×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
CÉSAR STRAWBERRY, Palabras entre rejas

Mordazas en democracia.

 
 

MANIFESTO! (2017)

CÉSAR STRAWBERRY Palabras entre rejas

El pasado 19 de enero, el Tribunal Supremo condenó al cantante César Strawberry, de Def Con Dos, a un año de prisión y seis de inhabilitación por el contenido de seis exabruptos en forma de tuits humorísticos. Seis meses antes, había sido juzgado y absuelto. No es el único caso indignante. La Ley Mordaza ya se ha cobrado su más importante víctima: la libertad de expresión y, con ella, a toda la ciudadanía. David Saavedra habló con el protagonista del asunto en este artículo.








“Vivimos un momento en el cual el poder está intentando normalizar un estado de excepción oculto, institucionalizar la política del miedo a través de estas penas ejemplarizantes y de la Ley Mordaza, que corta severamente y criminaliza los que, hasta ahora, eran derechos civiles: de manifestación, de reunión, de información y de opinión”

Existe un refrán gallego que dice “o falar non ten cancelas”. En realidad, se refiere a esa costumbre tan nuestra de opinar sobre todo aunque no se tenga ni idea, pero también apunta hacia la naturalidad de un derecho, la libertad de expresión, que está desapareciendo de un modo muy peligroso. El hablar cuenta cada vez con más puertas cerradas. En los últimos años se ha asistido con preocupante normalidad a boicots y vetos a artistas cuyas obras pudieran contener ideas consideradas ofensivas por todo tipo de colectivos, lo que ha instaurado un clima de vigilancia permanente y autocensura galopante en todos los sectores culturales del país. Respecto al creciente debate sobre los límites del humor, aún se recuerdan casos como la suspensión por parte de ‘El País’ de una campaña publicitaria protagonizada por el cineasta Nacho Vigalondo por un chiste escrito por este en su cuenta personal de Twitter. Esto fue en 2011, pero seis años después hemos cambiado de pantalla. A peor. Desde la entrada en vigor de la Ley de Seguridad Ciudadana (popularmente conocida como Ley Mordaza), un tuit, una pancarta o la letra de una canción te pueden llevar a la cárcel. Animo a que busquen en las hemerotecas los casos de Facu Díaz, Pablo Hásel, Guillermo Zapata, Rita Maestre, Títeres Desde Abajo o Cassandra Vera. En todos ellos, las acusaciones se aplican puramente a la semántica del texto en su más estricta literalidad, excluyendo todo lo demás. El contexto, las intenciones del autor, los significados figurados o metafóricos se consideran completamente, disparatadamente, irrelevantes.

“Vivimos un momento en el cual el poder está intentando normalizar un estado de excepción oculto, institucionalizar la política del miedo a través de estas penas ejemplarizantes y de la Ley Mordaza, que corta severamente y criminaliza los que, hasta ahora, eran derechos civiles: de manifestación, de reunión, de información y de opinión”, me cuenta César Augusto Montaña Lehmann, cantante y letrista del grupo Def Con Dos, de 52 años, y popularmente conocido como César Strawberry. “Lo que están tratando, y consiguiendo en ocasiones, es recuperar aquel concepto que acuñó el siempre brillante George Orwell en su novela ‘1984’: el crimental (crimen de pensamiento). La política del miedo y la doctrina del ‘shock’ ayudan a que sopeses qué te compensa más: si pensar de modo libre e independiente o callarte”.

Strawberry sabe de lo que habla. En mayo de 2016 fue detenido en la puerta de su casa por cinco policías como parte de la denominada Operación Araña III. El fiscal Carlos Bautista pidió para él 20 meses de cárcel alegando delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación de las víctimas por estos seis tuits, escritos entre 2013 y 2014: “El fascismo sin complejos de Esperanza Aguirre me hace añorar hasta a los GRAPO”, “A Ortega Lara habría que secuestrarle ahora”, “Street Fighter, edición post ETA. Ortega Lara vs. Eduardo Madina”, “Franco, Serrano Suñer, Arias Navarro, Fraga, Blas Piñar... Si no les das lo que a Carrero Blanco, la longevidad se pone siempre de su lado”, “¡Cuántos deberían seguir el vuelo de Carrero Blanco!” y “Ya casi es el cumpleaños del Rey. ¡Qué emoción! Le voy a regalar un roscón-bomba”.


 
CÉSAR STRAWBERRY, Palabras entre rejas

“Yo he vivido el tardofranquismo y, de algún modo, hemos vuelto a él”, asegura César Strawberry.

 

El también autor de canciones como “Ciudadano terrorista” fue juzgado el 12 de julio por un tribunal presidido por el juez Fernando Grande-Marlaska y absuelto al concluir que los hechos no entran en el Código Penal. Pero la sorpresa llegó el pasado 19 de enero, cuando, previo recurso de la Fiscalía, el Tribunal Supremo revocó la absolución y lo condenó a un año de prisión y seis de inhabilitación. Según la sentencia del magistrado Manuel Marchena, sus tuits “alimentan el discurso del odio, legitiman el terrorismo como forma de solución de los conflictos sociales y, lo que es más importante, obligan a la víctima al recuerdo de la lacerante vivencia de la amenaza, el secuestro o el asesinato de un familiar cercano”. Añade la resolución que “la provocación, la ironía o el sarcasmo que animan sus comentarios no excluye la comisión del delito”.

“No se sabe muy bien quién está moviendo los hilos de esta represión política institucionalizada, pero pone en muy serio peligro la supervivencia de la democracia en España. Nuestra obligación como ciudadanos es, de manera pacífica y creativa, seguir ejerciendo nuestra libertad de expresión. Con todas las consecuencias”

“Lo que tiene esta sentencia de anómalo es que obvia la legislación europea, que exige que, en los casos de absolución que se quieran alterar por parte del Tribunal Supremo, se debe escuchar al acusado”, expone Strawberry, quien anuncia que va a recurrir ante el Tribunal Constitucional y, en caso de no prosperar, ante el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo. El caso, de hecho, ya ha tenido eco inmediato en la prensa extranjera y ha sido incluido por Amnistía Internacional como parte de su informe “Peligrosamente desproporcionado. La expansión continua del estado de seguridad nacional en Europa”. La ONG lo sitúa en el contexto de las leyes antiterroristas decretadas recientemente en muchos países de la UE, a las que califican de “orwellianas” y sobre las que, consideran, “privan de derechos bajo el pretexto de defenderlos”. También Jueces Por la Democracia ha criticado la decisión del Supremo, e incluso uno de los presuntos humillados, Eduardo Madina, ha mostrado públicamente su apoyo al músico.

“Evidentemente, la fiscalía está utilizando como excusa el dolor de las víctimas del terrorismo para hacer política. No existe la equidad que se le exige a un poder judicial”, considera el acusado. Suceda lo que suceda con su condena, el daño ya está hecho. Afirma Strawberry que, de cara al nuevo álbum de Def Con Dos, le ha pasado las letras a su abogada por si hubiese algún tipo de riesgo legal. “Hasta ese punto estamos llegando. Es lamentable”, añade. “Yo he vivido el tardofranquismo y, de algún modo, hemos vuelto a él. No se sabe muy bien quién está moviendo los hilos de esta represión política institucionalizada, pero pone en muy serio peligro la supervivencia de la democracia en España. Nuestra obligación como ciudadanos es, de manera pacífica y creativa, seguir ejerciendo nuestra libertad de expresión. Con todas las consecuencias”, concluye. Lo suscribimos.

Luto en París, Del Bataclan a Malí
Por Vicenç Batalla
15-M (I), “PSOE y PP, la misma mierda es”
Por Víctor Lenore
Justicia universal, Quimera atemporal
Por Fede Guerrero
Escándalo Bankia, El 15-M arrincona a Rodrigo Rato
Por Víctor Lenore
JORDI ÉVOLE, Contra las concesiones
Por Julián García y Gemma Tramullas
15-M (y II), Cinco cosas que han cambiado
Por Víctor Lenore
TERESA FORCADES, Libertad y sensibilidad
Por Gemma Tramullas
BARACK OBAMA, El sueño americano no es negro pero tiene color
Por Montse Armengou
JORGE VERSTRYNGE, El extraño viaje
Por Julián García
SIMONA LEVI, Madame X

MANIFESTO! (2013)

SIMONA LEVI

Madame X

Por Gemma Tramullas
Google / YouTube, Los 8.000 elegidos
Por David García Aristegui
Propiedad intelectual, Frank Zappa tenía razón
Por David García Aristegui
Red Bull Music Academy, Intercambio musical
Por Davide Bortot
¿Machismo en el indie?, Objetivemos
Por Santi Carrillo
Primavera Árabe, A ritmo de hip hop
Por Kiko Helguera
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
FRANCISCO POLO, Actuar, organizar el cambio
Por Julián García
ALEIX SALÓ, En la crisis con humor
Por Julián García
ITZIAR GONZÁLEZ, Dignidad y libertad
Por Gemma Tramullas
MANUEL HUERGA, Vocación indignada
Por Julián García
Adiós a ETA, El derecho de vivir en paz
Por Roberto Herreros
Flamenco, Premios para la crisis

MANIFESTO! (2011)

Flamenco

Premios para la crisis

Por Lucía Flores
Arriba