USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
FRANCISCO POLO, Actuar, organizar el cambio

“En el caso de Actuable y Change.org, nuestra misión ha sido empoderar a la gente para que tenga la fuerza para cambiar las cosas”. Foto: Óscar García

 
 

MANIFESTO! (2013)

FRANCISCO POLO Actuar, organizar el cambio

¿Un ciudadano puede cambiar el mundo? Uno solo no, pero internet permite que una acción individual sea la chispa que prenda el cambio. Con ese propósito opera la plataforma de activismo online Change.org, cuya delegación española dirige Francisco Polo (Valencia, 1981). Antes, este emprendedor social con vocación de líder solidario ya había creado Actuable, desde donde se dio voz a las movilizaciones del 15-M o se acabó con el limbo legal de los Centros de Internamiento de Extranjeros. “La gente debería ser consciente del poder que tiene, que es mayor del que a veces creemos”, le aseguró a Julián García.

He leído en tu blog que de niño ya querías ser presidente del mundo. Una señora de una ONG venía a ponernos vídeos de niños de África y nos contaba que pasaban tanta hambre que cogían la tierra del suelo y se la comían. Yo tenía muy claro que aquí sobraba y allí faltaba, así que lo que había que hacer era repartir. Un presidente del mundo debía coger lo de aquí y llevarlo allí, y veía que, si nadie lo había hecho hasta el momento, tenía que ser yo quien lo hiciera. Pero al poco tiempo me di cuenta de que era un poco complicado y que debía empezar con cosas más pequeñas.

¿Como por ejemplo? A los 8 años me compré un librito que se llamaba “50 maneras de salvar el mundo”. Empecé a poner botellas de plástico en los váteres para ahorrar agua, planté árboles, hice mi propio papel reciclado en casa... Eso fue el inicio de todo.

“No todo está en manos de los políticos. Es verdad que nos hemos desentendido de la política durante treinta años, que hemos confiado demasiado en los políticos y que simplemente hemos sido ciudadanos que votábamos cada cuatro años y nos tragábamos sus mensajes. Quizá ha llegado el momento de que eso no sea así. Las personas aún podemos darle la vuelta a esto”

Te defines como emprendedor social. ¿Qué es eso exactamente? Es la persona que organiza y crea una empresa cuya finalidad no es hacer dinero, sino conseguir un bien social. Con lo mejor de una empresa, es decir, la eficacia, la eficiencia y los métodos de trabajo, pero al servicio de un bien mayor. En el caso de Actuable y Change.org, nuestra misión ha sido empoderar a la gente para que tenga la fuerza para cambiar las cosas.

¿Has dicho empoderar? Sí. Empoderar no es tanto dar poder a la gente, sino ayudar a que se dé cuenta de que tiene mucho más poder del que cree. Una persona que hace una petición o la firma pasa de ser alguien que solo se quejaba de los problemas en una sobremesa a dar un paso adelante.

En la serie bélica “Hermanos de sangre” (2001), uno de los mejores soldados asegura que el problema de los reclutas es que confían en salir con vida del frente cuando en realidad ya están muertos. Ese es el discurso que nos intentan vender, pero es falso. Si pensamos en Martin Luther King, Gandhi o Teresa de Calcuta, en el momento de nacer eran iguales que cualquiera de nosotros. Se trata de la educación que recibimos y de la actitud que tenemos hacia los problemas. Podemos tener una actitud derrotista o enfrentarnos a esos problemas. Una de las cosas que queremos conseguir con Change.org es que la gente pueda aprender cómo se cambian las cosas. No estamos muertos.

La política está desacreditada, pero en última instancia todo está en manos de los políticos. La solución es darle la vuelta a tu planteamiento. No todo está en manos de los políticos. Es verdad que nos hemos desentendido de la política durante treinta años, que hemos confiado demasiado en los políticos y que simplemente hemos sido ciudadanos que votábamos cada cuatro años y nos tragábamos sus mensajes. Quizá ha llegado el momento de que eso no sea así. Las personas aún podemos darle la vuelta a esto. Como esa persona que en Galicia inició una petición para lograr que los recortes no afectaran a la biblioteca municipal de su pueblo y consiguió que se mantuviera abierta. Tenemos la capacidad de construir el país, la sociedad y la democracia que nosotros queramos. La gente debe empezar a ponerse en pie y dar pasos adelante.

Tú te dedicaste a la política, pero fue una experiencia breve y ¿frustrante? Fue una experiencia muy interesante. Estuve dos años y medio en el PSOE porque me sentía apasionado por el proyecto que defendía. Acababa de aprobar la ley del matrimonio entre personas del mismo sexo y, como yo soy gay y quería casarme, me parecía un gran avance. Sin embargo, después de estar un tiempo allí, me di cuenta de que el Gobierno se había pervertido arrodillándose ante los intereses de las grandes industrias con la Ley Sinde.

 
FRANCISCO POLO, Actuar, organizar el cambio

“Me encantaría ayudar a reformar este país. Incluso tengo una visión de cómo debería ser la democracia, donde los ciudadanos tengan voz, con un sistema político abierto”.

Foto: Óscar García

 

Hay voces críticas que estiman que el de Change.org es un activismo pasivo, de salón, poco sacrificado y combativo. Más de palabra que de hecho. Hay estudios también que acreditan que la gente que firma peticiones “online” participa entre cuatro y seis veces más que el resto de personas en movimientos políticos, ONGs o donaciones. O sea, es gente que realmente tiene impacto en la sociedad y participa en movimientos que buscan cambios en la sociedad.

Propones cambiar el mundo desde detrás de la barrera. Tú pones los medios para que otros hagan el cambio. ¿Te ves en la primera línea de fuego? Si te refieres a si volveré a la política, no. Me encantaría ayudar a reformar este país. Incluso tengo una visión de cómo debería ser la democracia, donde los ciudadanos tengan voz, con un sistema político abierto, con una economía innovadora que invierta en ciencia, en emprendimiento y en tecnología, con un estado del bienestar que nos proteja a todos y, sobre todo, a los más desfavorecidos. Pero creo que hago mucho más estando donde estoy, ayudando a que más personas que piensan de esta manera puedan llevar a cabo los cambios.

“El 15-M fue un movimiento fantástico que hizo despertar a mucha gente y darse cuenta de cuáles eran los grandes problemas de España. Pero hubo un problema de liderazgo. Un grupo de veinte jóvenes organizó el movimiento, pero en el último momento decidió no liderarlo. Cuando me refiero a liderarlo no me refiero a convertirse en caciques o napoleones, sino en saber aglutinar las propuestas, hacerlas entendibles, simplificarlas para convertirlas en conseguibles”

También se pone en cuestión la falta de control de quien firma, que puede haber suplantación de perfiles o que una misma persona puede enviar varias firmas. La inmensísima mayoría de la gente utiliza correctamente la plataforma. Y los que no lo hacen son detectados y sus firmas, retiradas. Como cualquier plataforma de internet, recibimos ataques de “spam”, pero estamos preparados para eso.

Más allá de las peticiones y firmas, ¿cómo puede ser que no haya habido aún un auténtico estallido social en España? Si la gente fuera consciente de lo que está pasando, quizá se movilizaría más. Desde Change.org puedo ver injusticias tremendas. Pero, en verdad, la gente está muy, muy movilizada. España es uno de los países donde Change.org tiene mayor utilización, con más de 4,5 millones de usuarios.

¿El 15-M fue una oportunidad perdida? Fue un movimiento fantástico que hizo despertar a mucha gente y darse cuenta de cuáles eran los grandes problemas de España. Pero hubo un problema de liderazgo. Un grupo de veinte jóvenes organizó el movimiento, pero en el último momento decidió no liderarlo. Cuando me refiero a liderarlo no me refiero a convertirse en caciques o napoleones, sino en saber aglutinar las propuestas, hacerlas entendibles, simplificarlas para convertirlas en conseguibles. Desafortunadamente, sí, perdimos una gran oportunidad. Fue un problema de falta de experiencia democrática. En Estados Unidos o Reino Unido, cualquier persona tiene conocimientos sobre cómo organizar grupos o movimientos y hacerlos efectivos.

El liderazgo se suele confundir con el sentido autoritario del dictador. Yo menciono en España la palabra líder y la gente se pone a la defensiva. Desgraciadamente, aquí las únicas figuras de liderazgo son negativas, porque venimos de una dictadura donde el líder era el cacique. En otros países, el líder es una persona que cumple un rol dentro de un equipo de personas que cumplen otros roles fundamentales: el que ejecuta, el que consigue los fondos, el que sabe comunicar... Ese es el tipo de liderazgo que creo que hace falta en España: gente que sepa unir a la gente para conseguir juntos las cosas.

Tú te consideras un líder. Sí, yo me considero un líder de los que intenta unir a la gente para dar lo mejor de sí mismos y avanzar juntos hacia un fin común.

¿Ser gay te ha hecho ser más combativo, comprometido y luchador? Me ha hecho ser sensible a la discriminación. No porque lleve arraigadas las malas experiencias que tuve que sufrir, porque eso es algo ya superado, sino porque me marcó desde muy pequeño a la hora de decidir luchar contra las injusticias. Yo decidí entonces que iba a ser el mejor de mi clase, el más preparado y el más profesional para ayudar a los demás.

¿Machismo en el indie?, Objetivemos
Por Santi Carrillo
Ciutat morta, El caso 4-F

MANIFESTO! (2015)

Ciutat morta

El caso 4-F

Por Xavier Cervantes
Intervenidos, Madrid-Bruselas-Fráncfort
Por Vicenç Batalla
15-M (y II), Cinco cosas que han cambiado
Por Víctor Lenore
WikiLeaks, Julian Assange contra Obama
Por Vicenç Batalla
LARA ALCÁZAR, Feminismo frontal

MANIFESTO! (2014)

LARA ALCÁZAR

Feminismo frontal

Por Gemma Tramullas
Rusia, Entre “Diciembre” y “Octubre”
Por Àngel Ferrero
15-M (I), “PSOE y PP, la misma mierda es”
Por Víctor Lenore
Luto en París, Del Bataclan a Malí
Por Vicenç Batalla
BARACK OBAMA, El sueño americano no es negro pero tiene color
Por Montse Armengou
ADA COLAU, La batalla cotidiana

MANIFESTO! (2013)

ADA COLAU

La batalla cotidiana

Por Gemma Tramullas
Madrid Arena, Criminalización de la música electrónica
Por Víctor Lenore
TERESA FORCADES, Libertad y sensibilidad
Por Gemma Tramullas
Malí, Fanáticos en el desierto donde nació el blues
Por Carlos Fuentes
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
Escándalo Bankia, El 15-M arrincona a Rodrigo Rato
Por Víctor Lenore
ITZIAR GONZÁLEZ, Dignidad y libertad
Por Gemma Tramullas
MP3, It's not the end

MANIFESTO! (2010)

MP3

It's not the end

Por Juan Vitoria
DAVID FERNÀNDEZ, Contra el círculo de la impunidad
Por Julián García
Red Bull Music Academy, Intercambio musical
Por Davide Bortot
MÒNICA OLTRA, Sin mordazas

MANIFESTO! (2013)

MÒNICA OLTRA

Sin mordazas

Por Gemma Tramullas
Megaupload, Batalla por el control de la cultura
Por Roberto Herreros
Arriba