USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
  • “Una mujer fantástica”

  • “Disobedience”

  • “Gloria Bell”

 

FREESTYLE (2019)

MATTHEW HERBERT Música incidental (XII): Los hilos que mueven a los personajes

Por Remate

En la duodécima entrega de su saga “Música incidental”, que se puede seguir aquí, Remate se centra en el trabajo de Matthew Herbert como autor de bandas sonoras. Al frente de otro de sus múltiples proyectos, The Matthew Herbert Brexit Big Band, clausurará el 21 de julio el festival Sónar de Barcelona.

Toda la música de Matthew Herbert tiene un trasfondo tan fecundo que, de algún modo, palpita paralelamente a las armonías y al ritmo. Al escuchar sus discos, como si fueran novelas gráficas exuberantes, a veces es muy difícil tomar decisiones: o leo la trama (a saber: escucho la música) o miro las viñetas hipotéticas, los paisajes imaginados, las caras de los personajes que podrían ser, sus radiografías, los análisis clínicos más privados, las reflexiones políticas, las trascendentales que se derivan... Mientras se suceden las melodías o se desarrollan los bucles, loops y grabaciones de campo, la idea a veces prevalece frente a su puesta en escena musical. Y esto no es ni remotamente un defecto, en mi opinión –en este caso–, sino que muchos elementos parpadean y adquieren peso. 

Aunque Herbert es, ante todo, un (gran) músico, su mirada artística y humanística es tan honda –sirva como ejemplo claro la trilogía “One, One” (2010), “One Club” (2010) y “One Pig” (2011): él mismo psicoanalizado, los sonidos de un club de Frankfurt sampleados y expandidos, y la vida de un cerdo desde su nacimiento hasta que es carne de gastronomía; o su último disco como The Matthew Herbert Brexit Big Band a propósito del Brexit, “The State Between Us” (2019)– que su obra tiene muchas lecturas/escuchas/percepciones posibles. Todas estimulantes. 

En su triple trabajo de compositor de las bandas sonoras “A Fantastic Woman” (2018), “Disobedience” (2018) y “Gloria Bell” (2019) –de las películas del cineasta chileno Sebastián Lelio “Una mujer fantástica” (2017), “Disobedience” (2018) y “Gloria Bell” (2019; a su vez, versión hollywoodiense del propio Lelio de su “Gloria” de 2013)– encontramos un registro nuevo (otro) de su capacidad compositiva y como productor musical. De alguna manera, ejerce de músico de cine neoclásico, prevalece esa mirada, no la supuestamente más experimental. Así, las cuerdas, esas sonoridades, ocupan el rol protagonista. Puede traer otros recursos electrónicos sutiles y/o percusivos, pero la orquesta simulada (no sinfónica, más en la brújula de Philip Glass) es la que camina al frente del score.

 
MATTHEW HERBERT, Música incidental (XII): Los hilos que mueven a los personajes

Matthew Herbert y sus “satélites melódicos” para los filmes del chileno Sebastián Lelio.

 

De repente me recuerda a Alberto Iglesias. Tiene ese poso clásico aunque contemporáneo, melodramático, centelleante. Largas notas que se van quedando paulatinamente un poco más en el compás siguiente. Y se superponen otras largas notas que conforman acordes claros, transparentes, que dejan entrever los órganos vitales de los personajes. Las claves de la trama. Sin subrayar, sino que son las sombras del guion. 

En esa base de música de cámara a veces hay puntos de fuga. Música narrativa transversal a la narración cinematográfica. Retroalimentación artística. En medio de un largo pasaje de aparente calma, de arcos que suben y que bajan, algún viento se cuela entre las costuras de esos hilos que mueven a los personajes. Y se tambalean. Y al final de extensos versos entrelazados de notas que salen a flote y otras que se esconden concatenadas como en un juego de apariencia infantil, de repente suceden líneas arrebatadas, trinos, adornos, cantos de pájaros un poco mauriceravelianos

Su gran capacidad rítmica se concentra en pequeños arreglos, satélites muy melódicos que desafían generalmente al compás en el que aparentemente ya iba a sostenerse la secuencia hasta ese imprevisto. Son conjunciones de formas musicales que unen los fundidos y, de ese modo, no siempre la pantalla va a negro, sino a contrapuntos coloristas. La relación entre Lelio y Herbert ha adquirido un lenguaje propio, una dirección artística que enfoca las historias de mujeres combatientes, carismáticas, expuestas, radiantes de una forma de la que es complicado no sentirse implicado.

Publicado en la web de Rockdelux el 9/7/2019
JASON MOLINA, Ya no será

FREESTYLE (2013)

JASON MOLINA

Ya no será

Por Jesús Llorente
Redes sociales, Menos “face” y más “book”
Por David S. Mordoh
Krautopía artificial, La ficción del krautrock
Por Jaime Gonzalo
Creem, Celulosa zombi

FREESTYLE (2017)

Creem

Celulosa zombi

Por Jaime Gonzalo
SLEAFORD MODS, Mis cinco discos más odiados (por Jason Williamson)
Por Kiko Amat
NEW ORDER, (Sublimes) Gilipollas

FREESTYLE (2012)

NEW ORDER

(Sublimes) Gilipollas

Por Ignacio Julià
FERMIN MUGURUZA, Colisión vasco-neorleana
Por Miquel Botella
VÀNOVA, Los años y los palos

FREESTYLE (2011)

VÀNOVA

Los años y los palos

Por David S. Mordoh
Pulsar / Fluvial, Chile: algo (mucho) se mueve
Por Juan Cervera
Juego de espejos, Revelar el arte y ocultar al artista
Por Fernando Alfaro
NME, 66 años y dos días explicando el pop
Por Cesc Guimerà
Humo en el agua, Milagros del rock
Por Jaime Gonzalo
Los críticos, Inefables, invisibles
Por Jaime Gonzalo
Contraindicación en el rock, El color de mi pastilla
Por David S. Mordoh
R.E.M., Nadie es perfecto

FREESTYLE (2011)

R.E.M.

Nadie es perfecto

Por Jordi Bianciotto
MORENTE, Su evangelio profano

FREESTYLE (2016)

MORENTE

Su evangelio profano

Por Santi Carrillo
JON SAVAGE, Cuidar del espíritu adolescente
Por Aïda Camprubí
Sin paños calientes, Confesiones (de un crítico frustrante)
Por Jesús Llorente
Blade Runner, Los Ángeles año 2019
Por Ignacio Julià
Cenizas psicofónicas, Del horno al plato
Por Jaime Gonzalo
Arriba