×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco

Sensualidad vintage de las estrellas femeninas de verdad, las que se fotografiaban mirando atrevidamente a la cámara.

 

FREESTYLE (2012)

LANA DEL REY Diamante o pedrusco

Los elogios proliferaron con el single “Video Games” para convertirse en vituperios tras la publicación del álbum “Born To Die” (2012) a medida que se imponían los rasgos mediáticos fundamentales del personaje. Del auge de un fenómeno a su declive en menos de seis meses: sería un buen título de libro. Y una reflexión de los vaivenes de un mercado cada día más desorientado. David S. Mordoh, un tipo optimista, prefirió ver el vaso medio lleno.

No hay cosa que irrite más al aficionado serio que las operaciones de marketing en música. Cuando se siente empujado a comprar un álbum y después se percata de que lo ha hecho a través de un impulso inducido. Sin embargo, tal operación maléfica deja inmediatamente de serlo si la víctima es consciente de ello.

Me gusta la operación Lana Del Rey. Me gusta desde la denominación de origen y la nomenclatura. Harto ya de campañas destinadas a un público adolescente cuyo nivel de inteligencia es inversamente proporcional al de su testosterona, así como de otras –más ruines aún por proceder del entorno alternativo– vendiendo ruido mediocre como arte, he de rendirme ante la irrupción avasalladora de una chica de buena familia llamada Elizabeth Woolridge Grant, que se pone un nombre artístico a juego con la imagen que desea publicitar. Aquí ya no hablamos de sexo por el morro, sino –aunque neoyorquina– del Los Ángeles de “Mulholland Drive”, del refinamiento de las formas, de la sensualidad vintage y de la épica del blanco y negro moribundo cuando se torna color; de “Lo que el viento se llevó” y las estrellas femeninas de verdad, las de glamour inaccesible, las Rita Hayworth que se fotografiaban medio giradas de espalda, con la cabeza tras el hombro mirando atrevidamente a la cámara. ¿Perspectiva machista? Más bien reflejo de una época.

 
LANA DEL REY, Diamante o pedrusco

Si la canción no sirve, por mucho maquillaje externo e interno que lleve, por mucha cirugía labial, hablaríamos de aburrimiento.

 

Todo ello, no obstante, carecería de valor si tras la operación se escondiese la inefable gran burbuja de vacío musical. No es el caso; al menos tajantemente. “Born To Die” contiene una aceptable variedad de recursos para autoproclamarse ejemplo de pop decoroso. Sabe coger de cada variante vigente lo justo para realzar su elegancia. No encontrarás pop sin pulir –“Radio”–, ni R&B sin pulir –“Diet Mountain Dew”–, ni simulacros de rap sin pulir –“National Anthem”–. De hecho, no se encuentra nada sin pulir –la suntuosa orquestación de “Video Games” y “Born To Die” abanderando–, con el plus de unas canciones que no adivino si –como su dueña– serían atractivas desnudas o son atractivas porque han sido vestidas así.

En cualquier caso, el estudio de impacto de “Video Games” debe realizarse muy en serio teniendo en cuenta tanto las características propias de una gran canción –y no solo hay una: poco tiene que envidiar “Million Dollar Man” a un clásico– como los resortes difusores tecnológicos utilizados, así como su diferencia respecto al target de campañas similares (Justin Bieber, Lady Gaga, etcétera).

Pero, por encima de disquisiciones varias –la avidez meteórica de una carrera en pos de aprovechar el momento, su discutible directo, una personalidad incapaz de darle vida al personaje que interpreta, la poca fiabilidad de sus activos futuros–, un concepto queda claro en este caso: si la canción no sirve, por mucho maquillaje externo e interno que lleve, por mucha cirugía labial –negada por ella–, hablaríamos de aburrimiento. Si en cambio es buena, y un tercio de las de “Born To Die” me parecen de un nivel digno, estamos hablando de clase.

Publicado en la web de Rockdelux el 28/3/2012
SLEAFORD MODS, Mis cinco discos más odiados (por Jason Williamson)
Por Kiko Amat
JON SAVAGE, Cuidar del espíritu adolescente
Por Aïda Camprubí
ANDY WARHOL, Madrid me mata

FREESTYLE (1983)

ANDY WARHOL

Madrid me mata

Por Diego A. Manrique
CARLES SANTOS & CABOSANROQUE, La requeteconquista de lo inútil
Por Nando Cruz
ALAN VEGA, La última mutación

FREESTYLE (2016)

ALAN VEGA

La última mutación

Por Jaime Gonzalo
La puta calle, Tierra de todos, tierra de ellos
Por Jaime Gonzalo
La razón de los tontos, ¿Paradoja o prejuicio?
Por Ignacio Julià
Londres arde, tiembla Inglaterra, Pragmáticos y avariciosos
Por Ignacio Julià
PEGASVS, El ruido liberador

FREESTYLE (2012)

PEGASVS

El ruido liberador

Por Nando Cruz
BOB DYLAN, Traduciendo a Bob desesperadamente
Por Rodrigo Fresán
China Today, La colmena infinita

FREESTYLE (2011)

China Today

La colmena infinita

Por David S. Mordoh
LACH, El trovador a oscuras

FREESTYLE (2013)

LACH

El trovador a oscuras

Por Nando Cruz
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte
Por David S. Mordoh
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
Todos somos bobos, Reificación burguesa
Por Jaime Gonzalo
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
Glosófogos sin paladar, Transfuguismo linguístico
Por Jaime Gonzalo
PRINCE, La historia de un concierto imposible
Por Santi Carrillo
JOHN HUSTON, El pesimista socarrón
Por Ignacio Julià
Los críticos, Inefables, invisibles
Por Jaime Gonzalo
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)
Por Jesús Llorente
Contraindicación en el rock, El color de mi pastilla
Por David S. Mordoh
Arriba