USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
CAMARÓN, Tiempo de leyenda

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2013)

CAMARÓN Tiempo de leyenda

A finales de 2013 se publicó la reedición a todo lujo del 35 aniversario de “La leyenda del tiempo” (1979), álbum definitivo y controvertido de Camarón que ha ido creciendo con el paso del tiempo. Es una obra fundamental, no solo del flamenco o del flamenco-rock: una de las mejores piezas musicales de la historia. Santi Carrillo escribió un extenso artículo en el libreto que acompaña a la reedición, texto que avanzó en este Edit dos meses antes de que se publicase el disco.

“La leyenda del tiempo” (1979), la canción y el álbum, brillan desde lo alto de la cima de la música universal. Rock por bulerías con melodía de bambera y la garganta doliente de Camarón emocionando con inspirados delirios lorquianos: “El sueño va sobre el tiempo flotando como un velero, nadie puede abrir semillas en el corazón del sueño”. Electrificación protojazz-rock con festival de palmas, guitarra, teclado a lo Doors, bajo, batería, solos selectos y chisporroteo final con inesperado lazo Minimoog: flamenco-rock bullendo en psicodélicas imágenes poéticas de alta gama. El tema que abre este disco y le da nombre es el más representativo, pero no el único extraordinario, de una pirueta sin red tan incomprendida en su momento como alabada a posteriori.

De Camarón de la Isla a, simplemente, Camarón. Fotografiado por Mario Pacheco en blanco y negro para la portada, en la que aparece con barba y fumando, instaurando imagen bíblica para la posteridad, creando tendencia entre los gitanos, que, no entonces pero sí después, lo convirtieron en Dios en la Tierra, en el nuevo Jesucristo, en espectro ideal en mil tatuajes. Cuando Camarón murió en 1992, únicamente se habían despachado 5.400 copias de este LP, álbum que muchos devolvían a las tiendas, literalmente, porque “este no es mi Camarón”. “La leyenda del tiempo” fue cambio, sí, pero también reafirmación de unos valores clásicos, aunque este hecho pasase desapercibido en su día con tanta traca polemista surgida a su alrededor.

Y con la ausencia a la guitarra de Paco de Lucía, quien gentilmente rechazó la invitación a participar por solidaridad con su padre, Antonio Sánchez Pecino, que había sido apartado del management tras llevar la carrera del dúo maravillas desde 1969, cuando los dos más grandes se juntaron (Camarón con 18 años, Paco con 21) en “Al verte las flores lloran” y, así, mano a mano, hasta “Castillo de arena”, en 1977: a disco por temporada, nueve LPs como nueve soles. Dueto histórico insuperable que modificó la historia del flamenco del último medio siglo en el toque y en el cante.

Ya en compañía de un joven Tomatito, Camarón inició su colaboración con el productor e ideólogo de esta obra de fusión, el atrevido Ricardo Pachón, quien había trabajado con Lole y Manuel, la familia Montoya y Veneno, y quien, siguiendo las indicaciones de Camarón (le dijo que “le buscara cositas de esas... modernitas”), le procuró una generación de músicos surgidos del rock y del jazz para que el cantaor lanzase un inesperado órdago en un medio habitualmente conservador: una aventura que, décadas después, sigue deslumbrando; el “Sgt. Peppers” del flamenco, como se ha dicho. En efecto, la ortodoxia flamenca quedó en entredicho con esta osadía eléctrica.

Se prepara una reedición a todo lujo para conmemorar sus inminentes 35 años de vida, de tiempo, de eternidad. Una nueva oportunidad para dejarse seducir por la belleza de esta música imperecedera. De leyenda.

SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
Girls, Lena Dunham y las anti-riot grrrls
Por Santi Carrillo
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
JULIO BUSTAMANTE, Mundo prodigioso, de categoría
Por Santi Carrillo
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
LOQUILLO, A portagayola

EDIT (2016)

LOQUILLO

A portagayola

Por Santi Carrillo
THE SMITHS, La luz, la luz
Por Santi Carrillo
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
LCD SOUNDSYSTEM, Viva la vida
Por Santi Carrillo
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
Punk BCN en los 80, Políticamente incorrecto
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
Arriba