USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
La cultura no es un lujo, Contra la subida del IVA

Ilustración: Pepo Pérez

 
 

MANIFESTO! (2012)

La cultura no es un lujo Contra la subida del IVA

Por Rockdelux

Tras el anuncio de las medidas tomadas por el Gobierno de España el 13 de julio de 2012 relacionadas directamente con materias culturales –el incremento del 8% al 21% del impuesto del valor añadido (IVA) sobre el precio de las entradas a salas de cine, teatros, festivales musicales y conciertos–, un considerable grupo de medios musicales del país decidimos unirnos para manifestar una común disconformidad. Esperamos que lo expuesto a continuación sea compartido anímicamente y respaldado dentro de lo posible por nuestros lectores, tan afectados como nosotros mismos.

Todas las cabeceras que firmamos este manifiesto tenemos en común la pasión por la música, que cada cual refleja a su manera, de forma peculiar e independiente. Más allá de eso, otra característica nos define prácticamente a todas: salvo algunas excepciones, en nuestras páginas el comentario político había sido hasta hoy, cuando algunas ya están cerca de los treinta años de existencia, tangencial o incluso inexistente. Sin embargo, vivimos un momento histórico extraordinario que requiere de respuestas no menos extraordinarias por parte de todos. No se nos escapa que España pasa por momentos muy complicados. Tampoco, que en esta situación se demanda del ciudadano de renta media-baja un esfuerzo enorme que se traduce cada día en cientos y miles de nuevos dramas humanos. A la vez, asistimos atónitos a los beneficios millonarios de los directivos de esas cajas que han quebrado el país, a las suculentas indemnizaciones de altos cargos que abandonan sus puestos de responsabilidad en medio del escándalo, a la indecencia de buena parte de nuestros políticos. En medio de este paisaje, el Gobierno ha decidido dar una nueva vuelta de tuerca a una situación ya insostenible, tomando una serie de medidas que condenan a la ciudadanía en general a poco menos que la indigencia y a un sector determinado, el de la música y la cultura popular, a la desaparición.

“Discográficas, distribuidoras, promotores, salas, empresas de promoción y comunicación, técnicos y, por encima de todo, músicos son los damnificados del desprecio y hasta rencor que muestran nuestros gobernantes para con un sector que supone buena parte de ese 3% del PIB generado por la cultura y que se encuentra en proceso de descomposición”

 

Entre las medidas adoptadas el pasado viernes 13 de julio se encuentra el incremento del 8% al 21% del impuesto del valor añadido (IVA) sobre el precio de las entradas a salas de cine, teatros, festivales musicales y conciertos. Es el definitivo golpe de gracia para un ramo que depende del gasto en ocio para su supervivencia y que ha ido viéndose acorralado progresivamente por las decisiones de nuestros gobernantes. Porque en el mundo de la música popular, a diferencia de otros ámbitos industriales e incluso culturales, la subvención siempre ha sido escasa, cuando no directamente nula y, sin embargo, la lista de zancadillas a la iniciativa privada por parte de las Administraciones es interminable: desde la promesa incumplida por parte del anterior Gobierno de considerar los discos y directos como producto cultural y rebajar su IVA al 4% hasta la prohibición a acceder a una sala de conciertos a los menores de edad, pasando por las periódicas trabas a promotores y hosteleros para impedir que programen música en directo. Especial hincapié merece la nula respuesta que han dado nuestros políticos durante la última década al problema de las descargas ilegales, que se ha llevado por delante infinidad de puestos de trabajo en discográficas y distribuidoras.

Discográficas, distribuidoras, promotores, salas, empresas de promoción y comunicación, técnicos y, por encima de todo, músicos son los damnificados del desprecio y hasta rencor que muestran nuestros gobernantes para con un sector que supone buena parte de ese 3% del PIB generado por la cultura y que se encuentra en proceso de descomposición. También, uno de los mejores escaparates posibles para esa marca “España” que a nuestros políticos tanto les gusta pasear: ¿alguien duda de lo mucho que hacen por la imagen y la economía de este país nuestros músicos o festivales?

Por supuesto, entre los damnificados también nos encontramos nosotros, la prensa especializada, que vemos cómo la publicidad (una importante fuente de ingresos. Y otra vez insistimos: que no el dinero público) se bate en retirada. Primero se fueron las discográficas como consecuencia de las nulas ventas, luego las grandes marcas a causa de la caída en el consumo y ahora lo harán los promotores, salas y festivales, condenados por la subida del IVA del ministro de Hacienda, el señor Montoro. Esto, unido a la inevitable caída de las ventas de quiosco, definitivamente nos deja en una situación difícil de sortear.

Por eso, la razón de ser de este manifiesto es doble.

Por un lado, mostrar nuestra absoluta solidaridad con el resto de compañeros del mundo de la música, brindar nuestro apoyo y demandar el suyo a la vez: si de todo esto algo se salva será únicamente por la fuerza que mostremos unidos.

Y por otro, dirigirnos a todos los que nos leéis, que nos consta que sois muchos y fieles. Lo cierto es que el tiempo se ha acabado y nos encontramos ante un ahora o nunca: o reclamamos aquello que consideramos justo o nos veremos privados de ello para siempre. Y esta advertencia se refiere tanto a la posibilidad de ver a tu grupo favorito tocando en tu ciudad como al acceso a la educación y la sanidad. No nos corresponde a nosotros señalar a unas siglas concretas, pero sí pedirte con todas nuestras fuerzas coherencia y que actúes conforme a tu conciencia desde hoy mismo respecto a todo lo que está ocurriendo a tu alrededor, vivas en Barcelona, Madrid, Burgos o un pueblecito de Galicia. No te calles. No te acomodes y reclama lo que consideras que es justo. Y si a pesar de nuestro esfuerzo nos lo siguen negando, no te olvides de cuanto ha ocurrido estos últimos años cuando llegue la hora de votar.

 

Publicado en la web de Rockdelux el 19/7/2012
Adiós a ETA, El derecho de vivir en paz
Por Roberto Herreros
MÒNICA OLTRA, Sin mordazas

MANIFESTO! (2013)

MÒNICA OLTRA

Sin mordazas

Por Gemma Tramullas
JORDI ÉVOLE, Contra las concesiones
Por Julián García y Gemma Tramullas
DAVID FERNÀNDEZ, Contra el círculo de la impunidad
Por Julián García
BOB MARLEY, El hombre y el mito

MANIFESTO! (2011)

BOB MARLEY

El hombre y el mito

Por Dr. Decker
WikiLeaks, Julian Assange contra Obama
Por Vicenç Batalla
LANCE ARMSTRONG, Las mentiras del molinillo
Por Xavier Cervantes
Megaupload, Batalla por el control de la cultura
Por Roberto Herreros
15-M (y II), Cinco cosas que han cambiado
Por Víctor Lenore
Ciutat morta, El caso 4-F

MANIFESTO! (2015)

Ciutat morta

El caso 4-F

Por Xavier Cervantes
ADA COLAU, La batalla cotidiana

MANIFESTO! (2013)

ADA COLAU

La batalla cotidiana

Por Gemma Tramullas
¿Machismo en el indie?, Objetivemos
Por Santi Carrillo
UbuWeb, Arte en un clic

MANIFESTO! (2011)

UbuWeb

Arte en un clic

Por Kenneth Goldsmith
TERESA FORCADES, Libertad y sensibilidad
Por Gemma Tramullas
ALEIX SALÓ, En la crisis con humor
Por Julián García
Flamenco, Premios para la crisis

MANIFESTO! (2011)

Flamenco

Premios para la crisis

Por Lucía Flores
Rusia, Entre “Diciembre” y “Octubre”
Por Àngel Ferrero
Cierre de CD.Drome, El tsunami sigiloso
Por Nando Cruz
Intervenidos, Madrid-Bruselas-Fráncfort
Por Vicenç Batalla
SIMONA LEVI, Madame X

MANIFESTO! (2013)

SIMONA LEVI

Madame X

Por Gemma Tramullas
Ciberrealismo, Euforia digital y realismo social
Por David García Aristegui
Arriba