USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
Marxophone, Creando situaciones

Nacho Vegas, Refree y Fernando Alfaro, colectivo de músicos aglutinados en torno al marxophonismo. Foto: Alfredo Arias

 

VISTO Y NO VISTO (2010)

Marxophone Creando situaciones

Nacho Vegas nos presentó por escrito su recetario de buenas intenciones para afrontar la supervivencia en el mundo de la música con la autogestión como modelo. Nacho Vegas: uno de los hombres fuertes de Marxophone, marca que nació en 2010 para agrupar a un colectivo de artistas con parecidas ideas sobre el asunto. En esta columna de opinión –publicada en la antigua sección de la revista Palabra D– teorizaba sobre las bases del proyecto, nacido con el espíritu de la autogestión para potenciar la creación y hacer frente a la crisis de la industria musical. Refree, Fernando Alfaro (que luego se fueron) y él mismo fueron los primeros en abrir el fuego. Aquí avanzaba aquel plan, que prometía más de lo que está consiguiendo (también pasaron por Marxophone y ya no están León Benavente, The New Raemon y Pablo Und Destruktion).

Antes incluso de la caída del Muro de Berlín, el proceso globalizador había arrancado ya en el mundo de la cultura. La industria musical comenzó a crecer de forma progresiva en torno a un muy lucrativo negocio discográfico más preocupado por crear éxitos de ventas que por dar fe de lo que acontecía en la música popular del momento. Eso fue lo que propició el nacimiento de escenas independientes (grupos, sellos, radios, publicaciones...) que representaban una alternativa al mercado dominante. Si a ello sumamos el desencanto que a uno y otro lado del Atlántico habían desencadenado las políticas de Reagan y Thatcher, esos dos simpáticos personajillos, el resultado fue el de un nuevo y necesario panorama con bandas y pequeñas compañías en las que, de forma más o menos explícita, se adivinaba algún grado de compromiso ideológico.

Han pasado casi treinta años y las cosas han cambiado (empeorado, básicamente), pero creemos que este puede ser un nuevo punto de inflexión. Parte de aquella escena independiente ha sido fagocitada por la gran industria, pero ahora esta se ha dado cuenta de que no tiene comida suficiente para alimentar al monstruo que ha creado y sus cimientos se tambalean. La codicia, primar el rendimiento económico sobre la calidad y la proyección a largo plazo, la especulación con un soporte realmente barato de fabricar como el CD... Todo ello ha desembocado en esta situación. La burbuja, también en este caso, ha acabado por estallar.

 
Marxophone, Creando situaciones

¿La motivación del nuevo marxophonismo? La misma de siempre: que se siga editando música. Foto: Alfredo Arias

 

La analogía con las políticas económicas neoliberales de los gobiernos actuales es fácil de ver, y el resultado es similar: insatisfacción de la población (el comprador de música) y mediocrización del panorama (la escena musical más visible en los medios). Las derechas nunca se han llevado muy bien con la cultura, a no ser que esta sea rentable a corto plazo. La diferencia con la crisis económica actual es que, en el caso de la industria del disco, por una vez se impone una suerte de justicia poética y parece que quienes la han causado son los que pagarán los platos rotos. Es esta la coyuntura que deberíamos aprovechar para que los sellos independientes vocacionales y los artistas que optan por la autoedición se vuelvan a erigir en una alternativa a las políticas de las compañías multinacionales (o mejor dicho, supranacionales) y de otros agentes (como ciertos grandes grupos de comunicación) más interesados en el mercado y sus leyes que en la música que editan o publicitan. Y es en este contexto en el que surge Marxophone, un colectivo de músicos que decidimos autoeditarnos, aglutinados en torno a I’m An Artist, oficina de producción coordinada en las trincheras por Juan Santaner y Tomás Heredero. La aventura ha arrancado con el estupendo nuevo álbum de Refree, “Matilda”, al que seguirán trabajos de Fernando Alfaro y un servidor, amén de otros nombres aún por confirmar.

La motivación, eso sí, sigue siendo la misma de siempre: que se siga editando música, que nuestras estanterías (o discos duros o lo que toque) se sigan llenando de discos, que se programen conciertos en cada ciudad y que existan emisoras y publicaciones sin que todo ello tenga que estar sometido de forma inapelable a un poder económico. Intentaremos que el marxophonismo ponga su grano de arena para instaurar este nuevo orden.

Sound System FM, Jamaica en la radio

VISTO Y NO VISTO (2014)

Sound System FM

Jamaica en la radio

Por Dr. Decker
Fútbol vs. música, Pop a patadas

VISTO Y NO VISTO (2013)

Fútbol vs. música

Pop a patadas

Por Oriol Rodríguez
PERCY SLEDGE y BEN E. KING, Los de aquel soul
Por Miguel Martínez
Músicos y compromiso, La apatía política
Por Miquel Àngel Landete
Adiós a cronistas musicales, Periodismo de otra era
Por Jordi Bianciotto
Festival de Cine Europeo, Sevilla y los cien fuegos
Por Gerard Casau
El poder de las canciones, Momentos Rockdelux
Por César Luquero
KIKO VENENO, La alegre cátedra popular de los diez cantecitos
Por Carlos Fuentes
Que pagui Pujol!, La revuelta (in)visible

VISTO Y NO VISTO (2011)

Que pagui Pujol!

La revuelta (in)visible

Por Joni D.
JOHN CALE, París 1919-2010

VISTO Y NO VISTO (2010)

JOHN CALE

París 1919-2010

Por Vicenç Batalla
Canción del Pueblo, ¿Qué cosa fuera?

VISTO Y NO VISTO (2017)

Canción del Pueblo

¿Qué cosa fuera?

Por César Luquero
El affaire Matisyahu, Nuevos sabios de Sion
Por Jaime Gonzalo
Grabaciones en el Mar, 15 años ya (bueno, 16)
Por Pedro Vizcaíno
DELOREAN, Secuestro en México: que no cunda el pánico
Por David Saavedra
ANTÒNIA FONT, Gracias, robots

VISTO Y NO VISTO (2014)

ANTÒNIA FONT

Gracias, robots

Por Joan Cabot
Red Bull Music Academy, Madrid 2011

VISTO Y NO VISTO (2012)

Red Bull Music Academy

Madrid 2011

Por César Estabiel
DAVID BOWIE, Un alienígena entre vitrinas

VISTO Y NO VISTO (2017)

DAVID BOWIE

Un alienígena entre vitrinas

Por David Morán
LOS EVANGELISTAS, Palabra de Morente

VISTO Y NO VISTO (2011)

LOS EVANGELISTAS

Palabra de Morente

Por Gabriel Núñez Hervás
CA2M, Cinco años de arte contemporáneo para todos los públicos
Por JuanP Holguera
DAVID SIMON, El periodismo exprés

VISTO Y NO VISTO (2016)

DAVID SIMON

El periodismo exprés

Por Manuel Garin
BOB DYLAN, La respuesta está en el viento, y tal
Por Eduardo Guillot
PrimaveraPro, A la búsqueda de nuevos proyectos profesionales
Por Alberto Guijarro
Un país para escucharlo, Música para todos
Por David Saavedra
Arriba