USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LEONARD COHEN, El último vals

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2009)

LEONARD COHEN El último vals

Leonard Cohen (1934-2016) murió a los 82 años. Con el recuerdo todavía presente de su extensa gira española en 2009 –diez ciudades; extraordinaria desde cualquier punto de vista–, recuperamos esta columna de opinión de Santi Carrillo a propósito de aquellos memorables conciertos que tuvieron su colofón en Barcelona el día que cumplió 75 años. Entonces nos pareció que, probablemente, sería la última vez que podríamos verlo sobre un escenario.

Un Leonard Cohen feliz y respetuoso se quitó el sombrero varias veces, reverencial, ante sus finos y competentes músicos, a quienes hizo partícipes y protagonistas de su momento de regreso (y despedida): repitió sus nombres como si de un abrazo emocionado se tratase. No eran gestos banales. También se arrodilló, divertido, ceremonioso, quizá en busca de la luz que iluminase sus ojos cansados ante sus letras de poeta y vividor, con las que tal vez pedía perdón por este mundo feroz que, también a él, lo ha convertido en víctima de la palabra crisis: robado, engañado, tuvo que dejar de lado su cinismo amable rebozado en misticismo y ponerse el mono de obrero para trabajar duro por su dinero, jugándose su salud. Y lo hizo bailando una vida de canciones a ritmo de vals. De vals a vals. De la inicial “Dance Me To The End Of Love” al “Take This Waltz” antes de los extenuantes bises.

Entre agosto y septiembre hemos tenido la suerte de disfrutar del mito en acción en su más extensa gira española, diez ciudades. ¿Es habitual ver a alguien que cumple 75 años a lo largo de tres horas o más de concierto? Imperturbablemente tranquilo, incluso en los segundos previos a su corte de digestión en Valencia, que obligó a suspender su concierto a la cuarta canción (“Bird On The Wire”, donde canta: “He intentado a mi manera ser libre”), supo escoger lo mejor de un repertorio que se ha hecho más influyente con el paso del tiempo. “Gracias a todos por mantener mis canciones vivas. Nuestra intención es daros todo lo que tenemos”, dijo Lenny El Hombre con una seductora modestia. Pero Cohen no es precisamente un tipo cualquiera, como demuestra una carrera rebosante de momentos sublimes que, oídos apropiadamente, han marcado profundamente, también eternamente, la vida de muchas personas.

El año pasado, en Benicàssim, deslumbró con un aperitivo selecto de su repertorio clásico. A los tres días de grabar su magnífico “Live In London”, se presentó en el FIB con diez escogidas canciones. Resultado: “el viejo triunfó en el festival más indie que existe”. Ahora, este verano, en unos conciertos rebosantes de temas, un elegante y entregado Cohen paseó por aquí su magisterio íntegro con el sabor del adiós. Y, por supuesto, impactó de nuevo. Normal, con tantas cicatrices en forma de canciones: de la tristeza absoluta a la ironía más juguetona.

Visto el aparatoso desvanecimiento y, tres días después, celebrado el feliz cumpleaños sobre el escenario en Barcelona, somos nosotros quienes nos arrodillamos para, sonrientes, cantar felices nuestras alabanzas: Lenny, eres Nuestro Hombre. Aleluya.

NACHO VEGAS, Secretos a la luz (de gas)
Por Santi Carrillo
JULIO BUSTAMANTE, Mundo prodigioso, de categoría
Por Santi Carrillo
House Of Cards, Kevin Spacey y Shakespeare en TV
Por Santi Carrillo
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
EDWYN COLLINS, Cayendo y riendo
Por Santi Carrillo
THE EX, Treinta años de leyenda
Por Santi Carrillo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
MARK E. SMITH, La revuelta permanente
Por Quim Casas
Punk BCN en los 80, Políticamente incorrecto
Por Santi Carrillo
La música de BCN, Triple aniversario
Por Gerard Casau, Barracuda y Ricard Martín
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
FRANK SINATRA, Papá cumple cien años
Por Salvador Catalán
THE SMITHS, La luz, la luz
Por Santi Carrillo
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
STROMAE, Formidable (sí), fort minable (no)
Por Santi Carrillo
BEYONCÉ, ¿Qué es peor, parecer celosa o loca?
Por Marta Salicrú
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
Arriba