USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
EELS, Cosas que no deberían perderse

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2010)

EELS Cosas que no deberían perderse

Mark Oliver Everett es todo un campeón que lo ha pasado rematadamente mal y lo ha sabido explicar extraordinariamente bien, como atestigua su exitoso libro de memorias “Cosas que los nietos deberían saber” (2008), una accidental obra de autoayuda que, sorprendentemente, redimensionó la carrera musical de Eels, su grupo, una propuesta que cuanto más se ha hundido en la profundidad de los recuerdos tristes de Mark, altamente dramáticos, mejor ha funcionado artísticamente. Pero en su gira de 2010 por España Eels acabaron convertidos en una parodia bufa de sí mismos intentando rocanrolear a lo grande. Santi Carrillo cree que no es ese el mejor camino para que la música de Mr. E luzca sus mejores galas.

Gran expectación en la gira reciente de Eels. Pero, hay que decirlo, no cumplió  las expectativas. Nos alegramos de que Mr. E sea capaz de divertirse haciendo digno rock sureño con esa banda a lo ZZ Top, o festivo groove negro endurecido, pero en ese registro, por mucho que actúe con la eficacia de un tipo orientado hacia la buena música de toda la vida, resulta irrelevante. Donde de verdad conmueve es en las distancias cortas: temas crudos y voz afónica en primer plano. “Life is funny / but not ha ha funny”, cantó una vez.

Depresivo oculto sobreactuando con un atuendo estrafalario (embutido en un mono; barba que parece de broma, gafas y pañuelo en la cabeza, como escondiendo su rostro del mundo, o poniendo distancia con él), Mark no debería vulgarizar o convertir en estrambótica esa faceta desgraciada que él ha sabido personalizar, sino optimizarla para conseguir ser tan grande como su problemático ego sugiere.

Recordemos que es el autor de ese involuntario libro de autoayuda que ha impresionado a todo el mundo, fan o no de Mr. E, y que incluso ha hecho reconsiderar la valía del proyecto musical Eels a partir de esos trazos de vida hechos canción, la canción de una vida miserablemente torcida en lucha permanente contra la verdadera mala suerte que le explosiona una y otra vez en la cara. Llegando tarde a despedidas que no pudieron ser, a últimos deseos incumplidos, a inoportunos chistes fatales...

Y es que airear por escrito las “Cosas que los nietos deberían saber” (2008; en España: Blackie Books, 2009) es lo que ha permitido a Mark Oliver Everett sobrevivir al designio fatalista de un decorado dramático más allá de toda lógica. Directo a la yugular, conmueve su valiente exhibicionismo emocional mostrando sin reparos su inseguridad permanente, quizás el único remedio contra el dolor y la humillación de sentirse en el justo centro de la autodestrucción, la ajena y la propia; ambas empozoñan de recuerdos trágicos el motor de la amarga existencia que le ha tocado sufrir. También hay humor (negro, claro), que alivia ligeramente el trago de verse tan mal y explicarlo tan bien. Habla el superviviente de una cruenta batalla contra los elementos en la que, a pesar de lo explícito de tantas bajas emocionales, nunca perdió la dignidad del artista libre. Lo que finalmente salvó su vida.

En primera instancia, el valiente disco “Electro-Shock Blues” (1998), inspirado en el dolor que le provocó el suicidio de su hermana y la enfermedad terminal de su madre, sirvió como apresurada primera terapia curativa, que continuó años después con su otra cumbre, el doble “Blinking Lights And Other Revelations” (2005). El posterior repaso “with strings” a su enorme repertorio engrandeció su punto de vista artístico y resituó a Mr. E como un tipo especial con fundamento al que admirar y del que esperar siempre cosas buenas... No debería perderse eso, Mark.

PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
LCD SOUNDSYSTEM, Viva la vida
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
LISABÖ, La catarsis

EDIT (2012)

LISABÖ

La catarsis

Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
FRANK SINATRA, Papá cumple cien años
Por Salvador Catalán
ROCKDELUX (1984-2020), It’s time to say goodbye
Por Rockdelux
Un día sin música (II), Una de sangría
Por César Luquero y Pascual Egea
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
DANIEL DARC, Monstruo sagrado
Por Santi Carrillo
Redes sociales, Adicciones severas
Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
JUANJO SÁEZ, Emociones musicales con nostalgia
Por Santi Carrillo
CHIQUITO DE LA CALZADA, Fuera de temporada
Por Joan Pons
Arriba