USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2012)

BOB DYLAN El mejor medio siglo de la historia

Bob Dylan debutó en 1962 con “Bob Dylan”, el disco de folk que lo presentó en sociedad. Cincuenta años después, llegó “Tempest” (2012), su álbum número treinta y cinco, con Dylan convertido en el mito por excelencia de la historia de la música rock y sus géneros asociados, la indiscutible referencia clásica a la que el paso del tiempo parece sentar cada vez mejor. Sobre todo, desde 1997, cuando editó “Time Out Of Mind”, obra que inició una serie maestra difícil de superar: cinco discos seguidos a un nivel de notable o sobresaliente, igualando su mejor racha de mediados de los sesenta. En el verano de 2012 pudimos comprobar su buen estado de forma en directo, al que se añadió la sorpresa de un insospechado cambio de actitud que hizo menos ariscos sus siempre esquivos shows. Santi Carrillo lo vio en Benicàssim.

A los cincuenta años de la edición de su primer disco, que celebrará este mes con “Tempest” (2012), su álbum número treinta y cinco, Bob Dylan sigue en permanente estado de gracia, como demuestran sus últimos episodios discográficos, una especie de tercera juventud creativa que arrancó con “Time Out Of Mind” (1997), continuó con “Love And Theft” (2001) y “Modern Times” (2006) y se confirmó con “Together Through Life” (2009). Sobresalientes nuevas pruebas del mito moderno más duradero, una leyenda de largo recorrido que se engrandece todavía más en sus conciertos abruptos y sin concesiones a la complacencia ajena, ni tan siquiera a la de sus fans, que rara vez se sienten cómodos en el fuego cruzado que caracteriza el repaso de un inmenso repertorio deconstruido en carne viva.

Solía ser así, pero este verano el resabiado y hosco Robert Zimmerman dulcificó su gesto en su memorable gira por España. Yo lo vi en el FIB y afirmo aquí que fue el mejor concierto de todos los que he podido presenciar de él, que ya han sido unos cuantos. Y no porque las otras veces no me gustasen su actitud o su música, sino porque en esta ocasión, además de su excelencia incontestable, disfrutamos de un Dylan más confortable en su madurez, sonriendo, casi hablando a través de gestos intuidos, con esbozo de reverencia final, entregado amablemente a la mirada de sus fans, agitando el pie desde el teclado persiguiendo su propio ritmo: lo nunca visto.

Fue un concierto inmaculado, que empezó arrastrado por una voz rasposa cortada a lo Tom Waits, un manjar que fue personalizando al ir calentándose su timbre nasal habitual. Siguió profundo y denso, mostrándose particularmente activo al piano, la guitarra y la armónica. A veces, con la tensión de lecturas aceleradas y nerviosas. Otras, contoneándose con el micro en la mano, jugando a ser un insospechado crooner con la voz en excedencia. Concluyó con un bis de microcirugía despedazada: un “Like A Rolling Stone” litúrgico.

Se vivió más o menos el mismo espíritu generoso en Bilbao y en Cap Roig, las otras dos citas en España, aunque hubo un ligero cambio de repertorio en ambos shows, con la balanza más inclinada hacia el cancionero de los sesenta y con el regalo final de “Blowin’ In The Wind” en los bises.

Plácidamente asentado en su fama de excéntrico intocable y cool, en Benicàssim un Dylan a gusto consigo mismo dio rienda suelta a la verbalidad suprema de sus canciones y consiguió que el rock’n’roll, el folk, el blues y el rhythm’n’blues pareciesen haber nacido para ser narrados a su manera: ese trote contemplativo, relajado y sabio que va bullendo poco a poco hasta alcanzar la graduación precisa, la que fue liberando progresivamente la emoción de los privilegiados que asistíamos encantados a la soberbia demostración de uno de los más grandes. Más grande que Dylan, nadie.

Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
BARBARA, Varias mujeres en una
Por Vicenç Batalla
LEONARD COHEN, Bardo inmortal
Por Eduardo Guillot
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
Fortunate Son, Ya hay sida para todos: blancos, negros, homos y heteros
Por Javier Pérez Andújar
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
ZYGMUNT BAUMAN, El sabio de la aldea líquida
Por Ramón Ayala
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
THE EX, Treinta años de leyenda
Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
Rockdelux 300, Especial con fotos
Por Santi Carrillo
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
STANLEY KUBRICK, Su universo cinematográfico
Por Quim Casas
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
¿Música, trabajo?, Perseguidos por nuestra sombra
Por Adriano Galante y David García Aristegui
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
Arriba