USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
MANTA RAY, Intensidad contra la nostalgia

Ilustración: Paco Alcázar

 

VISTO Y NO VISTO (2013)

MANTA RAY Intensidad contra la nostalgia

El 14 de diciembre de 2012 se celebró en la sala Acapulco el veinte aniversario del bar La Plaza, espacio emblemático de la escena musical xixonesa. Para la ocasión, Manta Ray volvieron a los escenarios cuatro años después de su separación y contaron con un telonero de lujo, otro de los parroquianos habituales del bar: Nacho Vegas. El cineasta y escritor Ramón Lluís Bande nos contó aquí cómo vivió el acontecimiento musical asturiano de aquel año.

Con la celebración del veinte aniversario de La Plaza podían haber saltado todas las alarmas. A algunos el anuncio nos producía un miedo inicial: ¿Seríamos ya tan mayores que necesitábamos una autoafirmación de aquellos tiempos “cuando fuimos los mejores”? ¿Caeríamos en esa actitud tan ochentera de buscar nuestro reflejo más interesante en el pasado ante la negativa hostil del presente a devolvernos una imagen propia que estuviera a la altura de nuestras expectativas?

Xixón es una ciudad de belleza triste. Esto, la verdad, siempre fue así. Pero desde hace un tiempo la tristeza intenta ganarle el pulso a la belleza caótica de la ciudad que nació sin ser pensada. Este invierno, por ejemplo, hasta perdió la capacidad de llorar con rabia su fracaso al mar, como solía ser habitual... Celebrábamos los veinte años del semillero más fructífero de la cultura inquieta de la ciudad unos días después de que se consumara el secuestro del Festival Internacional de Cine de Xixón dentro de una estrategia más o menos planificada de asfixia cultural, conducida con mano intolerante y olor a rancio por la derecha provinciana y populista que gobierna con desinterés una ciudad que no merece el castigo de convertirse en el cementerio de elefantes de Álvarez Cascos y los suyos...

Esa noche ni siquiera hacia frío para ser un 14 de diciembre... La sala estaba abarrotada y flotaba en el ambiente cierta excitación por el acontecimiento. El acontecimiento era, claro, la vuelta a los escenarios de Manta Ray, grupo nuclear y nave nodriza de lo mejor de la música asturiana de las últimas décadas, cuatro años después de su separación oficial.

 
MANTA RAY, Intensidad contra la nostalgia

Celebrando los veinte años del semillero más fructífero de la cultura inquieta de la ciudad de Xixón. Foto: Xurde Margaride

 

Como maestro honesto con su pasado, que reconoce con una humildad cargada de dignidad su origen, Nacho Vegas aceptaba el papel de telonero en una fiesta de la que sabía no ser el protagonista, consiguiendo, frente a un público desinteresado y sobreexcitado, firmar otro concierto emocionante sin necesidad de tirar de la lista de “grandes éxitos”, pero con una colección de pequeñas grandes canciones que apostaban por subrayar un evidente compromiso con el presente. Cerró el concierto con su versión del tema popular “Nel pozu María Luisa”, en el que los cuatro Manta se ocuparon de los coros, y que representa un cambio de paradigma: los músicos nacidos de aquel magma indie de los noventa, cínico, pasivo y desenraizado, asumen, en una lengua humilde y en peligro de desaparición (el asturiano), un himno tradicional de la lucha proletaria asturiana, consiguiendo, entre la respuesta refleja y el acto cargado de significado, que la mayoría de la sala coreara el estribillo, incluso con algunos puños levantados...

Después, Manta Ray sobre el escenario, en una actuación en plano-secuencia general, frontal y estático, convertían el tiempo horizontal en vertical, dinamitando las barreras espacio-temporales y con ellas nuestro miedo inicial: nada de nostalgia sobre el escenario. Todo lo contrario: intensidad contra la nostalgia. Nacho, José Luis, Frank y Xabel no tenían intención de recuperar canciones de ayer, tocaban canciones que sonaban nuevas con una actitud distante pero acogedora que se reivindicaba en presente continuo –y puede que futuro condicional–... Ayudados por el diseño de luces de Ramón Isidoro, reivindicaban, desde la abstracción de un lenguaje musical propio e intransferible, que el secreto de toda vida que merezca la pena ser vivida está en la búsqueda constante de la intensidad y que ellos tienen el mapa del laberinto en el que se convierte ese camino... El mapa, la brújula para orientarse y una violencia necesaria que trasciende los límites de la estética para traducirse en una actitud ética; en una respuesta airada, brillante y casi política a los tiempos de miseria en que vivimos. En resumen, dos horas que se convirtieron en uno de esos raros momentos de “duración” bressoniana, generando un suspiro de felicidad duradera, de tiempo congelado próximo a la plenitud.

Bowie, Björk, Eno, Música en el museo

VISTO Y NO VISTO (2017)

Bowie, Björk, Eno

Música en el museo

Por Jordi Bianciotto
Menú Stereo, Comer, beber, cantar

VISTO Y NO VISTO (2013)

Menú Stereo

Comer, beber, cantar

Por Pepo Ibáñez
Beat Generation, Velvet y Van Sant, París era una fiesta
Por Vicenç Batalla
BOB DYLAN, La respuesta está en el viento, y tal
Por Eduardo Guillot
ANA CURRA, El acto de (revivir a) Parálisis Permanente
Por César Estabiel
El desorden del discurso, Reediciones sin magia
Por David S. Mordoh
091, La resurrección de los Cero

VISTO Y NO VISTO (2016)

091

La resurrección de los Cero

Por Andrés García de la Riva
Soborno indie sentimental, Delito de cohecho
Por Joan Pons
DELOREAN, Secuestro en México: que no cunda el pánico
Por David Saavedra
Mapa Sonoro, Un programa de música que se puede ver
Por Roberto Herreros
El CD, Ramera de Babilonia

VISTO Y NO VISTO (2008)

El CD

Ramera de Babilonia

Por Kiko Amat
LA MUÑECA DE SAL, La noche de que te hablé
Por Rafa Rodríguez Gimeno
PrimaveraPro, A la búsqueda de nuevos proyectos profesionales
Por Alberto Guijarro
Un país para escucharlo, Música para todos
Por David Saavedra
CARLOS CANO, Homenaje a la copla

VISTO Y NO VISTO (2016)

CARLOS CANO

Homenaje a la copla

Por Martirio
Marxophone, Creando situaciones

VISTO Y NO VISTO (2010)

Marxophone

Creando situaciones

Por Nacho Vegas
Revistas para siempre, Leer con tranquilidad
Por Juan Manuel Freire
LOS ENEMIGOS, Eléctrico desencanto

VISTO Y NO VISTO (2013)

LOS ENEMIGOS

Eléctrico desencanto

Por Ignacio Julià
Red Bull Music Academy, Barcelona 2008

VISTO Y NO VISTO (2008)

Red Bull Music Academy

Barcelona 2008

Por Torsten Schmidt
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos
Por Carlos Fuentes
Adiós a cronistas musicales, Periodismo de otra era
Por Jordi Bianciotto
Venezuela revuelta, Movilizaciones tras el 12-F
Por Susana Funes
MORENTE, Esto no es un homenaje

VISTO Y NO VISTO (2014)

MORENTE

Esto no es un homenaje

Por Silvia Cruz Lapeña
Arriba