×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JOHN HUSTON, El pesimista socarrón

Fue polémico y bravucón, creador polifacético e irreverente, un hombre de otra época que, sin duda, encajaría en esta.

 

FREESTYLE (2012)

JOHN HUSTON El pesimista socarrón

En el cine actual, desintegrado entre la charanga de multisalas, la heterodoxia indie y la ósmosis con lo digital, resulta improbable la aparición de alguien como John Huston (1906-1987). Sin embargo, es fácil suponer que este clásico que nunca pretendió serlo hubiese encajado sin problemas en el nuevo milenio. Así lo testimonian sus últimas obras. Ignacio Julià, cuando se cumplieron veinticinco años de la muerte de Huston, reivindicó tres de sus más notables trabajos: “Fat City, ciudad dorada” (1972), “Sangre sabia” (1979) y “Bajo el volcán” (1984).

Sobran los rasgos biográficos cuando topamos con John Huston (1906-1987); son ya parte del acervo cinematográfico, leyenda más que verdad. El guionista, actor y director estadounidense prefería la vida al arte y no respondía a los análisis externos de su obra. Fue polémico y bravucón, creador polifacético e irreverente, un hombre de otra época que, sin duda, encajaría en esta. Hijo del actor entre actores Walter Huston y de una aguerrida reportera, boxeador juvenil y apasionado cazador, sería atraído a Hollywood como guionista. Su talento pronto lo llevaría a dirigir clásicos como “El halcón maltés” (1941) y “El tesoro de Sierra Madre” (1948), donde entablaría una duradera amistad con Humphrey Bogart. Bebedor conflictivo y tenaz fumador, casado cinco veces pero responsable patriarca, su perfil cae entre el sinvergüenza y el genio.

Preferible quedarse, pues, con ese recalcitrante fervor por la vida, aunque este lo llevase a abandonar el rodaje de “La reina de África” (1951) para salir a abatir elefantes. Tan invencible vitalidad, fruto de entregarse a la acción instintiva como antídoto del incierto destino, produjo al final de su vida –ya enfermo de un enfisema pulmonar– algunas obras tan incomprendidas en su momento como valiosas hoy. Tres de las más notables merecen rescatarse en DVD: la hierática inmersión en los arrabales del boxeo “Fat City, ciudad dorada” (1972), la pintoresca adaptación de Flannery O’Connor “Sangre sabia” (1979) y su nihilista destilación de “Bajo el volcán” (1984), la densa novela de Malcolm Lowry.

 
  • “Fat City, ciudad dorada”.

  • “Sangre sabia”.

  • “Bajo el volcán”.

Al final de su vida, dirigió algunas obras tan incomprendidas en su momento como valiosas hoy. Estas son tres de las más notables.

 

Siempre irregular, en el período que va de “La noche de la iguana” (1964) a “El hombre que pudo reinar” (1975), ambas memorables, abundaron los fracasos en taquilla. Lo fue la sobrecogedora “Fat City, ciudad dorada”, tan conectada con sus antiguas incursiones en el cine negro –sórdidos ecos de “La jungla de asfalto” (1950)– como transmisora de un escepticismo existencial que ya había aflorado en la amarga “Vidas rebeldes” (1961). Historia de perdedores atrapados en una decaída ciudad portuaria, la filmación de la novela de Leonard Gardner estremece por su lento pulso existencial e inmisericorde contemplación de vidas extraviadas. La sustentan extraordinarias interpretaciones de Stacy Keach, el boxeador retirado Tully, y Susan Tyrrell, la pendenciera y llorosa Oma, borracha que se arrastra por bares y hoteluchos. Los sueños rotos de ambos orbitan alrededor de un joven púgil, Jeff Bridges, que acaricia ingenuas esperanzas pero acabará preñando a su novia y sucumbiendo a la realidad. Así es la vida para quienes han sido señalados por el infortunio o simplemente no han tenido las oportunidades de otros, sugiere Huston emplazando su cámara en mugrientos gimnasios, habitaciones desconchadas y chungos abrevaderos. “Fat City, ciudad dorada” no ha perdido un ápice de mordiente.

“Sangre sabia” la supera en tremendismo. Pese a lo abyecto de un protagonista que decide hacerse predicador por enajenada malicia, sobresale la irónica visión de Huston. Es divertida y terrible a la vez, dice sobre la novela en su autobiografía. Página a página, no sabes si reírte o quedar horrorizado. Hazel Motes, un fiero Brad Dourif, nos sumerge en el mundo literario de O’Connor, esa América gótica y paleta del sur rural, terreno abonado para truhanes disfrazados de evangelistas. Traumatizado por un padre predicador, este joven inculto que no cree en nada medrará imparable entre desechos sociales, predicando la inutilidad de toda moral en un mundo que niega a cada paso la quimera de la salvación. Visceral denuncia de la religión, “Sangre sabia” nos recuerda que quienes la mediatizan nunca están libres de pecado. Una cámara inclemente acosa al arrebatado apóstata, arrastrándonos por miserias e hipocresías sin juzgar lo entrevisto, en una moderna dramaturgia que predecía el cine de los Coen. Ninguna película de Huston se parece demasiado a las otras, tampoco esta, prueba de una vocación literaria que le hacía primar la historia contada por encima de alardes estilísticos o coherencia autoral.

 
JOHN HUSTON, El pesimista socarrón

El fin le sobrevino antes del estreno de “Dublineses”, el testamento de un artista todavía irreductible pese a los achaques.

 

Otro ser desahuciado desborda la obra cumbre de Lowry, el alcoholizado cónsul británico atrapado en una ciudad mexicana en los años anteriores a la Segunda Guerra Mundial. La abigarrada prosa de “Bajo el volcán” se vertía cual hirviente aceite en las entrañas de su desencajado protagonista, haciendo de la novela algo difícilmente transferible a la pantalla, pese al interés mostrado por Buñuel o Losey. Huston, que ya había resumido al incontinente Melville en “Moby Dick” (1956), asumió que la única forma de acceder a tan convulsa subjetividad era limitándose a plasmar las últimas horas de este dipsómano, un macilento Albert Finney cuya derrota parece claudicación ante la vida, pero es en realidad temeraria lucidez en total desacuerdo con el mundo. Rodada en su amado México –allí vivió tras dejar Irlanda, donde se había nacionalizado al abandonar Estados Unidos por sus ideas progresistas–, la película va acotando el desencanto político del beodo prócer. El ascenso del fascismo, que busca alianzas en el país azteca, sumado al irreconciliable adulterio de la esposa con su hermanastro, excusa la tragicómica debacle, único trayecto posible hacia un tajante final. Despreciada en su estreno, “Bajo el volcán” constituye un manifiesto vital, abstraído de su origen literario, que un ya débil Huston hizo visceralmente suyo, pues también él estaba próximo a su fin.

Le sobrevino antes del estreno de “Dublineses (Los muertos)” (1987), elegíaca adaptación de James Joyce, emocionante epílogo a una serie de títulos –forjados entre algunos fracasos más y la exitosa “El honor de los Prizzi” (1985)– que constituyen obras tardías de respondona senectud, esplendorosa suspicacia. El testamento de un artista todavía irreductible pese a los achaques.

Publicado en la web de Rockdelux el 19/10/2012
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
MORENTE, Y la voz torcida de los heterodoxos
Por Fernando Alfaro
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”
Por Pepo Pérez
JASON MOLINA, Ya no será

FREESTYLE (2013)

JASON MOLINA

Ya no será

Por Jesús Llorente
PRINCE, La historia de un concierto imposible
Por Santi Carrillo
CARLES SANTOS & CABOSANROQUE, La requeteconquista de lo inútil
Por Nando Cruz
R.E.M., Nadie es perfecto

FREESTYLE (2011)

R.E.M.

Nadie es perfecto

Por Jordi Bianciotto
VÀNOVA, Los años y los palos

FREESTYLE (2011)

VÀNOVA

Los años y los palos

Por David S. Mordoh
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
BOB DYLAN, Traduciendo a Bob desesperadamente
Por Rodrigo Fresán
Londres arde, tiembla Inglaterra, Pragmáticos y avariciosos
Por Ignacio Julià
NO AGE, El ruido y el feedback

FREESTYLE (2013)

NO AGE

El ruido y el feedback

Por Nando Cruz
La razón de los tontos, ¿Paradoja o prejuicio?
Por Ignacio Julià
Art Brut, Universo de outsiders

FREESTYLE (2012)

Art Brut

Universo de outsiders

Por Fernando Alfaro
BOB DYLAN, Esto no es lo que parece
Por Jesús Llorente
Ideología y arte (II), Cinefilias y fobias
Por Fernando Alfaro
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
MORENTE & MARIO PACHECO, Luz y dolor
Por Gabriel Núñez Hervás
DANIEL JOHNSTON, Triste y confundido
Por Ignacio Julià
Seminario punk, Posgraduado en underground
Por Eloy Fernández Porta
Cajas que encajan, Razones sentimentales
Por Jesús Llorente
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
Arriba