USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2016)

BEYONCÉ ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?

“Lemonade”, obra magna de la diva pop y celebración de la feminidad negra, lava los trapos sucios del matrimonio Carter-Knowles ante la mirada, entre sorprendida y admirada, de medio mundo. El sexto álbum en solitario de la artista, doce videoclips con colaboraciones estelares tanto en lo musical como en lo visual, se ha convertido en el evento discográfico del año. Marta Salicrú analiza el caso.

Hay un abismo entre la Beyoncé que nombró la gira de presentación de su anterior álbum homónimo (2013) con el apellido de su marido (The Mrs. Carter Show World Tour), y que el 24 de marzo de 2014 animaba al público del Palau Sant Jordi de Barcelona a saludarla con su nombre de casada –”Hey, Mrs. Carter”, incitaba al “call and response”–, y la Beyoncé que hace añicos las ventanillas de los coches aparcados con un bate de béisbol preguntándose “What’s worse, lookin’ jealous or crazy?” (“¿Qué es peor, parecer celosa o loca?”) en el videoclip de “Hold Up”, uno de los hitos de “Lemonade” (2016), su sexto álbum en solitario y hasta ahora su obra magna. Si nos llegara la vista, en el fondo de ese abismo quizá veríamos lo que provocó el incidente en el ascensor entre Jay-Z, alias del rapero y empresario Shawn Carter, marido de Beyoncé y padre de su hija, y Solange Knowles, su hermana pequeña, que en mayo de 2014 se abalanzó toda puñetazos y patadas contra su cuñado ante una Beyoncé impávida, quedando inmortalizados por una cámara de seguridad: una de las pocas brechas en la privacidad que rodea al matrimonio Carter-Knowles. El comunicado conjunto posterior afirmaba que la familia había resuelto sus diferencias, invitando a no meter más las narices en el asunto.

Que haya o no relación entre lo sucedido en ese ascensor y “Lemonade” es pura especulación. Pero el hecho es que Beyoncé Knowles ha publicado un disco conceptual que tiene como eje central el dolor que provoca en una mujer el adulterio de su marido. Y el mundo –la publicación de “Lemonade” se ha convertido en el evento musical del año– ha decidido que es una obra confesional. Los vídeos domésticos incluidos en el collage audiovisual que es “Lemonade” –como su antecesor, se ha publicado en formato de álbum visual: doce clips unidos a través de interludios en los que Knowles recita a la poeta africana Warsan Shire– contribuyen a dar la sensación de que Bey está lavando trapos sucios, camisas de su esposo que huelen a otra mujer. El título surge de una cita de la abuela de Jay-Z, que afirma que la vida le sirvió limones y ella hizo limonada. Beyoncé ha hecho “Lemonade”.

El álbum se divide en capítulos nombrados a partir de una interpretación libre de los diferentes estadios del duelo, y hay mucha ira. “Who the fuck do you think I am? You ain’t married to no average bitch, boy” (“¿Quién coño te crees que soy? No estás casado con una puta del montón, niño”), escupe rabiosa Beyoncé en “Don’t Hurt Yourself”, verbalizando con la boca sucia la ironía de ser una de las mujeres más admiradas del planeta y llevar cuernos. La acompaña aquí Jack White, que cofirma y coproduce el tema más rock del álbum. El ex The White Stripes –uno de los muchos colaboradores en el disco, entre los que destacan Kendrick Lamar, The Weeknd, James Blake y Diplo– ejerce de embajador de Tidal, el servicio de streaming –del que es socio con Jay-Z– que estrenó en exclusiva “Lemonade”: después se puso a la venta en iTunes, pero quien crea que Bey hará como Kanye, que se acabó bajando sus pantalones Yeezy y colgó “The Life Of Pablo” (2016) en Spotify (no como Taylor Swift, “esa puta a la que hice famosa”, que vendió nueve millones y medio de copias de “1989” sin pasar por el aro verde), puede esperar sentado.

El negocio que “Lemonade” ha significado para Tidal (“middle fingers up” para quien se haya suscrito a la plataforma para ver el disco de Beyoncé) no es el único favor que la señora Carter ha hecho con el álbum a su marido: entre la bronca hay product placements del champán y el coñac de lujo propiedad de Jay-Z. Porque, a pesar de las amenazas (“If you try this shit again, you’re going to lose your wife”), “Lemonade” –spoiler alert– acaba con final feliz: Jay-Z hace acto de presencia en el clip de “Sandcastles”, en el capítulo “Forgiveness” (“Perdón”). De los protagonistas del incidente del ascensor, la única ausente en “Lemonade” es Solange, a pesar de que el imaginario visual del disco celebra la feminidad negra (con cameos de Serena Williams, Zendaya, la modelo Winnie Harlow o el dúo Ibeyi) y de que tiene Nueva Orleans, donde vive la hermana de Beyoncé, como escenario principal.

Rockdelux 300, Especial con fotos
Por Santi Carrillo
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
Charlie Hebdo (II), “Esto no es una pipa, imbécil”
Por Pepo Pérez y Raúl Minchinela
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
Fortunate Son, Ya hay sida para todos: blancos, negros, homos y heteros
Por Javier Pérez Andújar
La música de BCN, Triple aniversario
Por Gerard Casau, Barracuda y Ricard Martín
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
Arriba