USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
M83, Viernes noche, domingo mañana

Ilustración: Sonia Pulido

 

EDIT (2012)

M83 Viernes noche, domingo mañana

M83 consiguió colocar su tema “Midnight City” en lo más alto de las listas de mejores canciones internacionales de 2011 según el Rockdelux 302: número uno. M83 es Anthony Gonzalez y su épico AOR 80s con flecos de shoegazing en línea recta (y rápida) hacia el pop de masas. Santi Carrillo reflexionó aquí sobre su directo a raíz del paso de la banda por Barcelona el 9 de marzo de 2012. ¿Decepcionante? No, otra cosa mejor.

Es viernes noche. Vamos a celebrarlo. A M83, venga. Estado de euforia, explosión de júbilo, sintético o no. ¿Suena Vangelis a lo lejos o estoy soñando despierto? No, es la ilusión de un mundo con luces de neón, coches en la noche y rayos de retrosonido urbano que no cesan. Feliz psicodelia extática de trazos arrebatados presentada en un ambicioso doble CD conceptual que se vende como “música experimental para las masas” y que, sin separar el grano de la paja, se quiere reflejar en el espejo de los dobles álbumes de Smashing Pumpkins, Pink Floyd o Beatles. También incluye una anunciación nada banal, ya intuida en discos anteriores: la ciudad es la iglesia de Anthony Gonzalez. Bonito, pero me temo que la palabra sagrada, aquí y ahora, en un Razzmatazz rebosante de feligreses, es mazacote: ma-za-co-te.

Hablamos de posibles ecos AOR, de un sonido aplasta-todo, electrónico y ruidoso, maquinillo y rockero a un tiempo. Con voces levitantes y un mensaje naíf que enternece por su estúpido maximalismo poético. Y con ese paisajismo tamizado que prepara la gran ola que viene, ahora amplificada desde la base flotante de su shoegazing/dream pop habitual. Oigo gritos de gente anodadada que simula subir escaleras hacia el cielo. Si parece sinfónico, es porque quizá lo sea. Pero no nos pongamos meticulosos con tantos momentos épicos y crescendos activados: a pesar de la coartada introspectiva, es puro escapismo. OK a eso, claro que sí. OK a la dicha y felicidad de todos los que me rodean, que saltan como si estuviesen asistiendo al mejor momento ever de la historia de la música. No importa que estemos hablando de M83, una propuesta ampulosamente excesiva que idolatra a Phil Collins y a Jean Michel Jarre, hace buena a los recargados Tears For Fears mainstream, remite a los Simple Minds de estadio y apura a fondo ese requiebro vocal a lo Peter Gabriel, siempre entre lo peculiar y lo insoportable.

Quizá debería ser delito, para no avergonzar a Phil Spector, inflar ese muro de sonido difuso, con tendencia espacial, que nos los presenta más importantes de lo que en realidad son: la grandilocuencia de la apariencia, con o sin french touch. El tamaño importa. Como la mística ridícula, en general, de las letras de “Hurry Up, We’re Dreaming” (2011): tan sugerentes como vacías.

Sí, “Midnight City”, canción del año; ya lo sé. Pero hagamos una prueba: le quitamos esos uuhs uuuhs retráctiles e interiorizados y quizá ya no lo sea (tanto). Aun así, en estos tiempos de permanente revival cool, las dosis de sintetizadores analógicos al por mayor e iconografía 80s al detalle están bendecidas por la suerte.

Y para ese (gran) tema del año, ¿qué me dicen de ese bailecito extasiado, con los puños apretados, sin moverse del suelo, del solipsista pero romántico Anthony El Iluminado? Se pasa un buen rato observando todo esto. No lo niego. En el Primavera Sound, más desfase. The city is my church. Amén a eso en este viernes por la noche. Góspel, góspel. ¿Adónde vamos ahora?

LOU REED, Lou Reed, Lou Reed, Lou Reed
Por Santi Carrillo
CLAUSTROFOBIA, El pop de BCN
Por Santi Carrillo
PET SHOP BOYS, Mereciéndose esto y más
Por Santi Carrillo
CHARLES MANSON, Hijo de Nadie
Por Jaime Gonzalo
CHUCK BERRY, La máquina de hacer canciones
Por Jesús Ordovás
Las elecciones griegas (I), O cómo asaltar el centro político
Por Diego Muro y Vicenç Batalla
LEONARD COHEN, El último vals
Por Santi Carrillo
MANEL, Transversales artesanos populares
Por Santi Carrillo
In a free world, Perversión de lo gratuito
Por Santi Carrillo
El poder de las canciones, Pop del siglo XX
Por Santi Carrillo
PORTISHEAD, Un pasado que parece futuro
Por Santi Carrillo
Sexo, drogas y rock & roll, (Con perdón)
Por Santi Carrillo
Contra la movida, Cazurros y superlistos
Por Santi Carrillo
TALKING HEADS, Imágenes con ritmo
Por Santi Carrillo
Un día sin música (I), El IVA que va y viene
Por David Morán
Twin Peaks, Bienvenidos

EDIT (1991)

Twin Peaks

Bienvenidos

Por José Antonio Pérez
EELS, Cosas que no deberían perderse
Por Santi Carrillo
Rockdelux 30 años, Especial 300 discos
Por Santi Carrillo
Un día sin música (II), Una de sangría
Por César Luquero y Pascual Egea
VIC CHESNUTT, La pena máxima
Por Santi Carrillo
ANTÒNIA FONT, Se acabó la magia
Por Santi Carrillo
Arriba