×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”

Los siete minutos de la ya histórica “Islamabad” plantean una concepción compleja en su generación de discurso artístico a partir de significados opuestos. Foto: Alfredo Arias

 
 

FREESTYLE (2017)

LOS PLANETAS Acontecimiento “Islamabad”

Llegó por fin el nuevo álbum de Los Planetas tras siete años de espera: “Zona Temporalmente Autónoma” (puedes leer sobre ello en la entrevista del Rockdelux 359). La que ya es una de las bandas más importantes de la historia del rock español ha alcanzado una nueva cumbre musical. En el tema “Islamabad”, Los Planetas parten de tesis de Hakim Bey para construir una dialéctica de cosmovisiones antagónicas, y en el camino revelan las contradicciones implícitas de las posiciones antisistema: estas no pueden generalizarse, salvo que se niegue todo orden. Pepo Pérez escribe sobre las impresiones que le produce escuchar “Islamabad”.

“Yo ya era seguidor de su trabajo. Son el tipo de artistas que captan el pulso de la calle”, declaraba J, de Los Planetas, sobre el trapper Yung Beef en Rockdelux 359 (marzo 2017). “Un día cogí una canción suya, saqué los acordes con la guitarra, pero no podía cantarla como lo hace él, así que pensé en meter una letra que fuera más propia de mi edad”. El resultado, “Islamabad” (2017), no es una versión propiamente dicha de la estupenda “Ready pa morir” (2015), sino una obra autónoma que parte de esta última. Aplicando estrategias de la música popular (la folclórica, no la de la industria cultural), del apropiacionismo “barroco” en el arte moderno pos-Duchamp y de usos habituales en la tradición derivada del hip hop (empleo de muestras y bases de otros músicos para realizar canciones propias), la banda granadina ha construido un inesperado monumento de arte contemporáneo.

Los siete minutos de la ya histórica “Islamabad” plantean una concepción compleja en su generación de discurso artístico a partir de significados opuestos. En una cascada apoteósica que amontona capas semióticas e insólitos cambios de perspectiva, “Islamabad” contrapone cosmovisiones antagónicas. Por un lado, la religiosa, que incluye alusiones a ideas filosóficas del Corán; un punto de vista refrescante en estos tiempos de “choque de civilizaciones” y refugiados musulmanes que se vocaliza, además, con acento granaíno de resonancias mudéjares, entre el rap y la oración. Por otro, una perspectiva nihilista/amoral que niega la existencia de Dios más allá de nuestra mente y llega a presumir, como Lars von Trier en “Melancolía” (2011), que solo hay vida en la Tierra y que todo el universo conspira contra nosotros. “Deberías temerle al Todopoderoso / porque él quiere vernos muertos a todos”. Acaso, como se decía en “Melancolía”, porque la vida es el “mal”. “Yo creo en cosas que no se pueden decir”, cantaba Yung Beef con su propio acento granaíno en “Ready pa morir”.

“El espacio es infinito y estamos solos / Todo es inerte, solo estamos nosotros”. Si J tiene razón aquí, el destino del ser humano no está escrito en ninguna parte, como creía el Nobel Jacques Monod, uno de los científicos que consideraba la vida como una aberración única por improbable: podemos ELEGIR en un drama cósmico impersonal, majestuoso pero irrelevante, ante un Dios que no podrá juzgar nuestros actos, ciego por inexistente. Y ese “deberías temerle al Todopoderoso” nos recuerda la función religiosa (también católica) de marcar los límites humanos frente a las fantasías de la voluntad “sin límites” del capitalismo, protestante en origen.

 
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”

La banda granadina ha construido un inesperado monumento de arte contemporáneo.

Foto: Alfredo Arias

 

Dios sabrá vengarnos, Dios es grande siempre

Pero la religión también implica poder, ordenación de la comunidad, y, desde la idea de dividir el Todo incomprensible (“Dios”) al cambiarle el nombre según las culturas (“lo que consigues es partirnos en bandos”), la canción se adentra en la política e historia humanas: la intolerancia, la guerra, los paraísos fiscales, los atentados, las estrategias del capitalismo tardío para reproducirse en tiempos de recesión y quitarnos “lo poco que hemos conseguido / en cientos de años y millones de muertes / de las hermanas y hermanos más inocentes”. Hay que tener mucho atrevimiento e inspiración para meter todo eso en una misma canción: lo minúsculo y lo sideral, lo alto y lo bajo, lo sublime y lo pedestre, la existencia de Dios y su muerte, la razón ilustrada y los mitos, la tradición cultural occidental y oriental, la lucha de clases y de religiones. El golpe final es el estribillo de Yung Beef: “Aunque no consiga nada / tuve mucha ambición”. Ante la imposibilidad de creer en sistema alguno –el gusto por el sistema es una “falta de probidad”, según Nietzsche–, ante la inmensidad de un vacío inaprensible, solo nos queda nuestra vida y el proyecto que implica vivirla. Un poco como en “El árbol de la vida” (2011) de Terrence Malick, pero en rock espacial granadino. Con ecos de las letras de las canciones de Lole y Manuel, me apunta Santi Carrillo, por su clima poético-naturista-religioso. Muy apegadas a la tierra y, a la vez, al cielo.

Esta genial perspectiva múltiple es lo que el neoyorquino Hakim Bey denomina “nomadismo psíquico” en el ensayo que da título al nuevo disco de Los Planetas, “Temporary Autonomous Zone” (1991): un “cosmopolitismo del desarraigo” que, ante la muerte de Dios, se abre a “una visión del mundo con múltiples perspectivas y posideológica capaz de moverse ‘desarraigada’ desde la filosofía hasta el mito tribal, desde las ciencias naturales hasta el taoísmo; capaz de ver por primera vez como a través de los ojos de un insecto dorado, cada faceta ofreciendo una visión de otro mundo completamente diferente”. Siguiendo las tesis anarquistas de Bey, que rechaza la revolución porque implica un nuevo poder estatal pero acoge la revuelta incesante, Los Planetas, creadores ya de su propia industria alternativa –porque el capitalismo lo ampara todo en su seno: un oxímoron más–, proponen la construcción de “zonas temporalmente autónomas” fuera del control estatal-corporativo, hasta que son descubiertas por este y deben reconstruirse en otros ámbitos. Algo que, por ejemplo, ya ha sucedido con internet, frente al “paraíso adánico” que fue entre los noventa y algún momento de la década pasada. Guardemos, pues, el secreto en páginas IMPRESAS, ocultas a la vigilancia digital.

 

LA MEDICACIÓN DE LAS CALLES

“Islamabad”

Tú sabes perfectamente lo que estoy diciendo
Entiendes perfectamente lo que pretendo
Intentar convencerte es perder el tiempo
A ti lo que te pasa es que tienes miedo a lo que no conoces
Te crees que sabes todo y ninguna persona puede saberlo todo
El hombre llama Dios a todo lo que no conoce
Solo es un concepto humano, solo es un nombre
Solo existe en nuestra cabeza, es ahí donde tiene la fuerza
Es inútil negar su existencia, todo el mundo lo tiene en la conciencia
Si lo nombras, todos sabemos lo que dices
Si le cambias el nombre, lo que consigues es partirnos en bandos
Y si nos divides, promueves la guerra
Ten cuidao con lo que dices

Pero tú lo que quieres es dividirnos
Porque tienes miedo de perder tu sitio
Sabes que sin violencia estarías perdido
Y le metes tu mierda de miedo en el hocico
A los ignorantes y a los corrompidos
A gregarios y serviles a los que has dormido
Con tele mala y con ansiolíticos
Pa quitarles lo poco que hemos conseguido
En cientos de años, con millones de muertes
De las hermanas y hermanos más inocentes
Muertos a vuestras manos, basura indecente
Dios sabrá vengarnos, Dios es grande siempre

Tus atentados son de falsa bandera
Atacas a los tuyos por dinero
Que te llevas a paraísos fiscales
Dinero con sangre
De tus hermanos a los que traicionaste
Tú le tienes miedo a lo que estoy diciendo
No quieres que nadie sepa lo que pienso
Niegas lo que nuestros ojos están viendo
Eres enemigo de cualquier conocimiento
Y deberías temerle al Todopoderoso
Porque él quiere vernos muertos a todos
El espacio es infinito y estamos solos
Todo es inerte, solo estamos nosotros
Luchando contra la naturaleza
Porque solo existe vida en este planeta
El milagro es que crezcan flores en la tierra
Al final siempre recoges lo que siembras

Estoy cayendo parriba
Madre, dame la bendición
Aunque no consiga nada
Tuve mucha ambición
Las calles están malas
Necesitas medicación
Antes no le temía a nada
Y ahora le temo a perderlo to

Estoy cayendo parriba
Madre, dame la bendición
Aunque no consiga nada
Tuve mucha ambición
Las calles están malas
Necesitas medicación
Antes no le temía a nada
Y ahora le temo...

Publicado en la web de Rockdelux el 24/3/2017
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
Recuerdos, Fuimos felices aunque ya no me acuerde
Por Jesús Llorente
LOU REED, “Berlin” en Berlín
Por Nando Cruz
Yo inventé el gafapastismo, ¿Qué es lo hipster?
Por Ignacio Julià
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco
Por David S. Mordoh
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
MORENTE, Y la voz torcida de los heterodoxos
Por Fernando Alfaro
Cajas que encajan, Razones sentimentales
Por Jesús Llorente
La revolución digital, El fin del mundo (conocido)
Por Ramon Llubià
MORENTE & MARIO PACHECO, Luz y dolor
Por Gabriel Núñez Hervás
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
NEW ORDER, (Sublimes) Gilipollas

FREESTYLE (2012)

NEW ORDER

(Sublimes) Gilipollas

Por Ignacio Julià
Identidad y música, Reflexiones en el campus
Por Andrés García de la Riva
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
Los beneficios del llanto, Risas y penas
Por Jesús Llorente
MARK KOZELEK, Ese hombre

FREESTYLE (2014)

MARK KOZELEK

Ese hombre

Por Jesús Llorente
Creem, Celulosa zombi

FREESTYLE (2017)

Creem

Celulosa zombi

Por Jaime Gonzalo
BOB DYLAN, Esto no es lo que parece
Por Jesús Llorente
La puta calle, Tierra de todos, tierra de ellos
Por Jaime Gonzalo
Secuelas del punk, Una costosa inversión
Por Jaime Gonzalo
JOHN HUSTON, El pesimista socarrón
Por Ignacio Julià
ANDY WARHOL, Madrid me mata

FREESTYLE (1983)

ANDY WARHOL

Madrid me mata

Por Diego A. Manrique
Arriba