×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2013)

LOU REED Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed

El 27 de octubre de 2013 falleció Lewis Allan Reed (1942-2013). No pudo superar el trasplante de hígado al que había sido sometido unos meses antes. Con su muerte desapareció una de las figuras más emblemáticas de la historia del rock, un músico más influyente que conocido, autor de una obra descomunal que marcó para siempre el devenir de la cultura pop. Nuestro homenaje de veinte páginas, disponible en el Rockdelux 323 (diciembre 2013), repasa su trayectoria y ofrece ángulos y opiniones sobre sus múltiples caras: del yonqui al poeta, del cronista cabaretero al cirujano de la depresión, de lo banal a lo imprescindible. Aquí, el edit de Santi Carrillo en ese extra dedicado a su figura. Bye, bye Lou.

De artistas como Lou Reed (1942-2013) están hechos los sueños del rock’n’roll. De una mitología donde rebeldía, excitación y peligro se dan la mano para atravesar el umbral de una realidad contraria a la estipulada en el libro de instrucciones que marca el sentido común. Más mentira que verdad, más tragedia que aventura y con más mártires que héroes, el espíritu del rock se ha sustentado muchas veces en episodios proclives a vivir ese valiente lado salvaje con una inconsciencia prodigiosa. Eterno maná de afectados por el síndrome de Peter Pan, el rock también ha sido, paradójicamente, una escuela alternativa de crecimiento, la gran iniciación a un planeta imaginario, extraño y fantasioso, siempre reacio al aburrido pragmatismo del mundo real.

Esa chispa de búsqueda y autoafirmación que procura el arte desde el principio de los tiempos tuvo, a partir de la segunda mitad del siglo XX, el instante máximo de esplendor del mundo adolescente con la irrupción del rock’n’roll y sus mitos terrenales gloriosos. El cronista urbano Lou Reed definió con maestría esa sensación de escapismo autodidacta, primero con The Velvet Underground desde mediados de los sesenta y después con el arranque de su carrera en solitario en una década, la de los setenta, rebosante de momentos dignos de aclamación. Son esos años los que definen al Lou Reed canónico, el que procuró que tópicos de alta graduación y baja estofa como “sexo, drogas y rock’n’roll” no lo fuesen en absoluto y se convirtiesen en la nueva religión a seguir por las diversas generaciones crecidas al amparo de esa extraña música que sigue sintonizando con las pulsiones más íntimas del ser humano.

 
LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed

El Rockdelux de diciembre de 2013 incluye un especial de 20 páginas dedicadas a Lou Reed. Esta columna es su introducción.

 

Lou Reed acabó haciéndose adulto, como el propio rock, y nos entregó discos magníficos en los ochenta (“The Blue Mask”, “New York”), en los noventa (“Songs For Drella”, “Magic And Loss”) y en el nuevo siglo (“The Raven”), pero su período fascinante, el que configura el triángulo equilátero formado por la cochambre glam de “Transformer” (el de los hits), el doloroso y deprimente “Berlin” (el de la cara B más triste de la historia) y el incendiario “Rock N Roll Animal” (el del directo con la mejor electricidad rocanrol), es el que delimitó –entre noviembre de 1972 y febrero de 1974, ¡en solo quince meses!– ese territorio eterno que, como le ocurrió a la Jenny de su canción “Rock & Roll”, salvó su vida y, por supuesto, la de muchos otros. Aunque, efectos colaterales mediante, también condenó gravemente a numerosas víctimas, que se apuntaron al carro de los excesos sin mesura gracias a la conocida leyenda negra del rock que él personificó tan temerariamente al mezclar heroísmo y heroína.

Libertad y libertinaje, sí, por supuesto, pero en la obra de Lou Reed primó, además, sobre todo, la emoción y el ingenio balanceándose entre la pura simpleza y la elevada profundidad... Finalmente, la esencia del mejor rock posible, el clásico y el rupturista, en una música que afectó directamente los sentidos de varias generaciones e instauró, con su magnífica percepción y el groove negro de su irregular pero magnética voz, la aniquilación de todas las inocencias. En efecto: el mundo, el real, se parecía mucho a sus canciones.

SERGE GAINSBOURG, Requiem pour un con
Por Santi Carrillo
Sidecar, 30 años

EDIT (2013)

Sidecar

30 años

Por Santi Carrillo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
ANTÒNIA FONT, Se acabó la magia
Por Santi Carrillo
Jamboree, 365 días al año, dos pases al día
Por Roger Roca
SWANS, El vidente visionario
Por Santi Carrillo
Revolcón municipal, No es la guerra, es la lucha de clases
Por Elena Cabrera
JAMES MURPHY & 2MANYDJS, Bailar “Despacio”
Por Santi Carrillo
BOB DYLAN, El mejor medio siglo de la historia
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
La tesis Rockdelux, Aquellos noventa indies
Por Asier Leoz
Punk BCN en los 80, Políticamente incorrecto
Por Santi Carrillo
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
THIS HEAT, La música de un escape de gas
Por Elías Martínez Viejo
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
KANYE WEST, El arte de la desmesura
Por Juan Manuel Freire
PJ HARVEY, Poesía en escena
Por Santi Carrillo
THE SMITHS, La luz, la luz
Por Santi Carrillo
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
JOSÉ MOURINHO, El gran timo del rock’n’roll
Por Santi Carrillo
¿Música, trabajo?, Perseguidos por nuestra sombra
Por Adriano Galante y David García Aristegui
MY BLOODY VALENTINE, If you want blood... you've got it
Por Santi Carrillo
Arriba