuerdas) y el riti (violín de una cuerda) que nutren de vida su disco fueron sustituidos óptimamente por un sintetizador nada ofensivo que supo mantener el tempo requerido en todo momento, excepto en un innecesario “7 Seconds” donde N’Dour echó mano de su hermana Viviane, ya presente en las segundas voces, para sustituir a Neneh Cherry. Una anécdota que no empañó los logros de una noche inolvidable.

 
YOUSSOU N'DOUR, Sublime

El León de Dakar mostró su reinado. Foto: Òscar Giralt

 

Sorpresa: a pesar de que el concierto fue anunciado con poco tiempo (no es buena estrategia querer hacer coincidir las presentaciones en directo con la edición casi simultánea de los discos correspondientes; solo una semana), el Bikini se asemejaba a un club de Dakar. Ambiente proafricano plagado de senegaleses, a quienes se dirigió en wolof para explicarles que aquel momento formaba parte de una gira benéfica para recaudar fondos a favor de los familiares de las víctimas del trágico hundimiento del barco en la región de Casamance, al sur de Senegal; el público regaló dinero en efectivo a pie de escenario como si se tratase de una ofrenda religiosa qawwali, a lo Nusrat Fateh Ali Khan. Acabó cantando con ellos el himno de su país.

La voz mineral de Youssou, esa plata líquida de la que hablaba Peter Gabriel, su protector y finalmente lastre, se impuso con emoción y versatilidad sobre los complejos trenzados polirrítmicos de su portentosa sección percusiva, vitamina para los pies, cariño para las orejas. Nunca unos solos tuvieron tanta lógica: muy elaborados en su vertiginosa estructura, con esos envolventes acabados en espiral, especialmente punteados por el minúsculo tambor de axila, conocido como tama, que procura un batir seco y frenético, bastón sobre cuero.

¿Nuevos momentos clave? La acústica y espeluznantemente bella “Tan bi”, con su costumbrismo apto para que el león ruja con la caricia de su mayestática, escalofriante voz, y la reflexiva “Li ma weesu”, lo que debería ser un hit universal en un planeta perfecto que desgraciadamente no es este, con esas coristas superiores y fastuosamente ataviadas insuflando vida a esta ingenua pero bonita renuncia al paso del tiempo, entre el candor y la emoción. Ahí estalló una noche africana ya encendida y se desató la furia de los elementos: alegría y felicidad en estado puro; todos bailando, desde el escenario, con espontáneos deseosos de compartir su momento de gloria, hasta el mismo vestíbulo de entrada a la sala, en un juego improvisado de retos coreográficos adornados con la elegancia física de, probablemente, una raza superior: la belleza en movimiento.

Del triunvirato mítico que revolucionó la música africana a mediados de los ochenta, Ray Lema, Salif Keita y él, solo ha quedado un rey. Como susurraba un día el sabio de Belfast: “Listen to the lion, listen to the lion...”.

Etiquetas: 2002
GEORGE CLINTON, Tres horas sin freno
Por Quim Casas
NIRVANA / BUZZCOCKS, El grunge que no cesa
Por Jordi Bianciotto
BRUCE SPRINGSTEEN & THE E STREET BAND, Más de lo mismo
Por Santi Carrillo
THE SUGARCUBES, Desconcertante

CONCIERTO (1988)

THE SUGARCUBES

Desconcertante

Por Félix Suárez
THE EX, Banda mítica

CONCIERTO (2006)

THE EX

Banda mítica

Por Abel González
BILL CALLAHAN, Economía de genio
Por Abel González
THE DRUMS / OKKERVIL RIVER, Buen programa doble
Por César Luquero
VIC CHESNUTT, Perturbador

CONCIERTO (1995)

VIC CHESNUTT

Perturbador

Por Roberto Herreros
DAVID SYLVIAN, Fino estilista

CONCIERTO (2001)

DAVID SYLVIAN

Fino estilista

Por Javier Pantoja
PAVEMENT, Anarquía ruidista

CONCIERTO (1992)

PAVEMENT

Anarquía ruidista

Por Juan Cervera
JOSÉ GONZÁLEZ & THE GÖTEBORG STRING THEORY, Lujo innecesario
Por Alejandro G. Calvo
RODRIGUEZ, Espejismo

CONCIERTO (2013)

RODRIGUEZ

Espejismo

Por Ricard Martín
PUBLIC ENEMY, Lo mejor

CONCIERTO (1990)

PUBLIC ENEMY

Lo mejor

Por Santi Carrillo
MORRISSEY, Más sobrio que histrión
Por Joan Pons
GIL SCOTT-HERON, Leyenda afroamericana
Por Víctor Lenore
REFUSED, Comunión hardcore

CONCIERTO (2012)

REFUSED

Comunión hardcore

Por Llorenç Roviras
PETER HAMMILL, Incomparable

CONCIERTOS (1986)

PETER HAMMILL

Incomparable

Por Quim Casas y Julio Murillo
VAMPIRE WEEKEND, Optimismo enérgico
Por Llorenç Roviras
NICK CAVE, Variétés

CONCIERTO (2009)

NICK CAVE

Variétés

Por Luis Troquel
NICK LOWE, Orfebrería pop

CONCIERTO (2011)

NICK LOWE

Orfebrería pop

Por Alejandro G. Calvo
DANIEL JOHNSTON, La fuerza del cariño
Por Joan Pons
COWBOY JUNKIES, Deliciosos

CONCIERTO (2001)

COWBOY JUNKIES

Deliciosos

Por David Saavedra
LE TIGRE, La fiesta militante

CONCIERTO (2005)

LE TIGRE

La fiesta militante

Por David Saavedra
Arriba