USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos

Ilustración: Paco Alcázar

 

VISTO Y NO VISTO (2012)

KIKO VENENO La alegre cátedra popular de los diez cantecitos

El día que Lobo López se encontró con su amada, muchos oyentes españoles supieron de la existencia de Kiko Veneno. Hasta entonces, aquel 1992, la música popular cargaba aún con un estigma de lamentos. Un maltrato derivado de ciertas alergias ideológicas, ay, que negaban el respeto que merece todo acervo genuino. Y en esas llegó Joselito y sacó el optimismo a bailar con las rumbitas de la vida. La recuperación de “Échate un cantecito” en directo veinte años después de su edición fue un acontecimiento. Carlos Fuentes explicó en este artículo el concierto del estreno en Madrid.

Mira que tiene gracia: en un Mercedes blanco desembarcó Kiko Veneno para el primer concierto de celebración por los veinte años de “Échate un cantecito”. Auto de lujo para él, José María López Sanfeliu (Figueres, 1952), quien por aquellos tiempos tiraba de un vetusto Renault cuatro latas. Sería fácil hablar de justicia histórica, que la hay, pero mejor reivindicar el regocijo que generaron diez canciones bienaventuradas. Inesperado arroyo de picardía e ingenio que, como nunca visto antes, combinó el soniquete flamenco más accesible con los ritmos mamados en el sur fronterizo. Y, claro, esa poética fresca de querencia lorquiana, verde que te quiero verde, que contagió las hazañas del Lobo López, de Joselito y sus superhéroes de barrio antes del de boca en boca por internet.

Quizá sea cierto que Kiko Veneno no inventó nada. Ahí están otras figuras pata negra, de Chocolate a Bambino, de Peret a Gato Pérez, de Lole y Manuel a Martirio... en fin, los hermanos Amador y los cuchillos afilados de Baldomero Torre. Sí supo este andaluz por raíces agitar una coctelera sabrosa que pasó mucho tiempo, y ahora ya sabemos que fue demasiado, esquinada en el barrio que no visitaban los turistas porque allí vivía la gente. Atrás quedó el disco seminal de Veneno, marcado a fuego en cuarto kilo de hachís, que muchos no entendieron en su hora. Y el cronista callejero, filósofo de bares y fondas, pagó con tres lustros de suplicios: cuesta creer que no vivió de la música hasta que regresó de Londres con aquella cosecha de una primavera luminosa. El resto, valga el tópico, ya es historia. Rescatada ahora en una reedición especial de “Échate un cantecito” con las diez piezas originales, once temas más, entre versiones de maquetas y memoria del directo (“Fuego”), tres colaboraciones con Martirio, Albert Pla y Calamaro, un DVD y los diarios de la peregrinación a Londres. Con Santiago Auserón ayudando siempre en la sombra.

 
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos

En un Mercedes blanco desembarcó Kiko para el primer concierto por los veinte años de "Échate un cantecito". Foto: Alicia Blanco

 

Y como historia de la buena se contará en el futuro, veinte años no es nada, el concierto de regreso de los cantecitos, celebrado el 30 de mayo en La Riviera de Madrid. A sala completa, tras cambiar ubicación desde un espacio menor (Joy Eslava), Kiko Veneno se confirmó en estado de gracia. Mucha culpa tuvo su grupo, La Banda del Retumbe, con el increíble Raúl Rodríguez (carajo, ¿cuántos músicos viven en su guitarra?), el funambulismo eléctrico de Charlie Cepeda y los ricos tumbaos cubanos sonando al fondo. Pero conviene no engañarse: si el cantante forma parte de nuestro patrimonio emocionante es por sus coplas de madrugada. Combustible nutritivo que tiene la santa cualidad de sacar lo mejor de nosotros. Porque ahora que laten días grises, aquí no hay primos ni riesgos que resistan esta sobredosis de entusiasmo. Alegría de vivir, a veces en clave africana con flamenquito saltando a la kora (“Dice la gente”), que igual emociona con Paco Ibáñez (“Palabras para Julia”), enternece con sus cuentos cotidianos (“Reír y llorar”, “Salta la rana”) y divierte con su revisión pop naíf de Dylan (“Memphis Blues”). Hasta la victoria, siempre, por la sencillez.

Pero no solo de rumba vive el hombre, ni de mitos en voz ajena (“Volando voy”). Así que habrá que estar atentos a las nuevas aventuras del campeón “guapeao”: un disco propio producido con otro lumbreras ubicuo, Raül “Refree” Fernandez, anunciado para septiembre y, sorpresa-sorpresa, una alianza transoceánica pergeñada junto al cantautor uruguayo Martín Buscaglia. Hasta entonces, a seguir la ruta venenosa en este verano del aniversario. Con botellas de Coca-Cola llenas de vino de Chiclana hasta que salten los cachitos de hierro y de cromo.

scannerFM, Un nuevo concepto de radio

VISTO Y NO VISTO (2011)

scannerFM

Un nuevo concepto de radio

Por Christian Len
Mapa Sonoro, Un programa de música que se puede ver
Por Roberto Herreros
Menú Stereo, Comer, beber, cantar

VISTO Y NO VISTO (2013)

Menú Stereo

Comer, beber, cantar

Por Pepo Ibáñez
JAMES BLAKE, Jazz Blake

VISTO Y NO VISTO (2011)

JAMES BLAKE

Jazz Blake

Por Abel González
BARRICADA, Adiós al rock'n'roll

VISTO Y NO VISTO (2014)

BARRICADA

Adiós al rock'n'roll

Por Andrés García de la Riva
Agapo, Desde la barra

VISTO Y NO VISTO (2011)

Agapo

Desde la barra

Por Marisa Ruiz
Beat Generation, Velvet y Van Sant, París era una fiesta
Por Vicenç Batalla
Adiós a cronistas musicales, Periodismo de otra era
Por Jordi Bianciotto
DELOREAN, Secuestro en México: que no cunda el pánico
Por David Saavedra
Festival de Cine Europeo, Sevilla y los cien fuegos
Por Gerard Casau
ANA CURRA, El acto de (revivir a) Parálisis Permanente
Por César Estabiel
NTS, London calling: la radio definitiva

VISTO Y NO VISTO (2016)

NTS

London calling: la radio definitiva

Por Beatriz G. Aranda
ANTÒNIA FONT, Gracias, robots

VISTO Y NO VISTO (2014)

ANTÒNIA FONT

Gracias, robots

Por Joan Cabot
Grabaciones en el Mar, 15 años ya (bueno, 16)
Por Pedro Vizcaíno
Aquí Te Pillo Aquí Te Grabo, Música a salto de mata
Por Pablo Gil
CA2M, Cinco años de arte contemporáneo para todos los públicos
Por JuanP Holguera
Girls, Contra el estereotipo femenino

VISTO Y NO VISTO (2012)

Girls

Contra el estereotipo femenino

Por Montse Virgili
Sound System FM, Jamaica en la radio

VISTO Y NO VISTO (2014)

Sound System FM

Jamaica en la radio

Por Dr. Decker
Beefeater In-Edit, Sagas de autosabotaje y orgullo
Por Kiko Amat
Soborno indie sentimental, Delito de cohecho
Por Joan Pons
Arte sonoro en España, Experimental y conceptual
Por Jesús Rodríguez Lenin
Limbo Starr, Diez años

VISTO Y NO VISTO (2011)

Limbo Starr

Diez años

Por David López
Perdidos, Descansa en paz

VISTO Y NO VISTO (2010)

Perdidos

Descansa en paz

Por Miquel Botella
Arriba