×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte

La muerte, el autor enajenado de amor... ¿Dónde están los límites de la ética comercial en todo proceso de creación?

 

FREESTYLE (2017)

Los beneficios del dolor Discos sobre la muerte

Muchos artistas se tienen que conformar con los nuevos mecanismos de distribución de la música, cediendo parte de su repertorio gratuitamente para poder seguir en primer plano. No obstante, también es hora de cuestionar si todos los músicos que publican un álbum merecen ser remunerados por ello. En los últimos tiempos hemos asistido a la proliferación de grabaciones dedicadas por entero al tema de la muerte (Sufjan Stevens, David Bowie, Nick Cave, Leonard Cohen, Mount Eerie). Partiendo de este fúnebre argumento, y sin ninguna dosis de cinismo, David S. Mordoh se hace unas cuantas preguntas para las que no encuentra respuestas sólidas. Las deja ahí, por si alguien ha dado con ellas.

Durante los últimos tiempos hemos asistido a la proliferación de grabaciones dedicadas por entero al tema de la muerte. Sufjan Stevens publicó “Carrie & Lowell” (2015) desvelando los sentimientos ambivalentes que sentía tras fallecer la madre que le abandonó. El año pasado, David Bowie expuso de manera lacerante lo que le pasó por la cabeza –la agonía– al saber que pronto moriría. Un sentimiento similar al que describió Leonard Cohen, solo que este, digamos que longevo, estaba conforme con la duración de su recorrido. Entre ambos, Nick Cave plasmó dolor, sufrimiento e impotencia tras la muerte de su hijo. Y hace pocas semanas, Phil Elverum centró todo “A Crow Looked At Me” (2017) de Mount Eerie en la pérdida de su esposa.

El caso es que este último, casi a pelo con su voz y su guitarra, crudo como los sentimientos que describe bajo un tono monográfico acorde con su día a día, me ha producido dos efectos contrapuestos. El inicial, de solidaridad con el afectado –¿no debería postularme con la fallecida?–, deja paso, tras escucharlo un par de veces, a otro políticamente menos correcto. Será debido a los arreglos áridos, a la propia naturaleza de la música de Elverum o a la incipiente saturación mediática del tema de marras; el caso es que me he sentido tentado de alzar mi voz en contra de más productos así –me refiero, sobre todo, a los de Nick Cave y Mount Eerie– por encima de las excelentes reseñas recibidas. ¿Por qué?

 
Los beneficios del dolor, Discos sobre la muerte

Phil Elverum centró todo “A Crow Looked At Me” (2017) de Mount Eerie en la pérdida de su esposa.

 

El tema es sensible y reconozco que miraría con otros ojos estos dos discos si durante los últimos meses hubiera sufrido una pérdida similar. Me parece, sin embargo, que es un sentimiento demasiado privado para airearse precipitadamente en formato álbum. Miren cuán apenado estoy, compadézcanme. ¿Somos capaces de entender su inmensa pena? ¿Han sido Nick o Phil capaces de exponerla con la mayor profesionalidad e inspiración posibles al escupir su dolor a veces sin pulir? ¿Alguna de estas piezas no resulta ser un ladrillo si la sacamos del contexto emocional? Y ahora, la pregunta ética del millón: ¿debemos pagar por trabajos donde prevalecen el impulso y el dolor sobre el talento? ¿Deben los artistas mercadear con aflicciones tan serias? Francamente, percibo que lo que pretenden es expulsar lo que les quema en su interior, compartir a cambio de empatía utilizando el privilegio de su categoría artística. Como una catarsis pública o una terapia de grupo sin pasar por la taquilla del psicólogo.

Lo cual me lleva a pensar que, en esta ocasión, me necesitan más ellos a mí que yo a ellos, al revés que en las otras ocasiones, cuando reivindican unos réditos por su obra mientras se quejan del daño de internet. ¿No sería más justo que esta vez ejercieran de Radiohead y nos contaran sus penas sin más remuneración que el coste del producto físico? Cierto, “A Crow Looked At Me” no está disponible en CD ni en vinilo, y se puede escuchar en streaming en la plataforma npr, pero apenas deja libres tres canciones en su Bandcamp. Un poco mezquino para un viudo con la cabeza solo puesta en los recuerdos de su amada.

No sé, quizá solo son reflexiones de un consumidor harto del debate acerca de la gratuidad de la música con ganas de echar leña al fuego. Y si no nos ceñimos a la muerte y pasamos al tema del autor enajenado de amor, ¿debería también reclamar la devolución de mi dinero a Bob Wratten por “Her Handwriting” (1996) de Trembling Blue Stars? ¿Debería cobrar por haber escrito estas líneas acerca de las penas de los demás? ¿Dónde están los límites de la ética comercial en todo proceso de creación? Mmmm...

Publicado en la web de Rockdelux el 10/4/2017
Los beneficios del llanto, Risas y penas
Por Jesús Llorente
Secuelas del punk, Una costosa inversión
Por Jaime Gonzalo
NO AGE, El ruido y el feedback

FREESTYLE (2013)

NO AGE

El ruido y el feedback

Por Nando Cruz
Redes sociales, Menos “face” y más “book”
Por David S. Mordoh
R.E.M., Nadie es perfecto

FREESTYLE (2011)

R.E.M.

Nadie es perfecto

Por Jordi Bianciotto
PEGASVS, El ruido liberador

FREESTYLE (2012)

PEGASVS

El ruido liberador

Por Nando Cruz
DANIEL JOHNSTON, Triste y confundido
Por Ignacio Julià
La razón de los tontos, ¿Paradoja o prejuicio?
Por Ignacio Julià
Brasil Today, “Vuelva usted mañana”
Por David S. Mordoh
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)
Por Jesús Llorente
BRUCE SPRINGSTEEN, La conferencia del año
Por Nando Cruz
LOS PLANETAS, Acontecimiento “Islamabad”
Por Pepo Pérez
NEW ORDER, (Sublimes) Gilipollas

FREESTYLE (2012)

NEW ORDER

(Sublimes) Gilipollas

Por Ignacio Julià
Londres arde, tiembla Inglaterra, Pragmáticos y avariciosos
Por Ignacio Julià
Seminario punk, Posgraduado en underground
Por Eloy Fernández Porta
ANDY WARHOL, Madrid me mata

FREESTYLE (1983)

ANDY WARHOL

Madrid me mata

Por Diego A. Manrique
GINO PAOLI, Suena una armónica

FREESTYLE (2012)

GINO PAOLI

Suena una armónica

Por Nando Cruz
JASON MOLINA, Ya no será

FREESTYLE (2013)

JASON MOLINA

Ya no será

Por Jesús Llorente
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
Yo inventé el gafapastismo, ¿Qué es lo hipster?
Por Ignacio Julià
Identidad y música, Reflexiones en el campus
Por Andrés García de la Riva
CARLES SANTOS & CABOSANROQUE, La requeteconquista de lo inútil
Por Nando Cruz
Arriba