×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 
ENRIQUE SIERRA (1957-2012)
ENRIQUE SIERRA (1957-2012)

El guitarrista Enrique Sierra se convirtió en un elemento fundamental en la carrera de Radio Futura. Foto: Chusmi10

 

Ayer, 18 de febrero, Enrique Sierra fue incinerado en el cementerio de La Almudena de Madrid. Y por primera vez en mucho tiempo, despidieron al guitarrista de RADIO FUTURA tres de sus compañeros de la banda que grabó “Música moderna” (1980): Herminio Molero, Santiago Auserón y su hermano Luis. Periódicos y telediarios dieron la noticia de su muerte, acaecida el 17 de febrero, destacando la importancia que tuvo Radio Futura en los días de la movida madrileña y el papel de Enrique en el sonido de canciones tan conocidas como “La estatua del jardín botánico”, “Escuela de calor” o “La negra flor”.

Pero Sir Henry –tal era su alias artístico cuando formó parte de KAKA DE LUXE–también había sido parte esencial de ese proyecto protopunk que nació en el Rastro a finales de 1977 cuando Fernando Márquez “El Zurdo” y la mexicana Alaska se encontraron con Carlos Berlanga y Nacho Canut en la Plaza Vara del Rey. Manolo Campoamor, un chico que acababa de llegar de Suiza, y a quien Alaska conoció en la discoteca M&M, sería el cantante principal.

Los primeros ensayos tuvieron lugar en casa de Enrique, quien ya había estado antes en un grupo de rock –VIBRACIONES–, y que además de tener una guitarra eléctrica sabía tocarla. Poco a poco fueron saliendo canciones –las que se editarían en un primer EP en 1978, las que años mas tarde verían la luz como “Las canciones malditas” (1983) y unas cuantas más–, pero las diferencias entre el Zurdo y Carlos Berlanga y el servicio militar de Enrique y Nacho acabaron con Kaka de Luxe.

Mientras tanto, el artista multimedia Herminio Molero estaba recibiendo en su local del barrio de Quintana a varios de los talentos musicales desperdigados que andaban por Madrid con la intención de hacer un grupo rompedor, que modernizara el panorama de la música española, y allí recaló un tal Santiago Auserón que empezó tocando la batería. Luego apareció su hermano Luis –eran los Corazones Automáticos, que también escribían en ‘Disco Expres’–, Jose (luego Kikí d’Akí tras Las Chinas), otra chica llamada Miriam, Carlos Berlanga, Manolo Campoamor, Javier Furia y, por último, Herminio llevó a Enrique.

 
ENRIQUE SIERRA (1957-2012)

Portada de la revista ‘Rock Espezial’ (mayo 1984) con motivo de la edición del LP de Radio Futura “La ley del desierto / La ley del mar”.

 

Entonces, Santiago Auserón dejó la batería, cogió la guitarra y junto a Javier Furia y Herminio Molero empezaron a dar forma a las canciones que iban componiendo entre todos. Luis se hizo cargo del bajo y Enrique de la guitarra. En pocos meses, ya tenían un repertorio lo bastante consistente y ensayado con el que salir a la calle. Herminio ya había actuado con Araxes II, Enrique con Vibraciones y Kaka de Luxe, y Santiago, Luis y Javier no tardaron en demostrar su valía en los conciertos que dieron en el Teatro Alfil, en el Martín o en Badalona de teloneros de Elvis Costello (13 de noviembre de 1979). E incluso en la gira que hicieron por Alicante, Murcia y Bilbao.

Pero en cuestión de pocos meses, se dieron cuenta de que la compañía discográfica no estaba por la labor de dejarlos actuar con libertad, y Santiago, Luis y Enrique, junto con el batería Solrac, tomaron las riendas del grupo. Trabajando en el local, fueron creando un tipo de canciones –“La estatua del jardín botánico”, “Rompeolas”, “Tus pasos” o “Dance usted”– que a Hispavox no le gustaron, pero que fuimos programando en Radio 3 junto a las maquetas de lo que sería su siguiente álbum –el primero ya sin Herminio Molero ni Javier Furia–, “La ley del desierto / La ley del mar” (1984).

Fue una refundación de Radio Futura que daría buenos frutos –grandes canciones, éxito de crítica y público– y en donde el papel de Enrique Sierra como guitarrista se fue afianzando ya desde “Escuela de calor”, con un riff y un punteo que engancha de principio a fin, y que mereció convertirse en instrumental por derecho hasta convertirse en un “Entre dos aguas” radiofuturista.

Enrique Sierra se convirtió en un elemento fundamental en la carrera de Radio Futura: en la composición de las canciones, en las grabaciones de los discos y en los directos, donde con sus peinados imposibles, su ropa futurista y su elegancia tocando la guitarra enriquecía la imagen y el sonido de una banda que destacaba de todas las demás.

Así es como se le recordará en la historia de la música pop española, aunque quienes tuvimos la suerte de conocerlo más de cerca lo echaremos de menos también por su simpatía, amabilidad, sencillez y entereza en la lucha contra una enfermedad hereditaria que le afectó a los riñones durante años y finalmente desencadenó su muerte.

 

Radio Futura: "Escuela de calor" (1984), una de sus canciones más emblemáticas y donde destaca el riff y el punteo de Enrique Sierra.

 
Publicado en la web de Rockdelux el 19/2/2012
Arriba