USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
JORGE VERSTRYNGE, El extraño viaje

“Soy producto de varias circunstancias. Un padre y una madre de extrema derecha; un padrastro, al que considero mi padre, comunista; y el proceso de destrucción del imperio colonial francés, porque yo nací en Tánger en 1948”. Foto: Alfredo Arias

 
 

MANIFESTO! (2013)

JORGE VERSTRYNGE El extraño viaje

Secretario General de Alianza Popular entre 1979 y 1986, el politólogo hispano-francés Jorge Verstrynge es hoy azote dialéctico de la derecha ultramontana desde su condición de tertuliano, escritor y profesor en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid. Es difícil estar más a la izquierda que Jorge Verstrynge, protagonista de un asombroso y fascinante viaje desde la ideología fascista hasta el combate contra el ultraliberalismo económico y la defensa del compromiso social. Julián García habló con él; el resultado: esta sorprendente entrevista.

Puede haber gente que sepa de ti como del hombre que pudo haber sido el gran líder de la derecha española. ¿Cómo podemos explicar a esa gente que hoy eres un hombre ideológicamente de izquierdas y socialmente comprometido? Soy producto de varias circunstancias. Un padre y una madre de extrema derecha; un padrastro, al que considero mi padre, comunista; y el proceso de destrucción del imperio colonial francés, porque yo nací en Tánger en 1948, cuando la pistola de Hitler todavía humeaba. Todo eso me llevó a una auténtica esquizofrenia: a los 15 años era de derechas en lo político y de izquierdas en lo económico y lo social. Algún día tenía que zanjarlo.

“Recuerdo que una vez una señora me preguntó: ‘¿Por qué no se quedó usted? Habría sido presidente en lugar de José María Aznar’. Me eché a reír y mi esposa, Mercedes Revuelta, le dijo: ‘Si Verstrynge hubiera sido presidente, habría nacionalizado la banca, las autopistas... Y al cabo de tres meses le habrían puesto una bomba en el coche’”

¿Es cierto que fuiste falangista? No, nunca. Mi formación fue francesa y fui ateo desde muy joven. Me interesaban más el fascismo puro y duro y luego el nacional-comunismo, que supedita la revolución comunista a la previa recuperación de la soberanía nacional.

¿Cómo llegas a la política española y a ser la mano derecha de Manuel Fraga? Gracias al apoyo de uno de mis profesores, Jaime Boneu, llegué a un pequeño partido, Reforma Democrática. Y de ahí a Alianza Popular (AP), de la que fui secretario general. Lo fui de algún modo porque nadie quería serlo, pero también por fidelidad a Fraga. Había sido uno de mis mejores profesores.

Te he oído decir alguna vez que Fraga era “el ala izquierdista y progre del régimen franquista”. Porque lo era. Yo era muy joven y no tenía contacto alguno con la oposición al régimen, así que Fraga me parecía progresista. Y he de decir, con toda franqueza, que en relación con el PP actual, Fraga era casi un sociata. No cabían en su mente ni los desahucios ni los ERE actuales. Así es la vida: el PP actual está mucho más a la derecha que AP, ¡aunque cueste creerlo!

Hay un momento, mediados los ochenta, en el que dejas AP. ¿Cuál es la razón? No había ninguna posibilidad de ganar a los socialistas. Ninguna. Porque Fraga no era creíble como gobernante democrático y la gente quería aires nuevos. Me di cuenta de que no podía seguir en AP cuando Fraga me expuso alternativas prácticamente golpistas para sustituir a Felipe González.

¿Qué alternativas? Fraga preveía su vuelta al poder gracias a un asesinato de Felipe por parte de ETA, a una andanada militar por cuestión de retribuciones o a la toma de Ceuta y Melilla por Hassan II; ello habría llevado a un Gobierno de concentración nacional, en el que AP habría ocupado Defensa e Interior y la vicepresidencia del Gobierno.

¿Tu viraje ideológico a la izquierda se produce en ese momento? Siempre había sido de izquierdas en lo social y estatalista en lo económico, así que no podía seguir en AP. ¡En aquel momento yo estaba ya más cerca del PSOE! Puedes ser esquizofrénico una parte de tu vida, pero un día tienes que elegir. Recuerdo que una vez una señora me preguntó: “¿Por qué no se quedó usted? Habría sido presidente en lugar de José María Aznar”. Me eché a reír y mi esposa, Mercedes Revuelta, le dijo: “Si Verstrynge hubiera sido presidente, habría nacionalizado la banca, las autopistas... Y al cabo de tres meses le habrían puesto una bomba en el coche” (risas).

Un pensamiento a años luz del ultraliberalismo del PP actual. Con Fraga el PP no era un partido liberal. Fraga tenía un lado populista, socialdemócrata si quieres. Cuando se fue del mando es cuando la avalancha ultraliberal se hace con el partido. Ultraliberal y ultramontana.

 
JORGE VERSTRYNGE, El extraño viaje

“¿Qué izquierda? ¿La de verdad? ¡Si José Luis Sampedro ya no está! ¿O la izquierda caviar, que es la izquierda de la derecha o la derecha de la izquierda?”

Foto: Alfredo Arias

 

¿El liberalismo y el librecambio anglosajón han sido la causa del desastre económico en el que estamos sumidos? El librecambio y la libertad de circulación de capitales han conducido a una guerra de todos contra todos. Eso, lo que llaman competitividad, ha conducido a una deflación salarial en espiral, lo cual ha llevado a una contracción de la demanda. Y como el sistema necesita del consumo como del aire, ha hecho que se le dijera a la gente: “¡Consume, y si no tienes medios, pues endéudate, cabrón!”. Eso ha llevado a una pirámide de deuda en la que, como es lógico en este sistema, no queda otra que el “maricón el último”, solo que aquí el último es la gente de la calle.

¿Jorge Verstrynge es comunista? No, porque soy ateo y, por tanto, tampoco creo en las religiones seculares. Mi padrastro me decía: “En el comunismo hay que creer como en una religión”. Pero por su generosidad de planteamientos no me habría importado ser comunista.

¿Y antiamericano? Sí, y a mucha honra. Los Estados Unidos son la escoria de la humanidad.

“El librecambio y la libertad de circulación de capitales han conducido a una guerra de todos contra todos. Eso, lo que llaman competitividad, ha conducido a una deflación salarial en espiral, lo cual ha llevado a una contracción de la demanda. Y como el sistema necesita del consumo como del aire, ha hecho que se le dijera a la gente: ‘¡Consume, y si no tienes medios, pues endéudate, cabrón!’. Eso ha llevado a una pirámide de deuda en la que, como es lógico en este sistema, no queda otra que el ‘maricón el último’, solo que aquí el último es la gente de la calle”

A un nivel más doméstico, ¿Cataluña tiene derecho a decidir? Si consideramos el imperio como español, el proceso de descolonización culminó con las guerras de Cuba y Filipinas. Solo que el imperio fue castellano y entonces cabe pensar que, para algunos, ese proceso de descolonización aún no ha terminado. Los catalanes tienen, por tanto, derecho a decidir. Y no veo que Europa pueda vetar eso: los catalanes son tan europeos o más que muchos otros pueblos europeos. No me gusta, sin embargo, la idea de que Cataluña se separe de España. No sé qué sería de Cataluña, pero para España sería una catástrofe. Urge hablar. Pero estimo que la pelota está sobre el tejado de Madrid: o Madrid se entera bien o vamos directamente contra la pared. Aquí el problema no es España, es Madrid quien no se entera.

Pero tú, como buen jacobino, has dicho alguna vez que el gran problema de España son las regiones. ¿Es compatible estar a favor del derecho a decidir con la idea centralista del Estado? Mi mitad francesa es jacobina, pero no soy jacobino en España por realismo. Se ha avanzado por un camino que no me gusta para España, pero esto no tiene marcha atrás. Desde arriba se cedió demasiado. Pero hoy ya es tarde.

Joan Maragall, abuelo del expresident de la Generalitat Pasqual Maragall, escribió en 1908 un artículo, “Visca Espanya!”, emocionado ante la idea de un Estado español que miraba hacia adelante respetando a sus pueblos. ¿Crees que esta ilusión es hoy recuperable en Cataluña? Hoy por hoy, no. Al igual que miles de estudiantes están siendo expulsados de España, Cataluña tiene también esa misma tentación de irse...

Jorge, ¿el Gobierno del PP nos puede sacar del lío? Para nada. El Gobierno ha destrozado el país y su economía.

Cuando ves todo lo que hay en torno al caso Bárcenas, ¿cómo se te queda el cuerpo en cuanto ciudadano? Hace mucho tiempo que el ciudadano sabe a qué atenerse. Y quién sabe lo que nos queda aún por ver... En cualquier caso, te diré dos cosas sobre este tema: que tras el caso Bárcenas está toda la problemática de la financiación de los partidos en España. Y que Rajoy debería haber dimitido al igual que lo ha hecho el señor (José Antonio) Griñán en Andalucía. Cuestión de vergüenza torera.

¿Ves a alguien de la izquierda española preparado para ser alternativa al PP o, al menos, tirar del carro? ¿Qué izquierda? ¿La de verdad? ¡Si José Luis Sampedro ya no está! ¿O la izquierda caviar, que es la izquierda de la derecha o la derecha de la izquierda?

¿La democracia española es fallida, de baja intensidad? No es democracia, que es el poder del pueblo para el pueblo y, sobre todo, por el pueblo. Es un sistema seudorepresentativo al servicio de la casta depredadora; en sociología, “la jauría”.

Se te vio en un escrache frente a la casa de Soraya Sáenz de Santamaría y la caverna mediática te puso a caer de un burro. A los escraches solo he ido como observador, benevolente y simpatizante. La oleada de desahucios constituye una auténtica vergüenza en la historia de España. Ni Franco se habría atrevido a esto. 

Madrid Arena, Criminalización de la música electrónica
Por Víctor Lenore
15-M (y II), Cinco cosas que han cambiado
Por Víctor Lenore
Myspace, Pros y contras

MANIFESTO! (2007)

Myspace

Pros y contras

Por Víctor Lenore
LARA ALCÁZAR, Feminismo frontal

MANIFESTO! (2014)

LARA ALCÁZAR

Feminismo frontal

Por Gemma Tramullas
Justicia universal, Quimera atemporal
Por Fede Guerrero
Malí, Fanáticos en el desierto donde nació el blues
Por Carlos Fuentes
Minimúsica, La otra música infantil
Por Núria Muntaner
ITZIAR GONZÁLEZ, Dignidad y libertad
Por Gemma Tramullas
ALEIX SALÓ, En la crisis con humor
Por Julián García
La cultura no es un lujo, Contra la subida del IVA
Por Rockdelux
FRANCISCO POLO, Actuar, organizar el cambio
Por Julián García
Ciberrealismo, Euforia digital y realismo social
Por David García Aristegui
11-S, El americano herido

MANIFESTO! (2001)

11-S

El americano herido

Por John Carlin
DAVID FERNÀNDEZ, Contra el círculo de la impunidad
Por Julián García
BARACK OBAMA, El sueño americano no es negro pero tiene color
Por Montse Armengou
No callaremos, El miedo es el mensaje
Por David Saavedra
Red Bull Music Academy, Intercambio musical
Por Davide Bortot
BOB MARLEY, El hombre y el mito

MANIFESTO! (2011)

BOB MARLEY

El hombre y el mito

Por Dr. Decker
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
SIMONA LEVI, Madame X

MANIFESTO! (2013)

SIMONA LEVI

Madame X

Por Gemma Tramullas
Cierre de CD.Drome, El tsunami sigiloso
Por Nando Cruz
CÉSAR STRAWBERRY, Palabras entre rejas
Por David Saavedra
Arriba