USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
BON IVER, Creciendo en público

Ilustración: Paco Alcázar

 

VISTO Y NO VISTO (2011)

BON IVER Creciendo en público

Bon Iver entró en una espiral mediática que convirtió su nombre en uno de los más cotizados del pop actual. Gerard Casau tuvo la oportunidad de verlo en directo en París en 2011, donde presentó su segundo disco, “Bon Iver, Bon Iver”, considerado uno de los álbumes más destacados de aquel año por casi todos los medios de comunicación. Aquí explicó sus sensaciones y sus intuiciones.

El Pitchfork Music Festival Paris, celebrado en la capital francesa los días 27 y 28 de octubre, tuvo algo de oportunidad perdida. La revista digital tendía la mano al viejo continente con algunos de los nombres que, según sus responsables, mejor representan la música de hoy en día. Y pese a lo lógico de la propuesta y al innegable interés de un cartel que reunía, entre otros, a Real Estate, Pantha du Prince, Lykke Li y Jens Lekman, se tenía la sensación de que ese mismo programa hubiese valido igual para Chicago, Madrid, Berlín o cualquier otro lugar del mundo; como si ‘Pitchfork’ priorizase la exportación de su marca (perfectamente identificable) a la curiosidad por otras sonoridades que hasta el momento podían haber escapado a su radar.

En cualquier caso, el festival se apuntó un tanto eligiendo a Bon Iver como cabeza de cartel (y curator de la segunda jornada), capturando a Justin Vernon en un punto particularmente excitante: esa epifanía que se produce cuando un artista toma conciencia del poder de su música. No hace falta reincidir ahora en las diferencias que separan “For Emma, Forever Ago” (2008) de “Bon Iver, Bon Iver” (2011), y menos tras el espléndido análisis que realizó David Saavedra en el Rockdelux 298. El primero era, ya lo sabemos, un disco que pertenecía a la intimidad, hasta tal punto que a veces daba cierto reparo escucharlo. Su sucesor, en cambio, es una obra que se lanza al mundo desde el título mismo de sus canciones. Vernon abre sus brazos y Bon Iver deja de ser el proyecto de un cantautor (si es que lo fue alguna vez) para convertirse en algo distinto, tanto en estudio como, evidentemente, en directo.

 
BON IVER, Creciendo en público

Justin Vernon, director de orquesta, entregado a un recital de emociones colectivas en París. Foto: Charlotte Zoller

 

Hasta hace poco, nadie hubiera imaginado que sus canciones requiriesen de nueve personas sobre el escenario; es más, muchos dudan de que su hechizo pueda sobrevivir en estas condiciones. “Ya no es lo mismo”, murmuran con el ceño fruncido. En efecto, no es lo mismo, y el inicio del concierto fue muy elocuente en este sentido: “Perth”, convertida en imponente declaración de intenciones de rotundidad casi rock. Por esas aguas discurrió el concierto, con un sonido nítido que permitía prestar atención a los detalles de un mapa sonoro trazado con esmero en el que incluso resultaban elegantes las puntuales muestras de virtuosismo. Era visible el gozo de Vernon al ejercer de director de orquesta, sonriendo orgulloso a su banda, entregado a un recital de emociones colectivas, al feedback con un público rendido de antemano.“¡Quiero casarme contigo!”, le gritó una espectadora. “Creo que todavía estamos en una fase muy temprana de nuestra relación”, contestó él, ingenioso.

La prueba de fuego llegó con las canciones de su primer disco, que Vernon encaró magistralmente sabiendo que ya no tiene sentido interpretarlas entre lágrimas de cocodrilo. Al contrario, “Skinny Love” y “The Wolves (Act I And II)” se convirtieron en celebraciones, en catarsis; como si, de alguna forma, ya no perteneciesen a Bon Iver, sino a sus fans. Un regalo que resume la belleza de su música y que, esperemos, sea solo la antesala de todo lo que está por venir.

Fue también David Saavedra quien escribió, tras la primera visita de Arcade Fire en 2005, que podían llegar a ser “la mejor banda de estadio del siglo XXI” (ver Rockdelux 231). En aquel momento me pareció un comentario algo exagerado, pero el tiempo ha demostrado que su intuición iba bien encaminada. Similares pensamientos cruzaron mi cabeza al abandonar la Grande Halle con las notas de “For Emma” todavía flotando en el aire. Sí, este será un buen invierno.

Adiós a cronistas musicales, Periodismo de otra era
Por Jordi Bianciotto
scannerFM, Un nuevo concepto de radio

VISTO Y NO VISTO (2011)

scannerFM

Un nuevo concepto de radio

Por Christian Len
Venezuela revuelta, Movilizaciones tras el 12-F
Por Susana Funes
Grabaciones en el Mar, 15 años ya (bueno, 16)
Por Pedro Vizcaíno
JOHAN CRUYFF, El solista y el equipo

VISTO Y NO VISTO (2016)

JOHAN CRUYFF

El solista y el equipo

Por Quim Casas
Revistas para siempre, Leer con tranquilidad
Por Juan Manuel Freire
LA MUÑECA DE SAL, La noche de que te hablé
Por Rafa Rodríguez Gimeno
DAVID BOWIE, Un alienígena entre vitrinas

VISTO Y NO VISTO (2017)

DAVID BOWIE

Un alienígena entre vitrinas

Por David Morán
Bowie, Björk, Eno, Música en el museo

VISTO Y NO VISTO (2017)

Bowie, Björk, Eno

Música en el museo

Por Jordi Bianciotto
LOS ENEMIGOS, Eléctrico desencanto

VISTO Y NO VISTO (2013)

LOS ENEMIGOS

Eléctrico desencanto

Por Ignacio Julià
ANTÒNIA FONT, Gracias, robots

VISTO Y NO VISTO (2014)

ANTÒNIA FONT

Gracias, robots

Por Joan Cabot
DAVID SIMON, El periodismo exprés

VISTO Y NO VISTO (2016)

DAVID SIMON

El periodismo exprés

Por Manuel Garin
Que pagui Pujol!, La revuelta (in)visible

VISTO Y NO VISTO (2011)

Que pagui Pujol!

La revuelta (in)visible

Por Joni D.
ANA CURRA, El acto de (revivir a) Parálisis Permanente
Por César Estabiel
DONOVAN, “Sunshine Superman”,  la huella del tiempo
Por Marc Gili
Melodías Pizarras, Oldies but goldies

VISTO Y NO VISTO (2009)

Melodías Pizarras

Oldies but goldies

Por Los Hermanos Pizarro
Marxophone, Creando situaciones

VISTO Y NO VISTO (2010)

Marxophone

Creando situaciones

Por Nacho Vegas
CA2M, Cinco años de arte contemporáneo para todos los públicos
Por JuanP Holguera
Red Bull Music Academy, Barcelona 2008

VISTO Y NO VISTO (2008)

Red Bull Music Academy

Barcelona 2008

Por Torsten Schmidt
Fútbol vs. música, Pop a patadas

VISTO Y NO VISTO (2013)

Fútbol vs. música

Pop a patadas

Por Oriol Rodríguez
CARLOS CANO, Homenaje a la copla

VISTO Y NO VISTO (2016)

CARLOS CANO

Homenaje a la copla

Por Martirio
Red Bull Music Academy, Madrid 2011

VISTO Y NO VISTO (2012)

Red Bull Music Academy

Madrid 2011

Por César Estabiel
PERCY SLEDGE y BEN E. KING, Los de aquel soul
Por Miguel Martínez
Arriba