×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Contra la movida, Cazurros y superlistos

Ilustración: Pepo Pérez

 

EDIT (2017)

Contra la movida Cazurros y superlistos

Leer el libro “La movida modernosa” (2016) de José Luis Moreno-Ruiz (del histórico espacio de Radio 3 ‘Rosa de Sanatorio’, 1987-1990) da tanta grima como pena. Y más ahora, cuando ha muerto Paloma Chamorro, la insigne creadora del mítico programa de televisión ‘La Edad de Oro’ (1983-1985). Santi Carrillo vuelve a aquellos “maravillosos años” ochenta para señalar a cazurros y superlistos.

Despotricar de la movida de los ochenta se ha convertido en el deporte nacional en los últimos tiempos, una suerte de resentimiento que no cesa, cual rayo que atraviesa el raciocinio de lo objetivo. Son opiniones de resabiados que no solo defenestran sin ambages cualquier atisbo de creación artística válida en aquellos años de efervescencia –buena y mala, pero indudablemente estimulante–, sino que se aferran a alternativas redentoras fascinantes como, atención, la música bakala. Y lo hacen, claro, con efecto retroactivo, porque nunca antes, pero sobre todo en su momento, dijeron ni mu a favor de la excitante –aunque por motivos no musicales– levantina ruta del bakalao. Pero el populismo y la demagogia campan a sus anchas en estos tiempos revueltos.

La crisis obliga a buscar culpables, claro. Por eso, la Cultura de la Transición y sus responsables y protagonistas se llevan desde hace tiempo el premio gordo de todos los males. Será por eso que aquella generación de artistas que se desplegó bajo el supuesto amparo del socialismo en los ochenta merece la hoguera, sin paliativos; lo ha dictaminado el nuevo comité federal de iluminados. “La domesticación de los artistas para el mejor servicio al poder político que ponía los cuartos”, según se lee en el último manifiesto contrario a “aquellos maravillosos años”, joyita que nos ha llegado recientemente de la mano del escritor José Luis Moreno-Ruiz, locutor del valleinclanesco y mitificado programa de Radio 3 ‘Rosa de Sanatorio’ (1987-1990), ventana literaria y musical con efluvios de madrugada libertina.

“La movida modernosa. Crónica de una imbecilidad política” (La Felguera, 2016) es un airado libro escrito a golpe de impulso clasista a la contra y publicado cuando los aires favorecen clamorosamente este discurso de derribo. El prospecto personalizado, estupendamente imbuido de un evidente complejo literario de Francisco Umbral (pero en malo), se lee como un desolador linchamiento de la década de los ochenta, con argumentos subjetivos que no son más que batallas rancias de actor secundario educado en la negación sistemática de todo lo que no entendió o no supo disfrutar. Más listo que nadie, el autor muestra con desfachatez su reaccionario punto de vista para cargar las tintas sin cesar contra las memeces –que hubo unas cuantas, claro; como en cualquier época habida y por haber– de un período en el que el pop brilló en España como solo lo había hecho antes en la década de los sesenta. Esto es una sangría permanente, desbarrando hasta el berrinche, contra todo lo que tuviese algo que ver con la Transición desde la atalaya del egocentrismo y la prepotencia, y saliéndose por peteneras para presumir de referencias culturales ajenas al contexto en cuestión con un tono de suficiencia megalómana hiriente (y penosos errores de apreciación colateral: Los Lobos no son un grupo “de bodas, bautizos y comuniones”, Bill Viola no es un “publicista de la Sony so pretexto de eso que llaman videoarte”, los Rolling Stones no debutaron en España en su concierto de Madrid de 1982, y así).

 
Contra la movida, Cazurros y superlistos

“La movida modernosa. Crónica de una imbecilidad política”: deplorable panfleto con ínfulas.

 

Se suma a esta tragedia el reiterativo efecto descalificante de sus recuerdos de calentorro ejerciendo de casposo ocurrente: mil barbaridades de humor grueso solo al alcance de asquerosos machistas y repugnantes homófobos. Vomitivos son sus chascarrillos (tres muestras: “Un concierto de campanas de Llorenç Barber, durante el cual no me dormí pues tenía de frente –sic–, sentada en el suelo, a una chica minifaldera que no paraba de hacerme fotos con sus cruces de piernas a lo Sharon Stone; no intenté siquiera una aproximación a la mentada, pues entre la pendejera se le veía el hilito del tampax –sic–, y por su aspecto daba la impresión de que en el dicho hilito podía haber ladillas haciendo puenting”; “Ellos, más contentos que un marica con lombrices, o que en un huerto de nabos”, y “Con chavalas a las que da verísima y hasta verdaderísima gloria verlas, no con esa cara de clítoris de lija que tienen la Binoche, la Maura y hasta la tal Bibiana Fernández o Bibi Andersen, yo qué sé, un tío operado”), que retratan la catadura moral de un tipo encantado de haberse conocido que, en el colmo de la ridiculez, le confesó un día a Javier Corcobado que se hizo con un guion para procurarse un falso apellido compuesto y no ser confundido, así, con el ventrílocuo televisivo. ¡Héroe!

Leer ahora este panfleto con ínfulas resulta deplorable, y más en unos días en que Paloma Chamorro, vilipendiada en su día y más allá –también en este libro, por supuesto: siempre fue una víctima de cazurros y superlistos–, nos ha dejado tras un olvido inmerecido e injusto. Ella fue la responsable de ‘La Edad de Oro’ (1983-1985), accidente histórico que merece un reconocimiento a prueba de gracias y bromas; nunca se llegó tan lejos en la televisión musical aquí, a pesar de todas las incongruencias implícitas que venían de fábrica por el atrevido formato del programa. Sí, era en pleno período de la movida. Ya ven qué horror.

NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
THE EX, Treinta años de leyenda
Por Santi Carrillo
Charlie Hebdo (II), “Esto no es una pipa, imbécil”
Por Pepo Pérez y Raúl Minchinela
M83, Viernes noche, domingo mañana
Por Santi Carrillo
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
CARLOS ZANÓN, Soñada tinta sonora de rock
Por Santi Carrillo
Las elecciones griegas (II), Evripidis Sabatis
Por Iván Carballido
PJ HARVEY, Palabras desde el frente
Por Santi Carrillo
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Especial 300 discos
Por Santi Carrillo
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
Girls, Lena Dunham y las anti-riot grrrls
Por Santi Carrillo
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
VIOLETA PARRA, Violeta del pueblo
Por Santi Carrillo
Arriba