USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LOS ENEMIGOS, Eléctrico desencanto

Ilustración: Paco Alcázar

 

VISTO Y NO VISTO (2013)

LOS ENEMIGOS Eléctrico desencanto

Ignacio Julià escribió en Rockdelux sobre la resurrección de Los Enemigos.“Nos han vuelto a expulsar”, proclamaban el 5 de septiembre de 2011 al anunciar una inesperada gira de reunión. “Lo llaman crisis, pero todos sabemos que nuestro sitio nunca estuvo en el paraíso. Aquí afuera, en nuestra orilla, tanteamos en la intemperie y despertamos otra vez. Somos las razas de Caín y tenemos hambre. Somos Los Enemigos y hemos vuelto”. Año y medio después, llegaron por fin a Barcelona, plaza difícil para el rock’n’roll. Lo que se preveía breve celebración se perpetúa. ¿Hasta cuándo?

Desembarca por fin La Revuelta Enemiga en la sala Apolo el 22 de marzo de 2013, primera actuación de la banda madrileña en Barcelona desde aquel multitudinario concierto de despedida, en Razzmatazz, el 2 de marzo de 2002. El casi lleno denota que la distintiva mezcla de coraje eléctrico y castizo desencanto del cuarteto sigue imantando a viejos seguidores y a nuevos adeptos que quizá no los vieron en su día. Arrancan infalibles con ese espejo distorsionante que es “John Wayne” y el público se relame ante la que nos espera. Pero el tiempo no pasa en vano y, ay, hace ya diez años desde que lo dejaron en olor de multitudes: ni ellos ni nosotros, ni siquiera este país, somos los mismos. De haberse criogenizado voluntariamente un fan enemigo tras aquellos últimos conciertos en La Riviera (los días 5, 6 y 7 de abril de 2002) y haber vuelto a la vida esta noche, seguramente sufriría pasmo de perplejidad: el precio de la cerveza ha experimentado astronómica inflación, todos peinamos ya canas –cuando no apenas atajada calvicie– e, impensable entonces, está prohibido fumar. Solo las chupas de cuero conservan cierto brillo en la oscuridad.

 
LOS ENEMIGOS, Eléctrico desencanto

Historia viva... pero historia, al fin y al cabo: “Me gustabais más cuando íbamos todos puestos hasta las cejas”. Foto: Alfredo Arias

 

El grupo suena poderoso, que no diáfano, y aunque el repertorio difícilmente podría fallar –pronto descargan “Señora”, “Na de na”, “An-tonio”, “Me sobra carnaval”, “No amanece en Bouzas”–, la platea no responde enfervorizada. Todavía. Recabo algunas opiniones. “Falta actitud y complicidad en escena, ni siquiera se miran entre ellos”, apunta una voz. “El guitarrista puntea heavy; excesivo protagonismo”, suelta otra en referencia al curtido Manolo Benítez, olvidando que antes esto no parecía ser un problema. “Suena todo demasiado profesional”, concluye un admirador veterano, satisfecho pero puntilloso. Profesionalidad, pienso yo, era en tiempos salir a las tablas con el cantante patidifuso sin que se resintiese la actuación. Será la edad, que no perdona; la del conjunto y la de su parroquia. Las reunificaciones suelen, además, despedir ese rancio aroma a representación de un pasado que el público demanda rememorar más que a acto creativo en presente. No hay nuevos temas: esto requeriría ahondar en una masa crítica que ya no es posible perforar. No se puede desandar lo andado, regresar a puerto una vez soltadas las amarras.

La actuación llegará a su tramo final enfilando una ristra de clásicos –“Desde el jergón”, “Septiembre”, “Yo, el rey”, “La cuenta atrás”– y la sala vibra ya caldeada. Se alzan brazos, se corean estribillos. Chema Pérez arranca el bis con un solo de batería y uno teme lo peor, pero no hay exhibicionismo, solo visceral patrón rítmico. Y entonces aparece una vieja favorita, “Soy un ser humano”, y me digo que, en efecto, hace falta comprensión. Repaso lo acontecido durante la larga ausencia de Los Enemigos: la brillante trayectoria de Josele Santiago, punzante en su último disco, “Lecciones de vértigo” (2011); los trabajos de Fino Oyonarte como productor, sus discos con Clovis y Los Eterno desvelando filiación indie y, últimamente, su labor en Libros de Ruido, con “Postales negras” (2012) de Dean Wareham y otros títulos en preparación. Este ulterior currículo pone en perspectiva lo que escuchamos hoy: triunfos de otra época, asumidos con entereza –me sigue admirando el Josele guitarrista: todo pasión, cero digitación–, celebrados por todo lo alto. Historia viva... pero historia, al fin y al cabo.

“Me gustabais más cuando íbamos todos puestos hasta las cejas”, les suelto al entrar a saludarlos tras el bolo. Josele se ríe por lo bajo y me ofrece una naranja. Acarrea una bolsa de cítricos; será por la vitamina C. Mejor así.

El desorden del discurso, Reediciones sin magia
Por David S. Mordoh
Agapo, Desde la barra

VISTO Y NO VISTO (2011)

Agapo

Desde la barra

Por Marisa Ruiz
scannerFM, Un nuevo concepto de radio

VISTO Y NO VISTO (2011)

scannerFM

Un nuevo concepto de radio

Por Christian Len
CARLOS CANO, Homenaje a la copla

VISTO Y NO VISTO (2016)

CARLOS CANO

Homenaje a la copla

Por Martirio
PERCY SLEDGE y BEN E. KING, Los de aquel soul
Por Miguel Martínez
MANTA RAY, Intensidad contra la nostalgia

VISTO Y NO VISTO (2013)

MANTA RAY

Intensidad contra la nostalgia

Por Ramón Lluís Bande
JOHAN CRUYFF, El solista y el equipo

VISTO Y NO VISTO (2016)

JOHAN CRUYFF

El solista y el equipo

Por Quim Casas
NTS, London calling: la radio definitiva

VISTO Y NO VISTO (2016)

NTS

London calling: la radio definitiva

Por Beatriz G. Aranda
Canción del Pueblo, ¿Qué cosa fuera?

VISTO Y NO VISTO (2017)

Canción del Pueblo

¿Qué cosa fuera?

Por César Luquero
Red Bull Music Academy, Madrid 2011

VISTO Y NO VISTO (2012)

Red Bull Music Academy

Madrid 2011

Por César Estabiel
JOHN CALE, París 1919-2010

VISTO Y NO VISTO (2010)

JOHN CALE

París 1919-2010

Por Vicenç Batalla
CA2M, Cinco años de arte contemporáneo para todos los públicos
Por JuanP Holguera
LA MUÑECA DE SAL, La noche de que te hablé
Por Rafa Rodríguez Gimeno
MORENTE, Esto no es un homenaje

VISTO Y NO VISTO (2014)

MORENTE

Esto no es un homenaje

Por Silvia Cruz Lapeña
Músicos y compromiso, La apatía política
Por Miquel Àngel Landete
JAMES BLAKE, Jazz Blake

VISTO Y NO VISTO (2011)

JAMES BLAKE

Jazz Blake

Por Abel González
Cachitos de Hierro y Cromo, Arqueología musical para las masas
Por Jero Rodríguez
DELOREAN, Secuestro en México: que no cunda el pánico
Por David Saavedra
Grabaciones en el Mar, 15 años ya (bueno, 16)
Por Pedro Vizcaíno
091, La resurrección de los Cero

VISTO Y NO VISTO (2016)

091

La resurrección de los Cero

Por Andrés García de la Riva
BON IVER, Creciendo en público

VISTO Y NO VISTO (2011)

BON IVER

Creciendo en público

Por Gerard Casau
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos
Por Carlos Fuentes
DAVID BOWIE, Un alienígena entre vitrinas

VISTO Y NO VISTO (2017)

DAVID BOWIE

Un alienígena entre vitrinas

Por David Morán
Arriba